lunes, 30 de noviembre de 2015

Alonso Borrego, el fundador del Convento de Capuchinos de Ubrique

Alonso Borrego Carabajal, Beneficiado de esta Villa

Manuscrito de Aragón Macías, AHU




Por Esperanza Cabello

Entre las transcripciones del Manuscrito de Aragón Macías que estamos haciendo con don Antonio Domínguez Gil, aparecen a veces datos históricos muy interesantes y, aunque nuestra intención es publicar el manuscrito una vez que el trabajo esté terminado, para que así todos podamos acceder a toda la información que se nos ofrece, hay veces que pensamos que es necesario ir sacando a la luz lo más significativo.
Hoy traemos uno de esos datos históricos  tan interesantes. Todos sabemos que el Convento de Capuchinos se construyó en 1600 por expreso deseo del Duque y con el mecenazgo de Alonso Borrego, el presbítero, hombre muy rico. 
Nosotros mismos publicamos hace un par de años la historia de esta fundación (en este enlace).
Y esta es la genealogía de Alonso Borrego que, además de ser el fundador del Convento y del Patronato de Ubrique, era hermano de María de las Nieves, la señora tan blanca que dio su nombre a la calle Nevada en Ubrique (en este enlace).





Pedro Borrego (M 1584), primer hijo de los dichos Pedro Borrego y Ana López casó con Juana Gutiérrez, hija de Alonso Gómez, hijo que fue de Gonzalo Gómez, y Juana Gutiérrez de Pedro Borrego, fue hijo de Pedro Borrego y Juana Sánchez, hermana de los dichos. Casó con Alonso Carabajal y fueron sus hijos entre otros, Alonso Borrego Carabajal, Beneficiado que fue de esta villa de Ubrique, y fundador del Patronato. Fue Alonso Carabajal marido de Juana Sánches, como llevo dicho, hijo legítimo de Alonso Carabajal, hija de Ana de Vega y casó el dicho Alonso Carabajal segunda vez con Mayor Rodrígues, y fueron padres del dicho Alonso Carabajal, marido de Juana Sánches, que tubieron por hijos á Francisco Borrego, y á María de las Nieves y á Domingo Gómez Borrego, y á Juan Borrego.
Francisco Borrego casó con Cathalina de Morales, hija de Matheo Sánchez Castellano y de Maria Ramos, su primera muger, cuia descendencia dejamos escrita.
María de las Nieves, hija de los suso dichos, casó (1593) con Xhristóbal Benítez López, hijo de Martín Benítez, fue su hija doña Silvestra, apodada María; doña Silvestra casó (1628) con Diego Gómez Román, su primo, con brebe cuia Suceción ya está escrita.
Alonso Borrego Carabajal fue Beneficiado de esta Villa, fundó el Convento de los Capuchinos de esta Villa y un Patronato para sus decendientes.


.

¿Quién escribió el manuscrito de Aragón Macías? Los primeros escribanos de Ubrique

La fundación del Convento de Capuchinos de Ubrique


Por Esperanza Cabello


Mirando con detenimiento la imagen que comienza esta entrada pueden ustedes hacerse una idea de las terribles dificultades que conlleva la transcripción del manuscrito de Rafael Aragón Macías.
"Misceláneas a la Villa de Ubrique" es, seguramente, la primera historia de Ubrique que se conserva, y desde hace muchos meses trabajamos con el profesor Antonio Domínguez Gil para hacer una transcripción de esta historia.
La verdad es que jugamos con ventaja, pues don Antonio es un verdadero especialista en caligrafía antigua y está muy acostumbrado a leer textos desde los primeros tiempos del castellano. Se pasa la vida entre los archivos nacionales, siempre buscando información sobre El Bosque, y haciendo hallazgos que nos dejan pasmados casi siempre.
Con el profesor Domínguez hemos aprendido a identificar la caligrafía de algunos de los escribanos cuyos textos Aragón Macías adjuntó al manuscrito. 
Pues no se trata, ni mucho menos, de la obra de un solo autor. Nosotros hemos encontrado textos muy antiguos, escritos por diversos escribanos que han ido firmando sus "hojas". 
En el primer centenar de páginas del manuscrito hemos encontrado un texto de 1314, firmado por Juan Gerónimo del Castillo; un texto de Ortiz, de 1523; otro de Cosme de Zalzedo, de 1579; otro de Antón Gómez, de 1596; otro de Juan Tenorio, de 1608; otro de Melchor Tisas, de 1626; otro de Gaspar González, de 1667 y el más reciente de José Morales Reyna, de 1758.
Y aún quedan más de trescientas hojas por trancribir, suponemos que a medida que avancemos seguiremos encontrando a los distintos escribanos que, sin saberlo, dejaban constancia de la historia de Ubrique para que en 2015 alguien los añadiera, por méritos propios, a la historia de nuestro pueblo.
Y también esperamos que a medida que ese avance se haga realidad, el texto será más fluido y podremos comprender mejor la serie de genealogías y datos que todos ellos nos ofrecen. 
Pero sobre todo queremos agradecer a Antonio Domínguez su altruismo y y su generosidad para con nosotros y con todos los ubriqueños, que cada día podremos conocer un poquito mejor nuestra historia gracias a sus conocimientos.


