viernes, 23 de junio de 2017

Don Francisco Cabello Izquierdo, un MAESTRO con mayúsculas


 Francisco Cabello y tres de sus alumnos: Clara, Ana Belén y Manuel
Que quisieron hacerle un regalo especial



Por Esperanza Cabello   


Ayer fue el último día de clases de este curso, y también fue el último día de clases de nuestro compañero y hermano Francisco Cabello, Paco, como lo conocen sus alumnos y compañeros. Todos sabemos que en las próximas semanas será su cumpleaños y habrá alcanzado, después de casi cuarenta años de servicio la feliz edad de la jubilación. ¡Enhorabuena!




 Un gran abrazo de agradecimiento de todos y para todos


Francisco Cabello, hijo, nieto y bisnieto de maestros, hizo sus estudios de magisterio en la Escuela Normal Josefina Pascual, en Cádiz, entre 1976 y 1979. Su primer destino fue Bornos, donde comenzó como maestro de Ciencias Sociales.
Destinado a Ubrique, se especializó en Pedagogía Terapéutica, y desde entonces ha dedicado toda su vida a niños y niñas que necesitaban una atención especial. Y él ha sido el que "mejor mano" tiene en el mundo para estos niños. Con una gran paciencia, infinito cariño y mucha disciplina se ha encargado de ellos y ha conseguido, en muchísimos casos, avances fundamentales.
Recordamos con emoción cómo consiguió que una niña con parálisis cerebral consiguiera hacer movimientos básicos, o cómo hizo que uno de los niños del barrio dijera sus primeras palabras.
Pero de esto hace casi cuarenta años. 


 
 Francisco, feliz y emocionado con sus regalos: una camiseta con sus tres niños
y un paquetón de chucherías para celebrarlo entre todos



En la década de los noventa obtuvo su plaza en Las Cumbres, haciéndose, desde el primer momento, un lugar fundamental en el claustro y entre los alumnos. 
Inquieto y organizativo como su padre, no ha habido curso que no haya inventado mil y una actividades con los alumnos y con los compañeros. Grupos de trabajo de Medio Ambiente, estudio del Agua como elemento educativo, expediciones a todos los rincones de nuestra geografía, viajes, cruceros, descenso de cañones, recorridos por Ocurris, subida a lo más alto, intercambios con otros centros.
En los últimos ocho o diez años ha sido el verdadero impulsor de las actividades del profesorado, difundiendo nuestro patrimonio natural y cultural por doquier, organizando semanalmente excursiones a enclaves arqueológicos, lugares pintorescos y rincones paradisíacos. 
Y por supuesto, siempre ocupado con el agua y su importancia para todos nosotros. Ha colocado estaciones meteorológicas en varios lugares de nuestro entorno y ha contagiado a sus compañeros de su entusiasmo y pasión. 
Precisamente los compañeros de este año le han regalado, además de un precioso libro de fotografías con unas dedicatorias impresionantes y emotivas, una nueva estación meteorológica. Un conmovedor regalo de despedida para un curso que ha dado mucho de sí.



Aunque lo realmente importante para este gran maestro que comenzará su feliz jubilación en los próximos meses han sido  y son  sus niños. A lo largo de estos casi cuarenta años han ido cambiando, se han ido haciendo mayores y ahora son hombres y mujeres. Pero con todos ha tenido una relación especial. Francisco tiene un don que, afortunadamente, ha sabido desarrollar y utilizar en todo este tiempo: sabe encontrar lo mejor de todos y convertirlo en su punto fuerte. Eso a base de mucho cariño, mucha mano izquierda y mucha dedicación. 
Nos despedimos de él, como maestro, con esta imagen de sus últimos tres niños: Manuel, Ana Belén y Clara, que lo despiden de corazón, aunque seguirán siempre a su lado con esta camiseta tan preciosa que le han regalado, en la que están ellos tres y sus nombres junto a su MAESTRO. "PACO, el profe más cariñoso, paciente, sonriente y motivador."

