martes, 31 de mayo de 2016

31 de mayo: Siempre te recordaremos, papá.

Manuel Cabello Janeiro
En el molino de la Ribera, 1987

Por Esperanza Cabello

Hoy es, un año más, el día 31 de mayo. Hoy hace dieciséis años que murió nuestro padre. Demasiado pronto, demasiado joven para morir. Con tantos planes, con tantos proyectos, con tantas ilusiones...
Como decía Serafín, "el día que le tocaba a mayo irse, hiciste al maleta y te fuiste con él" . Y fue antes de tiempo.
Aún quedaban libros por escribir, historias por contar, excursiones por hacer y nietos por conocer. Ahora, dieciséis años más tarde, sabemos que estarías muy orgulloso de tu esposa, de tus hijos y de tus nietos. Todos hemos seguido, en la medida de lo posible, tu estela. Nosotros también estamos todos muy orgullosos de ti. De ti y de mamá, que siempre ha sido una mujer fuerte, una luchadora, y, como siempre, la bandera de la familia.  Y además somos una familia muy unida, eso te encantaría, con lo familiero que eres, como buen Janeiro.

En estos años han pasado muchas cosas, y entre ellas hemos seguido, todos, cultivando aquel jardín de cultura ubriqueña que sembraste con tanta ilusión y tanto tesón. Unos nos ocupamos de los romanos y de Ocurris; otros de excursiones y entorno; otros de patrimonio; otros de seguir con las publicaciones y colocarlas en internet; otros de grupos y de inventos.
Como no queremos que este sea un recuerdo triste, sino un buen recuerdo, hemos pensado que sería una buena idea, para conmemorar este aniversario, publicar uno de tus trabajos inéditos, de cuando eras el profesor-jefe del Grupo de Misión Rescate 208 de Ubrique. "El cesto de las cerezas". 
¡Va por ti, papá!

Memorias de Misión Rescate: El Panteón Romano de Ubrique, por Manuel Cabello Janeiro



LEMA:
EL CESTO DE LAS CEREZAS

MEMORIAS – 7
  
EL PANTEÓN ROMANO DE

U
     B
         R
            I
                Q
                   U
                       E
  
GRUPO DE MISIÓN RESCATE “208” C.N. José Antonio. Ubrique (Cádiz)
9ª Campaña. Curso 1.974 – 75


AÑO INTERNACIONAL DEL
PATRIMONIO ARTÍSTICO Y ARQUEOLÓGICO

Ubrique, septiembre, 1.975



EL PANTEÓN ROMANO



            Nadie, absolutamente nadie, podía imaginarse lo que iba a ocurrir a principio de este pasado verano 1.975 en torno a los descubrimientos del Grupo 208, en estas tierras ubriqueñas. Ni nosotros mismos, a soñar que nos echáramos, podíamos pensar (y tantas y tantas cosas han ocurrido) que nos íbamos a dar de lleno en esta serie de trabajos que exhaustivamente ha llevado.
            Con los primeros descubrimientos nuestros, D. Manuel, nuestro Maestro- jefe, con cierta gracia nos decía: “Esto es un cesto de cerezas, que cuando conseguimos una, detrás viene la otra”.
            Y cada tarde o mañana que salíamos a la excursión, siempre nos decía: ¡Chicos a por más cerezas! El símil era bonito, porque aparte de despertar en nosotros el entusiasmo y el deseo de trabajar, con tantísimo calor, se nos apetecían, de verdad, esas cerezas.

            El mismo miércoles, 20 de agosto, recibimos un nuevo “soplo”. Este nos lo dio un gañán de la finca La Báscula de los Morenos, quien nos indicaba que junto a la carretera que va a Cortes, la 3331, y el hito kilométrico (así tradujimos su expresión) 66 de dicha carretera, y en la finca conocida por Los Huérfanos de los Merinos, existía otra “obra de moro”, que los dueños usaban como cochiquera.
            No había más remedio que ir a ella. Muy próximo a dicho kilómetro, hay una cancela casi caída, que da acceso a dicha finca. La casa de la cortijada está a unos 30 metros de la carretera, y entre la casa y la carretera, efectivamente nos dimos de lleno con otro enterramiento, a primera vista romano.
            Antes de continuar con nuestro relato-memoria, conviene describir lo encontrado, porque ¡vamos!, a pie de carretera, y no haberlo visto ninguno de nosotros, tenía mandanga, y máxime cuando nos apreciábamos de ser unos buenos batidores. (Su distancia a Ubrique, 3 kilómetros, y a unos 500 metros del Campo de Fútbol del Ubrique Industrial).