.

domingo, 29 de noviembre de 2015

Cartonajes Oliva

Cartonajes Oliva
  Publicidad de los años noventa



 Por Esperanza Cabello

A veces encontramos, en la casa de nuestros padres, objetos que se convierten, a pesar de su humildad, en protagonistas y en "desencadenadores" de historia.
Y este es un ejemplo muy curioso: un objeto publicitario de Cartonajes Oliva. Se trata de un bolígrafo y cúter en una sola pieza, suponemos que fue un objeto publicitario que regaló la cartonería a sus clientes y que a nuestro padre le vendría de perlas.
Cartonajes Oliva era una empresa familiar (decimos era porque ahora se llama "Oliva y García Cartonajes S.L.") muy cercana a nuestra familia (no en vano su fundador, Cristóbal Oliva, y nuestro padre eran consuegros). Comenzó en la calle de San Sebastián, y poco a poco fue creciendo y modernizándose.




 Por un lado, es un cúter

 La familia Oliva García es un verdadero ejemplo de empresa familiar bien gestionada. Desde muy jovencitos los hermanos Oliva trabajaron junto a su padre, que se afanó por construir una empresa eficaz y moderna. Durante años han trabajado duro y han conseguido, gracias a ese esfuerzo común, poner su empresa a niveles de calidad.



Y por el otro un bolígrafo

Y nosotros recordamos siempre la antigua fábrica de cartonajes, a nuestra cuñada Mari Carmen trabajando sin cesar, junto a sus hermanos y a sus cuñadas; y a los padres, Cristóbal y Antonia, siempre alrededor de sus hijos y del trabajo.
Ahora, mirando el cúter, también recordamos a nuestro padre con su consuegro Cristóbal, los dos en la Peña San Sebastián, como dos buenos amigos que eran.
Seguramente por esa amistad este boli-cúter sigue como el primer día, tan bien guardado en uno de los cajones de nuestro padre.


 

sábado, 28 de noviembre de 2015

Casa Cabello

 Isabel Álvarez, Ana María Cabello y Clara Rojas 
En la puerta de la tienda, 1965


Por Esperanza Cabello

Hace muchos, muchos años, de esta fotografía, quizás más de cincuenta (el cartel que está en la puerta nos ha dado la pista), pero parece que no ha pasado el tiempo, parece que Casa Cabello sigue todavía en la esquina de la Plaza, parece que vamos a llegar a la puerta y nuestro abuelo va a estar allí dentro sentado, en su butaca de mimbre, leyendo el periódico con las patillas de las gafas más arriba de la cuenta, con un cafelito sobre aquella mesa pequeñita, con la máquina de escribir tan preciosa, tan antigua y tan utilizada.
Parece que vamos a ir hacia el mostrador y nos vamos a encontrar a nuestras tías Ana María y Joaquina, siempre riendo, siempre diciéndonos piropos, siempre contentas.
Parece que nos van a sentar de nuevo sobre aquel mostrador tan modernisimo, de colores, como los azulejos de la fachada  y van a volver a colmarnso de ragalos entre sonrisas y alegrías.
¿Cuánto valdrán esos recuerdos de niños? Un potosí, está claro.