Mucha suerte y muchas felicidades, hermano, has ingreado en la lista de los grandes ¡Enhorabuena!


.

miércoles, 21 de junio de 2017

Eduardo Izquierdo, en el Ubrique Industrial

Ubrique Información (desconocemos la fecha)
Gentileza de Antonio Izquierdo


Por Esperanza Cabello

Nuestro primo Antonio Izquierdo nos ha enviado un recorte del Ubrique Información (periódico que estuvo editándose en Ubrique durante unos años a principios de este siglo) del que ignoramos la fecha, con unas fotografías muy entrañables para nosotros.
Se trata de futbolistas de mediados del siglo pasado, entre ellos están nuestro tío Eduardo Izquierdo, Manuel Ortiz y Juan Benítez Janeiro.
Estaría muy bien poder acceder al artículo completo, y así añadiríamos el nombre del autor y de los autores de las fotografías, que no hemos podido saber. Mientras, reescribimos una parte del artículo, que nos da una idea de los principios del fútbol en nuestro pueblo:




"En los años 50 de constituyó la Asociación de Fútbol Local de Ubrique, aunque oficialmente se legalizó en 1998, con equipos de categorías de alevines, infantiles, cadetes, juveniles y aficionados.
El primer club que se creó con el nombre de Ubrique fue el Unión Deportiva Ubriquense, que representaba a la localidad frente a equipos de pueblos vecinos.

Club federado
                Fue en 1952 cuando por primera vez un equipo ubriqueño se inscribió como club federado, con el número 3.016. Entonces el equipo se llamaba Ubrique club Deportivo.
                En 1957 pasó a denominarse Ubrique Industrial CF, para reflejar en su nombre la primera actividad de la localidad, la industria marroquinera.
                En la temporada de 1958-59 el Industrial entraba en el segundo grupo de categoría regional, se enfrentaba a equipos como el Fuengirola, Sanlúcar, Rota,  Chiclanero, Balón imperial, etc.
                El Industrial fue subcampeón de la temporada 1959-60. Fue el conjunto más goleador y terminó con el prestigio de no haber tenido sanción federativa.
                Fue elogiado por la prensa durante toda la competición. Salvo las últimas jornadas capitaneó el grupo, clasificándose al final en segundo lugar  al ceder el primero en dura lucha al Balón de Cádiz. Consiguió la plaza para jugar en tercera división.
                Por estas fechas vestían la camiseta de este equipo ubriqueño entre otros Eduardo Izquierdo, Manolo Ortiz y Juan Benítez Janeiro, el jugador que pasó del Industrial al Antequera y al Algeciras y por quien se interesó Ladislao Kubala para que formara parte del equipo de primera división Español. El ubriqueño se estuvo entrenando con ese equipo, aunque tuvo que abandonar la actividad futbolística por problemas de trabajo.

Muchas gracias, Antonio, por compartir.

martes, 20 de junio de 2017

20 de junio: el cumpleaños de Isabelita

 Tarjeta de felicitación de cumpleaños
Años treinta

Por Esperanza Cabello

Hoy es 20 de junio, y hemos recordado que tal día como hoy, hace noventa y ocho años que nació, en la calle Botica de Ubrique, la hija de don Antonio Álvarez de la Puente y doña Isabel Janeiro Rubiales: Isabelita Álvarez.
Es el primer año, en mucho tiempo, que no podremos ir a su casa a felicitarla. Nuestra tía no está con nosotros desde hace casi un año, pero sí queremos felicitarla de corazón. 
Felicitarla por ser al mujer que fue, siempre pendiente de los demás, de sus hermanos, de sus primas, de sus sobrinos. Felicitarla por haber dedicado su vida a los demás, por haber llenado sus momentos de alegría, de buenos momentos de charlas, de risas.
Felicitarla por su buenísima memoria, durante diez años fue nuestra memoria viva de la historia de Ubrique, diez años de historias, de fotografías, de recuerdos, de vivencias que se habrían perdido si ella no las hubiera compartido.