            Saludamos al dueño de la finca, quien con sumo gusto nos autorizó a hacer unos trabajos necesarios, para su estudio y presentación al Programa.
            Le anunciamos que días más tarde vendría un señor de Sevilla, (nos referíamos a D. Salvador de Sancha), para que personalmente pudiera verlo.
            Así fue. Aquella tarde nos marchamos, y D. Salvador iría el domingo 24. Pero sigamos con nuestra descripción:

            Junto a un gigante eucaliptus, con la misma orientación que el Mausoleo de los Bujeos Altos (distante, por apreciación unos dos kilómetros en línea recta) existe una construcción de tipo prismático, de paredes estucadas, y exteriores de opus incertum, y en cuya parte superior se aprecia parte de una bóveda de medio cañón. Está construido en sentido Este-Oeste, en la parte más larga, mientras que la parte más estrecha, tiene la dirección Norte-Sur. Su interior, de planta totalmente rectangular, mide 4 metros x 1,90 metros x 2 metros de altura. Los muros exteriores llegan a alcanzar el metro de grosor.
            Cuando por primera vez lo visitamos tenía en su bóveda, casi caída, el ramaje propio para techumbre, porque le servía de porqueriza, como antes hemos mencionado, despojamos alguna de ellas, para observar el interior, y vimos cómo el suelo estaba pavimentado con grandes losas que no se correspondían en nada con la estructura antigua del edificio. Posiblemente, en épocas anteriores, lo habían pavimentado para servir de redil.
            Igualmente nos llamó la atención, un gran boquete u hoquedad, realizado casi a ras del suelo en la cara norte, y que traspasaba el muro. Tiene como 40-50 ctm. Nos imaginamos que sería una puerta hecha para entrar el ganado. A dicho hueco llegaba un pequeño canalillo, para el desagüe de los excrementos.
            Las paredes interiores, como hemos dicho antes, están recubiertas de un estuco, muy posiblemente moderno, al igual que el enlosado que hace de fondo, o bien han aprovechado el primitivo, y sobre él han aplicado una capa de revestimiento moderno.

            La charla que tuvimos con D. Francisco Pérez Chacón, hombre de unos setenta años, y dueño de la finca, no fue suficientemente aclaratoria. Generalmente los hombres de campo, cuando aparecemos en busca de pistas e indicios arqueológicos, por la personalidad del Grupo 208, veterano con nueve años de trabajo constantes por estos pagos, y por supuesto muy conocido, casi siempre, nos dan amenas charlas, no exentas de fantasía, pero en el caso presente, este Sr. Pérez, poco nos podía decir, porque jamás se había preocupado por el recinto descubierto. Y tenía razón. Los restos en superficie, por los alrededores, en rastreos que realizamos, eran nulos. No había nada. Ni cerámicas, ni columnas, ni nada de nada. Por tanto, la sencillez del hombre hablaba, solo con la presencia del Panteón, que para él era una simple construcción antigua.
            No obstante, el que nos dio el “soplo”, debía de saber algo más de él, porque nos lo señaló como obra de “moros”.

            Con nuestras primeras investigaciones iniciales, (a la que tenemos que agregar el verdadero nombre de la finca, La Bovedilla de Luque), regresamos a Ubrique, en espera de la mencionada visita del experto, que habríamos de llamar a Sevilla el sábado día 23.
            El domingo por la tarde, después de visitar la zona arqueológica de los Bujeos Altos, fuimos a esta finca.
            Don Salvador de Sancha estudió muy detenidamente las características del nuevo templo o mausoleo, y para diferenciarlo del de los Bujeos, le llamamos “Panteón”. Le agradó mucho la fábrica, aunque por la tierra alrededor depositada, el enorme eucaliptus que junto a él había, y el ramaje que hacía de techumbre, nos pidió le hiciéramos una limpieza, aunque no tan exhaustiva como la del Mausoleo, al menos que pudiéramos fotografiarlo.
           