 Isabel, Joaquina, Joaquina, Ana María, María de los Ángeles
Cortesía de Lupe Quirós Sánchez de Medina


Casa Cabello era una tienda fundamentalmente de ropa, pero podías encontrar casi cualquier cosa entre aquellas cajas tan grandes de las estanterías, o en unas vitrinas pequeñas atestadas de cacharritos variopintos: un peine con forma de sirena, un cuadro de la Alhambra enmarcado, fundas de plástico para guardar los cepillos de dientes, zapatitos de niños chicos, cintas, babis, ropa interior, monederos, cajitas, estuchería de piel, flotadores para la playa, juguetes de plástico, espejos, toallas, hules, maquillaje, sujetadores con ballenas de verdad, colonias ¿qué no venderían nuestras tías?
Porque siempre eran así, como las vemos en las fotografías, riendo, felices, dispuestas siempre a vender, con mucha labia y muchas tablas en el mundo de las ventas.

Y nuestro abuelo, la verdad es que apenas lo recordamos en el mostrador, más bien en su rincón, tranquilo, o escuchando las historias que le contábamos. También nos acompañaba a veces a la trastienda (¡El paraíso de las "registradoras"!) y nos enseñó a utilizar un viejo tocadiscos, y a apreciar la música de tangos con aquellos discos magníficos que habían traído cuando se vinieron de Argentina.

Casa Cabello era familiar, cercana, una isla en el mundo de las compras. Nos encantaba ir a la tienda y pasar allí las horas perdidas, oyendo las conversaciones de nuestras tías o programas en la  radio de válvulas que nuestro abuelo tenía.

El papel de la tienda: camisería, géneros de punto, lanas
Plaza del Generalísimo, 11, teléfono, "38"

Guardamos como oro en paño este trocito de papel de envolver de la tienda, estaba entre las cosas de nuestros padres y nos parece estupendo poder guardar este "tesoro".

Nuestra prima Irene nos ha enviado un recuerdo entrañable: una de las bolsas ¡Oh, modernidad! de la tienda de nuestro abuelo, ya debían de ser los setenta, porque el teléfono de la tienda había dejado de ser el "38" para ser el "110038", y también había cambiado el nombre de la Plaza, ahora era "General Franco".


 Bolsa de Casa Cabello
Fotografía de Irene García


Cuántas veces íbamos de mandados con nuestra madre y nos quedábamos embobados mirando el escaparate, decidiendo qué pijama nos gustaba más o qué pañuelitos bordados íbamos a pedir... Después nos íbamos con nuestras compras, que tantas veces fueron regalos, en esas bolsas verdes inolvidables. 
De vez en cuando también nos daban una monedita que llevábamos en la mano, fuertemente apretada, y gastábamos en el quiosco de Ana, siempre le comprábamos a ella, quizás por su aspecto de abuela agradable.
Una vez, nuestro abuelo iba a ser padrino de algún recién nacido, no recordamos de quién. Y cuando fuimos a verlo tenía encima de aquella mesita en la tienda un montón de monedas; había perras chicas, perras gordas, pesetas, dos reales... Nos dijo que estaba preparando "el pelón", y que se metería todas esas monedas en el bolsillo para echárselas a los niños al salir de la iglesia.
Nos fuimos con él a la iglesia, y, cuando salíamos del bautizo, nos puso un montoncito de pesetas en la mano, para que no nos pisotearan los niños mayores si nos metíamos a recoger monedas del suelo.

"Roña, papá Luis"
"Padrino, que no se lo gaste en vino"
"El pelón, el pelón"

Esas eran las frases que los chiquillos gritaban a plena voz al terminar los bautizos (nosotros hemos pensado que seguramente en tiempos de Alfonso XIII, cuando se acuñaron aquellas monedas con la efigie del rey niño a las que se les llamaba popularmente "pelón", ya se repartirían puñados de monedas en los bautizos, y cuantos más "pelones" hubiera, pues mejor, más generoso era el padrino y más dinero recogían los niños).
 Pues en aquella ocasión nos quedamos junto al padrino, con las moneditas bien guardadas, mientras los demás niños pugnaban por recoger otras monedas del suelo.