 
Isabelita Álvarez Janeiro

Y con esta felicitación va nuestro agradecimiento y nuestro cariño eternos, echamos mucho de menos tantos ratos de charla, aquellas agradables tardes con Consuelo Bohórquez, con doña Elena, con nuestra madre. Pero sobre todo echamos de menos su sonrisa, su alegría, sus ganas de vivir, y eso que era una "ancianita" de casi cien años.
¡Muchas gracias, tita, siempre en nuestro recuerdo! 


.

viernes, 16 de junio de 2017

Rodrigo Salguero: Batidor de Misión Rescate

Credencial de batidor de Misión Rescate de Rodrigo Salguero


Por Esperanza Cabello


A principios de semana hacíamos una entrada con varios carnets de batidores de Misión Rescate. Niños y niñas que en los setenta participaron, de la mano de su maestro Manuel Cabello Janeiro, en un programa-concurso radiofónico que organizaba campañas para catalogar y proteger el patrimonio de todos los españoles.
En nuestro pueblo el programa estuvo funcionando casi veinte años, y se hicieron magníficos trabajos  de catalogación, difusión y puesta en valor de enclaves y objetos de nuestro patrimonio serrano.
Rodrigo Salguero fue uno de los niños ubriqueños que trabajaron en este sentido, participando en las campañas de prospección. Y es uno de los ubriqueños que aún conserva su credencial de batidor de Misión Rescate.
Le agradecemos la gentileza de ofrecernos su carnet de batidor para añadirlo a la colección que hemos comenzado. Y estamos seguros de que próximamente podremos ampliar esta colección.
¡Gracias, Rodrigo!


.

lunes, 12 de junio de 2017

Aquellos magníficos batidores de Misión Rescate

Carnet de Batidor del programa Misión Rescate
de Andrés García Gómez. 1976     

Por Esperanza Cabello    


Ayer contábamos que muy a menudo la gente nos pregunta por los libros de nuestro padre, o nos comentan, orgullosos, que tienen sus libros, algunos dedicados.
Pero también hay muchas personas que recuerdan a nuestro padre como maestro, y, por supuesto, como una parte fundamental de Misión Rescate en Ubrique.
Esta semana hemos tenido la oportunidad de coincidir en una actividad de Medio Ambiente con nuestro concejal de Jardines, Andrés García, y tuvimos una sorpresa mayúscula cuando empezó a hablarnos de su maestro de Historia (la historia es una sucesión de sucesos sucedidos...) al que recordaba con cariño, pero aún mejor fue cuando nos enseñó su credencial de Batidor de Misión Rescate.
Éramos cientos de niños y niñas los que colaborábamos a finales de los sesenta, en los setenta y principio de los ochenta con el programa Misión Rescate, un concurso radiofónico que promovía la conservación y difisión de nuestro patrimonio y en el que Manuel Cabello se implicó a fondo con los niños y niñas de Ubrique.
Al ver este carnet hemos recordado que varios amigos nos han enviado sus credenciales de Misión Rescate, a pesar de ser solamente un trocito de papel.
¿Habrá muchos más carnets por Ubrique? ¿Podríamos hacer una gran colección?
Por el momento vamos a reunir los que tenemos hasta ahora, y si quieren ustedes añadir sus carnets a esta pequeña colección, estaríamos encantados.