            Tres tardes hemos dedicado a ello. Hemos hecho planos, medidas y fotos y no hemos profundizado en la limpieza, porque había que destrozar parte del suelo, y de momento no es necesario, según propia apreciación del experto.

            Señalado, plenamente como romano, igualmente tardío, sólo nos restaba pensar que hacía allí. Y hemos dicho que no había nada de nada en superficie. Ni incluso buscando en la cerca de piedra de la finca (dos o tres de nuestros rastreadores estuvieron toda la tarde en busca de alguna pista).
            Solo, en este sentido, tenemos que agregar que la única razón de su existencia en aquel lugar, era la proximidad de la vía de penetración, que como hemos dicho en otros trabajos de este verano de 1.975, pasaba por estos contornos, y muy posible la carretera provincial 3331, (de la que dista solo cinco metros), en parte cubra la primitiva calzada.


ANECDOTARIO:


Nos vemos obligados a señalar algo curioso sobre estas memorias. No incide sobre el objetivo directamente, pero está relacionado con él.
            Nuestro veterano Grupo 208, casi en todos sus trabajos, generalmente ha tardado tres y cuatro años. Ha sido casi la tónica general. Pero en éste, la cosa ha sido más rápida, no ha pasado de una semana. Más rapidez imposible, y no por esta rapidez ha dejado de ser interesante, si no la certificación del experto, así lo acreditará.




 






            Nosotros felices y contentos. Aquellas “cerezas” nos apetecían y a por ellas fuimos.
            Un colosal monumento, de época romana, se incorporaba a nuestro plano arqueológico, que ya teníamos en mente, y que como la cosa siguiera así, no íbamos a tener lugar para más cosas…



Ubrique, septiembre de 1.975

domingo, 29 de mayo de 2016

La gran noche de la Graduación

Entrega de las Matrículas de Honor en Las Cumbres
Con el Director, Ignacio Calvo: Fernando, Nerea, Francisco, Manuel... ¡Enhorabuena!


Por Esperanza Cabello

El pasado viernes, 27, fue el día grande para todos los bachilleres ubriqueños. Se trata de la fiesta de graduación. Después de seis años en los institutos, los alumnos y alumnas llegan a la meta de sus estudios medios, terminan Segundo de Bachillerato.
Este título que consiguen les facilita comenzar estudios de ciclos superiores, pasar a la universidad (después de hacer la prueba de selectividad) o entrar en el mundo del trabajo mejor preparados.
Para todos los que nos dedicamos al mundo de la enseñanza este día es muy importante, es el premio al esfuerzo de tantos años, es la garantía de que nuestros jóvenes son excepcionales, es la alegría del deber cumplido y es, por supuesto, la seguridad de que los vamos a echar mucho de menos.
Atrás quedan las tareas, los exámenes, las carreras para terminar los temas, las regañetas, las risas, los alegrones, los "bonitos regalos", y para todos estos niños y niñas que ya son mujeres y hombres, quedan atrás los madrugones, los nervios, las noches de estudio, las excursiones, las confidencias con los amigos, las clases aburridas, las clases geniales, el descubrimiento de la vida.
Por todo esto la fiesta de graduación de Segundo de Bachillerato es el acto más importante que puede celebrarse en un instituto.
En Ubrique, los dos institutos en los que se imparte bachillerato se engalanaron con sus mejores galas para recibir a alumnos, padres y familiares; dispusiendo toda una infraestructura para que la fiesta de la Graduación fuera brillante.
En el IES Nuestra Señora de los Remedios (en este enlace), se celebró a la vez la graduación de los bachilleres, de  los técnicos medios y de los superiores.


En el IES Las Cumbres, nosotros, como cada año, vivimos muy de cerca la fiesta, y esta es la crónica.