La tienda estaba justo en el centro del pueblo, junto a las de Rogelia, de Consuelo Bohórquez y de Pilar y Juan Piñero, en los sesenta y en los setenta aquella era la zona casi exclusiva de ropas y tejidos. No recordamos hasta qué año estuvo abierta, pero de una cosa estamos seguros: Casa Cabello dejó un recuerdo imborrable en todos nosotros.

.






jueves, 26 de noviembre de 2015

Homenaje a Paco Lobatón en Jerez: Premio Especial Ciudad de Jerez 2015

La familia Lobatón durante la entrega de premios
Cortesía de Elena Lobatón




Por Esperanza Cabello

Hace un par de meses, nuestra amiga Elena Lobatón nos contó que la ciudad de Jerez había homenajeado a su hermano Paco en una ceremonia entrañable y emotiva. Le habían entregado el "Premio Especial Ciudad de Jerez", reconociendo así su trayectoria profesional, su prestigio reconocido y su especial sensibilidad por los temas sociales.
Junto a Paco Lobatón también recibieron distintos galardones otros jerezanos reconocidos en el mundo cultural o empresarial, y asociaciones muy sensibilizadas con la problemática social.
Elena nos contó que había sido una noche mágica, entendemos su emoción, pues nos ponemos en su lugar y comprendemos que ese tipo de homenajes a tu propio hermano debe de llegar al corazón.
También nos contó que se había reunido toda la familia, los Lobatón Sánchez de Medina forman una familia muy numerosa, de las supernumerosas de antes. Rosario y Pedro tuvieron diez hijos, y, aunque ya no están todos, siguen formando una gran familia.
Elena puso mucho empeño en que leyéramos el discurso que su hermano Paco había pronunciado, como portavoz de todos los homenajeados, y nosotros nos pusimos en contacto con Paco, que nos lo proporcionó.
Ahora que han pasado algunas semanas desde aquel día, y que hemos tenido la ocasión de leer el libro autobiográfico que Pedro Lobatón, el pater familias, escribió con sesenta y tres años, hemos comprendido el sentido de familia que acompaña a los dos escritos, hemos entendido el compromiso social de Paco, heredado de su padre,  y el cuidado que pone Elena en que los recuerdos de infancia de todos se conserven, manteniendo, también, la relación con el pueblo de sus padres, Ubrique.

Aunque se trata de un escrito bastante extenso, con muchas referencias a Jerez, hemos pensado que lo mejor será publicarlo en su integridad, con nuestro agradecimiento a los hermanos Lobatón por las fotografías y el texto.

Premios "Ciudad de Jerez" Octubre 2015
Cortesía de Elena Lobatón



"Queridos conciudadanos, familia, paisanos y amigos, miembros del Consistorio, Alcaldesa:

Una ciudad es una arquitectura, un hablar, unas tradiciones religiosas y profanas, unas costumbres, un estilo y hasta una cocina: un orbe entero que lo contiene todo; un sistema de vida. Un lugar privilegiado, una luz que le es propia, un paisaje.
Y es también una ciudad un rumor que resuena por plazas y calles, unos silencios que se estabilizan en lugares donde nada puede romperlos; un tono en las voces de sus habitantes y una especial cadencia en su hablar...
Así es como María Zambrano siente y define la ciudad. Sus palabras acuden en mi auxilio para decirle lo que siento a ésta que es mi ciudad, en este día que presiento repleto de encuentros y de voces. Y es el corazón lo primero que me encuentro. El corazón que recibe este premio como un te quiero dicho por alguien a quien quieres. Como una confirmación de amorosa reciprocidad.
Es ahí donde ha ido a alojarse la noticia de este reconocimiento desde el primer instante. Ahí, corazón adentro, y no en el reducto del yo ni en el corralito del orgullo. El corazón es el labio y el oído al desgranar la doble declaración de amor sin fronteras: Mi ciudad me quiere. Yo quiero a mi ciudad.
Lo decimos y el corazón se ensancha. Más aún al hacerlo ahora en voz alta ante todos vosotros. Lo decimos y sentimos algo que nos ata y nos libera a la vez. Una vibración que solo produce el buen amor.
Así que ese es el Jerez que siento como ciudad mía y nuestra. La del querer. La de la gente a la que quiero.
Por eso, incluso estando lejos como me ha tocado estar tanto tiempo, nunca me he ido de Jerez. Me lo he llevado puesto. Ha venido conmigo. Ha sido mi sostén cuando arreciaba el frío y la cálida querencia que te devuelve siempre al espacio primero de los afectos.
Porque quiso la diosa Azar que aquí me fueran a nacer. Y no en cualquier esquina, no. Calle Porvenir. Y al poco, como para añadir garantías al incipiente porvenir, al Paseo de las Delicias me llevaron.
El campito, el sitio de mi recreo, dicho sea con toda la intención con que lo hizo Antonio Vega en una de sus canciones más hermosas.
El sitio de mi recreo, sí, un lugar que antes de ser huerta fue exactamente eso, un Recreo (con mayúsculas) de palmeras y árboles frondosos.
Qué más se puede pedir si, además, naces bajo el signo del siete, séptimo de los hijos de Rosario y de Pedro que llegarían, mediando Jerez, a sumar diez. La vida suma y resta y multiplica. En la resta, se fueron primero los padres y luego los hermanos más guapos, Luis Fernando y, hace poco, Juan de Dios. “Ya vais quedando menos”, dijo mi sobrina Victoria, con un desenfadado humor negro en el embarazoso trasiego de los pésames que nos damos para que las ausencias pesen menos.
En el suma y sigue, aunque seamos menos, seguimos igual o más unidos (va por días, como en cualquier familia), María de los Ángeles, Pedro, Miguel, Elena, Charito, Fermín, José María y yo mismo. En la multiplicación están los hijos y los hijos de los hijos, entre ellos los míos: Triana, Ausias y Berenice, repartidos entre Barcelona, Berlín y Madrid. Triana con Arne, padres de Pau, con siete meses ya; y Ausias con Bea, desde hace un año padres de Emma. Y Berenice, en su singular reinado de hija pequeña y tía prematura.
Con Ana a mi lado, mi amor de resonancias omeyas, mi mujer-mezquita de acogedores arcos en los que la belleza convive con la pasión, más duradera por más serena.
Muy cerca de la tierra, pero también del cielo. Eso es, al fin y al cabo, lo que vive un niño granjero, como fui yo, entre animales sueltos, en medio de maizales y sembrados de trigo (...)
Viendo a casi todos ellos aquí, pero pensando sobre todo en los que todavía cuentan su existencia en días, semanas o meses, quiero querer para ellos la infancia que viví en esta tierra. Entre el porvenir y las delicias. Muy cerca de la tierra, pero también del cielo. Eso es, al fin y al cabo, lo que vive un niño granjero, como fui yo, entre animales sueltos, en medio de maizales y sembrados de trigo, de frutales y veredas y zambullidas en la alberca de agua de pozo, compartida con renacuajos y otros bichos entre reflejos de verdín y el sol de todos los veranos.
No imagino una infancia más feliz. Barriada de La Asunción, carretera de Cortes, frente al fielato. Cruzando la cancela de hierro forjado veíamos venir a la señorita Mercedes a enseñarnos las primeras nociones, quizá el abecedario. El mismo camino que cruzaría tantas veces Sebastián, su hermano, para amistarse conmigo y engatusarme con relatos fantásticos y compartir juegos de bolindres y correrías de gatos. Igual que luego Ángel, ya en tiempos de instituto y mientras compartíamos el esplendor de los primeros amores y la desazón de los primeros desamores, y andábamos estrenando el sentimiento primero y principal que llamamos amistad.
Ese Instituto que compartí con Ángel, es el Padre Luis Coloma que sigue en pie en la Avenida. A él llegué procedente de los Marianistas. La Porvera primero, el Pilar después, gracias a la tenacidad de nuestro padre con la cartilla de familia numerosa en ristre hasta conseguir beca. Si mi padre se sentía feliz al confiarme a una educación con patente católica, mucho más feliz me sentí yo al descubrir el mundo laico y mixto del Instituto. Chicos y chicas juntos en clase y, siempre que se podía, mejor aún fuera, entre recovecos del Parque González Hontoria. Será por algo que los años no han borrado los nombres vinculados al Coloma: don José Cádiz o don José Alvarado (directores), Juan Cánovas, Domingo Aguilar, María Dolores Hidalgo de Torralba, profesores....
Ni el recuerdo del periódico mural -El Silbo lo llamamos en claro homenaje a Miguel Hernández-, en el que publiqué la primera entrevista de mi vida a un vagabundo pintor de nombre Rosique. Puede que fuera, sin tener consciencia de ello, mi primer peldaño hacia el periodismo. El siguiente y decisivo me esperaba en Radio Jerez, en la Plaza de las Angustias, a escasos metros de la casa que me vio nacer. Porvenir era la calle -como ya dije antes- y quién me iba a decir que el mío iba a empezar a dibujarse ante el micrófono que Carlos Vergara puso en mi camino.