 Carnet de Batidor de Juan Manuel Román. 1970


 Carnet de batidor de Manolo Cabello Izquierdo. 1970


 Carnet de batidor de Manuel Salguero Román. 1975


 Reverso de las credenciales de batidor

.

sábado, 10 de junio de 2017

Don Manuel Cabello, escritor

Sobre "a franquear en destino" para los pedidos de sus libros 
Gentileza de   Manolo Cabello 😊


Por Esperanza Cabello  

Estuvimos la semana pasada en la presentación del último libro de don Bartolo, un precioso poemario que acaba de salir a la luz ("Besos de la tarde"), y esto nos hizo recordar la tremenda emoción que sentíamos en nuestra casa cada vez que nuestro padre presentaba un libro.
Porque don Manuel Cabello era, entre otras muchas cosas, escritor. Quizás no estuviera especialmente dotado para la escritura de temas de ficción, pero la historia era lo suyo, y cuando cogía su máquina de escribir todos sabíamos que había vuelto de nuevo a la carga.
Pero su vida de escritor no siempre fue fácil. En aquella época las instituciones y entidades no se ocupaban especialmente por las publicaciones locales de un investigador, y en casi todos los casos tuvo que financiarse él mismo las ediciones de sus libros, excepto en el libro sobre el Beato Fray Diego José, que lo editaron los capuchinos, y el segundo tomo de su serie "Ubrique, historia al descubierto" que fue cofinanciado por la empresaria Ana Camargo, que vio en esta publicación una forma de publicitar la piel de Ubrique.
Pero todos los demás le dieron muchísimos quebraderos de cabeza. No solo tuvo que enfrentarse a maquetaciones y correcciones infinitas, sino que se vió buscando cómo costear todos los gastos.
Y después, cuando ya estaban las ediciones terminadas, daba miles de vueltas vendiendo y promocionando su obra. Recorría bibliotecas, colegios, instituciones y, sobre todo, hacía visitas a vecinos, amigos y conocidos ofreciendo sus libros. La verdad es que todo el mundo en el pueblo estaba interesado en sus libros,  nuestra historia, nuestras costumbres, nuestra geografía, nuestros personajes, nuestros hijos ilustres...
Estos libros le valieron una gran reputación entre los vecinos, y muy a menudo encontramos a gente que nos dice "yo tengo los libros de tu padre", y a otros que quisieran tenerlos, aunque, desgraciadamente, son muy difíciles de conseguir.
La historia del Señorío de las Siete Villas, la historia de los descubrimientos de Misión Rescate, la vida del Beato o del Obispo Panal, la historia de la familia, el libro sobre la piel... Cinco publicaciones que forman parte de nuestro patrimonio y que  podrían ampliarse con las inacabadas: el libro sobre la marroquinería y el estudio sobre arqueología tecnológica.
¡Ojalá algún día podamos terminar su tarea y editarlos!
Mientras, esta carta prefranqueada que nos ha enviado nuestro hermano Manolo nos recuerda todo el trabajo que nuestro padre hizo por una de sus grandes pasiones: Ubrique.


.

martes, 6 de junio de 2017

"Besos de la tarde" por don Bartolomé Pérez Sánchez de Medina

 Ubrique, 3 de junio de 2017: Presentación de "Besos de la tarde", 
por don Bartolomé Pérez Sánchez de Medina


Por Esperanza Cabello  

Está claro que don Bartolo tiene un tirón espectacular para los ubriqueños y ubriqueñas, sobre todo para los que lo admiramos y nos sentimos orgullosos de contar con una persona tan especial entre nuestros vecinos. El pasado sábado, tres de junio tuvo lugar la presentación de su tercer libro "Besos de la tarde", un precioso poemario que ha visto la luz este 2017 aunque su  gestación comenzó años atrás.
Y decimos que don Bartolo tiene un especial tirón porque ni el calor, ni las finales deportivas ni los fines de semana ponen impedimento a que se vea siempre rodeado por vecinos, amigos y familiares que lo apoyamos y seguimos.
"Besos de la tarde" recoge 43 poemas maduros en los que el amor, los protagonistas y nuestro pueblo están siempre presentes. Ha sido editado por la Editorial Tréveris y cofinanciado por la librería Fábula y el Ayuntamiento de Ubrique.