Durante las semanas previas todo fueron preparativos en la Plaza de Curro,  habíamos decidido celebrar la graduación en este recinto y se hacía necesario acondicionar jardines, arriates y la gran mesa de juegos, que ha pasado a la zona de la cafetería.
Nuestros conserjes y nuestras limpiadoras se han afanado para que todo estuviera perfecto, dando los últimos toques de pintura y limpieza, muchas gracias a todos, sin ellos no hubiera sido posible que todo estuviera preparado.
Mientras, los profesores encargados de la organización del acto perfilaban los últimos detalles: los regalos, las fotografías de recuerdo, las orlas, el rincón de las fotos, los diplomas, los certificados, las notas, los videos de recuerdo, las fotografías,  los marcapáginas, la música.
Y los alumnos, por su parte, preparaban su actuación, los discursos, las palabras de despedida, los regalos, los recuerdos...




Por fin llegó el gran momento, la presidencia estaba formada por el director de Las Cumbres, Ignacio Calvo; la Vicedirectora, Mariola Pérez; y los tutores de los tres grupos: Juan Lorenzo, José María y Juan Pan. Alrededor, el profesorado de segundo, acompañando, arropando y ocupándose de los últimos detalles: Eulalia, Pepe Olmedo, Antonio Macías, María José Ponce, Mari Ángeles, Candelaria, Esperanza, Pilar, Juan, Rocío, Juan Mancilla, Isabel Bazán, Martel Marisol. Y por supuesto Javier, Manuel, Mari, Esperanza y Pepi, para que no faltara nada y todo estuviera perfecto.
A las siete comenzó la entrega de notas, cada tutor se reunió en clase con los padres de los alumnos, era el momento de conocer el resultado de tanto esfuerzo y tanto trabajo. No conocemos aún la estadística, pero sí que todos los alumnos que nos correspondían este año han superado todas las asignaturas, hemos tenido mucha suerte. De todas formas, para todos aquellos que no consiguieron graduarse aún queda otra oportunidad en septiembre, el camino será un poquito más largo.
Mientras se entregaban las notas, comenzaban las fotos de recuerdo en el fotocol que han preparado los de Arte y que José Antonio Martel retocó y colocó con mimo.
Tenemos que decir que todos estaban estupendos. Por encima de los nervios y de la inquietud, habían elegido atuendos elegantes y muy bien preparados, alucinantes algunos peinados preciosos y algunos detalles increíbles. Nos encanta ver a las chicas y a los chicos tan elegantes y tan guapos, y es en ese momento en el que nos damos más cuenta de lo mayores que son en realidad.











Pinchando en este enlace del facebook de la biblioteca de Las Cumbres podemos ver las fotografías. Las que hicimos a las familias, con padres, abuelos, hermanos y primos están en la biblioteca del centro, y los interesados pueden recogerlas cuando quieran.

Después de la entrega de notas a los padres nos reunimos todos en la Plaza de Curro para  la celebración. Mariola fue la encargada del protocolo y, después del discurso de bienvenida del director, Ignacio Calvo, comenzó la entrega de orlas, fotografías y regalos de recuerdo a todos los graduados.










Pinchando en este otro enlace del facebook de Las Cumbres podemos ver más fotografías. Además en la Biblioteca hay más fotos individuales y recogiendo las orlas. 

Una vez presentado todo el alumnado, comenzó el momento del reconocimiento a la excelencia académica. Una veintena de jóvenes ha conseguido tener una media académica de ocho puntos o más. Nos sigue asombrando que, después de tanto verbo, tanta fórmula, tanto número, tanto país, tantos sintagmas, tantos moles y tantas cosas diferentes, haya alumnos que no solo sean brillantes, sino que tengan sobresaliente de media (algunos con diez redondo) en todas las asignaturas. Nuestra admiración para todos ellos, y también nuestra admiración para todos los que han hecho increíbles esfuerzos para superar el curso, a pesar de las dificultades y de las trabas, porque, como os dijimos, lo habéis conseguido, sois capaces de hacer lo que os propongáis, y tenéis la capacidad de conseguir todo aquello por lo que luchéis.