Comenzó la presentación Fernando Sígler, responsable de la edición y actuando como maestro de ceremonias, hizo una breve presentación del acto, agradeciendo a los presentes su asistencia y dio la palabra a Isabel Gómez García, la alcaldesa de Ubrique. Sabemos que nuestra alcaldesa también es una gran admiradora de nuestro Hijo Predilecto, por lo que sus palabras de orgullo, agradecimiento y admiración no nos sorprendieron en absoluto. Es un lujo que nuestro ayuntamiento apueste de esa manera tan clara por esta cultura.
Mercedes Ríos, propietaria de la librería Fábula, intervino a continuación, explicando lo que para ella significa el apoyo tan grande que han ofrecido desde siempre al mundo cultural ubriqueño, y la satisfacción de poder impulsar esta nueva publicación.






En cuarto lugar Pedro Pérez Ramos, hijo del escritor, hizo un minucioso análisis de est anueva obra de don Bartolo, análisis que podemos leer pinchando en este enlace.
Pedro consiguió, por un momento, que todos viésemos a don Bartolo desde su punto de vista, introduciéndonos en los vericuetos de su creación poética.





Y para terminar las intervenciones el escritor tomó la palabra para hablarnos de su obra, contarnos su punto de vista y acompañarnos en un recorrido por lugares mágicos de Ubrique, de la mano del amor y la madurez.
Siempre es una delicia poder oír de la propia boca de un poeta sus poesías, y don Bartolo deleitó a los presentes con varios poemas. Pinchando en este enlace podremos oír todos  el poema "Bajemos hacia el río"


Para terminar la tarde Bartolo hizo gala de una magnífica paciencia y se aprestó a dedicar ejemplares de su libro a los muchos amigos y familiares allí congregados. Para cada uno un abrazo, unas palabras de cariño, una dedicatoria especial.
Y es muy buena idea celebrar este tipo de eventos en un lugar en el que, además, puedes tomarte un cafelito (ofrecido por los organizadores), porque la ocasión se presta para compartir charlas y saludar a amigos y conocidos tranquila y felizmente.
¡Enhorabuena a todos los organizadores! Y sobre todo ¡Enhorabuena a nuestro escritor favorito! (Con el permiso de nuestro padre, claro  😉)

.

lunes, 5 de junio de 2017

La presentación de Pedro Pérez Ramos del libro "Besos de la tarde"

Pedro Pérez Ramos  y Mercedes Ríos durante la presentación del libro "Besos de la tarde"
de don Bartolomé Pérez Sánchez de Medina. 3 junio 2017 


Este es el análisis que Pedro Pérez Ramos hizo del libro escrito por don Bartolo durante la presentación del mismo el 3 de junio de 2017.




Bartolomé presenta de nuevo otra obra, esta vez poética, cuyo título se denomina “Besos de la tarde”, un conjunto de cuarenta y tres poemas con un lenguaje sencillo, bello, elegante, tan elegante que llega a todo el mundo, olvidando la pedantería expresiva y léxica.
En sus composiciones no sólo se muestran sentimientos abiertos empapados en versos, sino también se narran situaciones presas de un espiritualismo amoroso.
Haciendo un breve análisis del libro que presentamos aquí y hoy, al hablar de los personajes, existen dos protagonistas que acaparan la presencia de la totalidad de la obra; “Tú te aproximas a una incipiente rosa blanca y con los dedos la desprendes y yo cojo otra diminuta...” Tú y yo, sujetos de la intimidad amorosa “con el placer encarnado del eterno momento sostenido de un beso”. Ese tú y yo representan los protagonistas de los que uno es el lector y el otro la persona imaginada o real, desde el espíritu, el sentimiento o la experiencia, con la que se comparte la vida, unos años, un verano, un fin de semana, un momento....
Respecto al espacio, “Besos de la tarde” muestra un entorno físico que parece reflejar, en primer lugar, un decorado preñado de naturaleza con”altos piares” de pájaros, presentando un “campo sonriente” con “almendros” que “despertaban virginales como besos”.
Por otra parte, las referencias a Ubrique son patentes en la tremenda mayoría de las composiciones, ya que “el sol sobre la sierra se exprimía rosado”, “nuestros corazones encendidos sienten cercano el fresco arrullo de los Nueve Caños” o “Mira el puente del Manga, te apiadas triste-piedra a piedra se derrumba, como un lento llorar hasta agotar la última lágrima”. Incluso podemos ver la referencia a un rincón del que se precia todo ubriqueño, al observar que el alma, “sola, y la conduce en sombras, lastimada, a la entrada del Calvario”.
Por último, el mar es el tercer testigo de la temática de la obra: el amor. Ese paisaje es la playa, donde “bostezos, cual latigazos largos, lentos, de blanca espuma, besan exhaustos, muertos, la reposada arena”.
Estas tres referencias espaciales, aparte de presenciar de forma cómplice, en silencio, los momentos compartidos de los dos amantes, intesifican esos instantes idílicos , puesto que “La Manga se ha callado en luz de ahumada plata y, en la distancia última, está inflamado el cielo de moradas caricias y rojas claridades.


Te miro, me sonríes, y en un beso expresamos rebosantes el gozo”.
Para hablar sobre el tiempo en este libro de Bartolomé, el título habla por sí solo en este terreno: "Besos de la tarde”. Sin embargo, esa tarde representa un espejo que parece reflejar no el conocido momento del día, sino la edad de los protagonistas que se sumergen en el encanto del amor que están viviendo. Se trata, pues, supuestamente, de dos personas que han llegado a una edad madura, pero que viven su idilio como dos adolescentes desde su experiencia actual.
Así, la referencia temporal viene acompañada con “alegre prisa, exprimida en sudor de sol anaranjado”.
Además, esa experiencia amorosa es compartida en una diversidad muy amplia de situaciones, una de las cuales se presenta con “vamos a recibir una nieta a la vida” , “un trocito de amor, de vivo amor, chiquito,....”
Por otro lado, la referencia a los meses del año es constante a través de las páginas de la obra que estamos presentando, haciendo un recorrido por todas las estaciones del año. Así podemos ver: “La tarde en abril”, o “Es primavera. Llueve”, o“Es agosto encendido”. Estas indicaciones temporales suelen aparecer al comienzo de los versos de las distintas composiciones para condicionar el entorno donde se sitúa el instante sentimental expresado. También , la noche reclama su presencia en varios poemas de forma tal que “la noche se anunciaba celosa....”
No hay que olvidar que el paso del tiempo suele hacerse interminable en el embeleso del amor de los amantes, ya que en “sólo una eternidad contenida en nosotros y el mar”. Esa eternidad se derrama no sólo en el instante, sino en el continuo resurgir del dulce recuerdo vivido.
Para terminar, el amor, como se puede deducir, es la auténtica temática de “Besos de la tarde”. Ese amor toma una forma espiritual en “Hundiste la mirada en el blando regazo de tu alma”.
Sin embargo, ese amor aparece también de forma pasional expresándose con el cuerpo como protagonista “en entrega salvaje;...el goce de nuetra sangre se adueñó de los cuerpos...”
Un amor y otro son complementarios, ya que no se deben olvidar las referencias a los besos, palabra que participa del título de esta obra: “...tus ojos y los míos se miran hasta el alma para unir en los labios los dos tibios sabores”.
Finalmente, deseo acabar esta presentación con unos versos de Bartolomé pertenecientes a este libro que acaba de nacer:

La sierra está vestida
 de bondad dorada:
es sol a media tarde
de umbral de primavera.
-¿Por qué, amor, tristeza
es el aire al mirarnos?
Subamos a robar
el resplandor lejano;
 subamos a la sierra,
 a esa ermita sin huerto,
 templo que a las alturas
 dirige las plegarias;
 subamos al Calvario,
donde crece la fe,
sostenida por vuelos
 de esperanza; subamos,
amor mío, verás
 las sombras de tu frente.



.