Detrás de estas menciones de honor hay mucho trabajo, muchas lágrimas, mucho esfuerzo, muchos fines de semana estudiando. Algunas han costado incluso más años que las demás, y esas son, seguramente, las más agradecidas. Y entre esta veintena de chicos y chicas echamos de menos a algunos que, nada más por el esfuerzo, merecen una mención especial;  ellos tienen la mención de honor al trabajo,  y lo saben.
Además, todos estos alumnos podrán presentarse a las pruebas del Premio Especial de Bachillerato, por haber obtenido tan buenas calificaciones, lo que les facilita la matrícula en la universidad.
En este enlace del facebook de Las Cumbres podemos ver más fotografías de este momento, y en la Biblioteca del centro hay más fotos individuales de las menciones. 

El mayor honor académico  que se puede hacer en un instituto es la Matrícula de Honor, se trata de un reconocimiento oficial a la excelencia que además paga las tasas de matrícula en la universidad. Cada centro tiene derecho a un cinco por ciento de matrículas, por lo que en Las Cumbres puede haber cada año cuatro matrículas de honor.
Siempre es un momento especial saber quiénes han sido los que han obtenido mejores notas en segundo de bachillerato. A veces alumnos que no iban demasiado bien en secundaria ahora son brillantes y con el paso del tiempo van madurando.
Este año las matrículas han dido para Fernando, Nerea, Francisco y Manuel (Manuel con un 10 redondo de media), los cuatro de la rama científica.






Los cuatro fueron llamados y recibieron  los certificados que acreditaban sus magníficas calificaciones: 9,77; 9,88; 9,88 y 10. ¡Enhorabuena!







En este enlace del facebook de Las Cumbres podemos ver más fotografías de este momento tan emocionante, y las fotos individuales están en la Biblioteca del Centro. 

A continuación llegó el momento de los discursos.  A todos nos emociona cuando llega este instante. Cada grupo prepara una intervención en la que agradecen tanto a los padres como a los profesores y a todos los miembros de la comunidad su trabajo, sus atenciones y su entrega. A veces hay alusiones cargadas de cariño, otras de fina ironía y siempre de palabras sinceras.
Este año ha habido, como no podía ser menos, un emotivo y cariñoso recuerdo a Juan Pablo y a su hermana, salvajemente asesinados el año pasado. Juan Pablo había sido nuestro alumno y su compañero, y el mejor recuerdo fue para él, el 27 de mayo también se graduó con los suyos, que no pueden, ni quieren olvidarlo.




Fran y Marta fueron los encargados de hacer el discurso de su grupo, 2ºA (en este enlace) ; Reme y  Germán hicieron el de 2ºB (en este enlace); y Ana, Miguel y Martina el de 2ºC (en este enlace).

Después de los discursos tuvo lugar la proyección de un video que Eulalia Ortega ha preparado para la ocasión, un video de despedida en el que nos despedimos de ellos deseándoles lo mejor. Anteriormente, durante la entrega de orlas, se habían estado proyectando fotografías de los alumnos en la pantalla colocada para tal fin, aunque había mucha claridad aún y no pudimos verlas con nitidez.
También se entregaron algunos regalos, la mayoría recuerdos que los alumnos ofrecieron a los profesores  en privado, aunque algún grupo lo hizo sobre el estrado.

Terminadas las proyecciones y los discursos todos fuimos a tomar un refrigerio en el mismo centro, hemos de agradecer de nuevo a Javier, Manuel, Esperanza, Petra y todos los que colaboraron para que la noche fuera un éxito.
Poco a poco, alumnos y profesores se fueron yendo para la cena, que este año ha sido en el Ocurris, donde los nervios diron paso a la celebración.

Un año más tenemos la satisfacción del deber cumplido, de haber acompañado a este grupo de chicos y chicas hasta aquí de la mejor manera posible, y estamos seguros de que ahora los dejamos en buenas manos, en las de sus padres y familiares, que se seguirán ocupando de que terminen su formación y se conviertan en hombres y mujeres felices y buenos, que es lo mejor qu epodemos pedir para todos ellos.
¡Ánimo y hasta siempre!


.

viernes, 27 de mayo de 2016

El alcalde del Castillo de Matrera en el siglo XIII

 
Portada de Indian Architect & Building
La más prestigiosa revista de arquitectura india


Por Esperanza Cabello

El mes de mayo va a terminar con un nuevo reconocimiento para el trabajo de restauración de una parte de la torre del castillo de Matrera. La revista de arquitectura india Indian Architect & Building le dedica su portada y un extenso artículo. 
Es cierto que no paramos de asombrarnos con este trabajo de protección de nuestro patrimonio. De aquellos días en los que, a partir de varios comentarios negativos, la reconstrucción de la torre del homenaje de Matrera se convirtió en viral para desdeñar a la gente de la Sierra, hasta ahora que no para de obtener reconocimientos en el mundo de la arquitectura.

Nosotros, por nuestra parte, hemos descubierto, en nuestra sesión semanal de transcripción del manuscrito de Rafael Aragón Macías (custodiado en el AHMU) con nuestro compañero, el historiador Antonio Domínguez , un nuevo dato sobre el castillo, en concreto, quién era el alcalde de Matrera a principios del siglo XVIII.






"Bartolomé Romero y Juana García, su mujer, de quien se derivan los Romeros de Ubrique y Grazalema y Venaocas y el Vosque, y aquellos lugares de la Cerranía de Villaluenga, y otros lugares. Estos Romeros son originarios de la Ciudad de Arcos, descendientes por varonía de Pedro Romero Caballero, hijodalgo que con los demas Caballeros en compañía del Príncipe Don Alonso, hijo legítimo del Nuestro Rey Don Fernando el III, llamado el  Santo conquistó dicha ciudad de Arcos año de 1219. Como consta por los Instrumentos que estan en los archivos de dicha ciudad los quales Caballeros vinieron de Sevilla como lo dice Jayme Bleda Author grave y don Pablos de Espinosa de los Monteros, Presvítero Author de las antiguedades de esta villa en la segunda parte y otros Authores.

Fue Pedro Romero Alcalde del Castillo de Matrera,  tres leguas de esta ciudad, tuvo un hijo entre otros que llamaron Antonio Romero, muy valeroso que por sus hechos  y arrojos con los moros le llamaron desquijarra Leones. Están entroncados con las casas principales de esta ciudad, y de su contorno, como de ello hay noticias muy fidedignas".

Es  un lujo poder descubrir poco a poco detalles de la historia de nuestra zona, y nos da mucha alegría cada vez que encontramos estos datos tan curiosos. Así colaboramos también en la medida de lo posoble, en el conocimiento y protección de nuestro rico patrimonio.


.



martes, 24 de mayo de 2016

El Día del Corpus en Ubrique

 Día de Corpus 1920/2016
Fotografía actual insertada sobre una foto de 1920 por David Bulpe


Por Esperanza Cabello

 El próximo domingo, 29 de mayo, se celebrará en Ubrique la procesión del Corpus Christi. Tendrá lugar a partir de las siete de la tarde y, si sigue el mismo recorrido que el año pasado, pasará por la calle Real, el San Juan, la calle del Perdón, la calle San Pedro (o Beato Diego), Pilita Abajo, calle del Agua y de regreso a la parroquia.

La fiesta del Corpus Christi se celebra en España desde el siglo XIII y siempre ha tenido una grandísima importancia, se trataba de "La Fiesta" religiosa por excelencia, y en algunas ciudades, como Toledo o Granada, se celebraba con toda la solemnidad imaginable. También en los pueblos de la Sierra de Cádiz, como el Gastor, Algodonales o Zahara tenía una celebración muy especial.

En Ubrique la primera referencia documental que tenemos de esta fiesta está en las Respuestas Generales del Catastro de Ensenada (Archivo Histórico Nacional); en 1752 solo se costeaban cinco fiestas en el pueblo:






 Al responder sobre los gastos del ayuntamiento, los peritos explicaron qué gastos anuales había, y, entre ellos, la Villa costeaba cinco fiestas: el Corpus Christi, la Concepción de María Santísima, el Desagravio del Santísimo Sacramento, Señor San Sebastián, Patrono de Ubrique, y Día de la Candelaria.

Las dos imágenes más antiguas que conservamos son, en primer lugar, la que comienza esta entrada, que debe de ser, al igual que al fotografía siguiente, del primer cuarto del siglo pasado.
La fotografía insertada de David Bulpe  en la puerta de la iglesia formó parte de la exposición que este joven fotógrafo ubriqueño presentó el mes de septiembre de 2015, mezclando imágenes antiguas con imágenes actuales.


Esta otra imagen, también de los primeros años del siglo pasado, gentileza de Elena Lobatón, recoge un momento de la procesión del Corpus, en una custodia que seguramente desaparecería posteriormente, pues en las imágenes de los años siguientes no hemos vuelto a verla.


En 1932 los Tarsicios comenzaron a celebrar el Día del Corpus con excursiones por la sierra, además de las celebraciones religiosas, como nos cuenta don Francisco García Parra en el reverso de esta fotografía. 


"Recuerdo de la Instauración del Turno primero de Tarsicios de Ubrique, celebrada este año en la Festividad del Santísimo Corpus Cristi. Mayo, 1932".



La siguiente imagen que tenemos de la  procesión del Corpus es del año 1939 o 1940. Está tomada en la entonces calle "Maestra Ángeles Bohórquez" (actual calle Real), 
gentileza de Juana Arenas.


 En esta otra fotografía, ya de los cuarenta, la bendición se hace en la Plaza, 
justo antes de comenzar la procesión. 
Aún recordamos esos velos con los que mujeres y niñas se cubrían la cabeza.


Durante la celebración, los vecinos preparan pequeños altares y decoraban las calles por las que debía pasar la procesión. Nuestra tía Isabel y nuestra abuela Natalia preparaban cada año altares espectaculares, llenos de flores y de cientos de detalles, además de preparar un suelo florido con alfombras y plantas.


 Desde finales de los cuarenta y principios de los cincuenta las componentes de la Asociación de Hijas de María comienzan a acompañar a la procesión vestidas de mantilla. Son las que abren el cortejo. En esta fotografía de la calle Real aparecen nuestra madre y nuestra abuela, las dos muy religiosas y siempre dispuestas a echar una mano cuando se necesitaba.




 Era (y es) habitual, que los niños que habían hecho la primera comunión acompañaran a la procesión. En esta fotografía de principios de los cincuenta vemos a nuestra tía Remedios en la procesión, saliendo de la Iglesia y  llevando una guirnalda de flores con otras niñas.




 En esta fotografía, gentileza de Cristóbal Pérez, vemos la procesión desde otra perspectiva, con los agentes del orden armados acompañando a la custodia. 




Del mismo modo en el año 1952 también vemos una procesión mayoritariamente masculina, con los monaguillos y de nuevo los militares armados en la misma procesión.




 Esta otra fotografía es de 1953, de nuevo las "Hijas de María" 
abren la procesión vestidas de mantilla. Llama la atención el orden con el que procesionan. Todos los hombres, en primer lugar, por las dos aceras, y siguiendo a la custodia las mujeres, igualmente ordenadas por las aceras.




Esta otra debe de ser del mismo año que la anterior, y está de nuevo tomada en la calle Real.


 En 1962 fue tomada esta otra  fotografía, justo antes de llegar a la iglesia. Nos sigue llamando la atención ver a los militares armados en estas manifestaciones religiosas.



 En esta otra fotografía, de principios de los sesenta, gentileza de María Isabel Rubiales, vemos a todas las niñas de primera comunión precediendo a la custodia en la plaza del San Juan



 Nuestra última fotografía de hoy, recordando la fiesta del Corpus Christi en Ubrique, es de Manuel García, y recoge el  momento, a mediados de los sesenta, en el que la comitiva gira en la Pilita Abajo desde la calle Beato Diego, para continuar por la calle del Agua.



.