La familia Lobatón durante la entrega de premios

Cortesía de Elena Lobatón



Una luz se encendía para mí en aquellos tiempos oscuros -conviene no olvidarlo- con un nieto del general Primo de Rivera sentado en el sillón de la Alcaldía, tan impasible como su abuelo estaba a lomos del caballo entre chorros de agua y cagadas de paloma en la Plaza del Arenal. Plaza del Arenal. La que cantaba La Paquera de Jerez y era la sintonía inconfundible de las mañanas de la Radio. Aquel Alcalde escuchaba el informativo local -en el que era inevitable que habláramos de él- y me hacía llegar recados a través de una Domecq.
Bien mirado, fue todo un entrenamiento y la confirmación de que había empezado a bregarme en el complicado oficio de informar, todavía entrelíneas y con el riesgo de terminar entre rejas. Curiosamente eso fue lo que estuvo a punto de pasarnos a los integrantes del grupo Génesis el día en que decidimos recitar nuestros poemas revolucionarios ante el escandalizado auditorio del Club Nazaret. La justa poética terminó con la Policía requisando nuestros papeles y citándonos a declarar.
Aunque el episodio no pasó a mayores fue el anticipo de lo que me esperaba en mi siguiente destino: Madrid.
Hablo del Madrid universitario de finales de los sesenta, probablemente los más duros del franquismo. Mientras trabajaba en pintorescos oficios para pagarme los estudios, llegó el compromiso, la militancia política en el movimiento estudiantil. Y llegó Billy el Niño, todo un sheriff de la Brigada Político Social, pistola en mano para intentar impedirlo. Recientemente ha vuelto a salir a la luz esa figura siniestra a través de la querella presentada por algunos de mis compañeros ante la jueza argentina María Servini de Cubría, para que se siente en el banquillo a él y a otros torturadores de esos años de plomo.
Y así fue como pasé de las aulas universitarias a las celdas de la cárcel de Carabanchel, tercera galería, la de los presos políticos, y de ahí al Tribunal de Orden Público, y, finalmente, al exilio.
Tenía solo 20 años cuando me topé de golpe con el sentimiento de los desterrados, el de la condena a vivir lejos de los tuyos sólo porque querías contribuir a una vida mejor y en libertad para los tuyos. Empezando por la familia y los amigos. Un sentimiento revivido estos días en la peripecia de los exiliados sirios que intentan encontrar refugio en Europa, entre nosotros.
Dejo aquí el relato de los hechos para retener algunos valores de fondo a todos ellos.
La amistad verdadera es una raíz que permanece, que te fija en el suelo de la vida, que florece a veces y a veces enmudece, pero que sabes cierta y sientes que siempre va a esperarte.
La amistad, por ejemplo. Seguramente esta ciudad nuestra a la que tantas carencias reprochamos, sea una de las pocas que puede acreditar haber tenido un Club de la Amistad. Alojado en territorio dominico, fue uno de ellos, Pedro León, su animador más constante. Yo, que por aquellos años ya no me confesaba, confié al cura León mi enamoramiento irremisible de Inmaculada, y él, en vez de penitencia, me regaló un bellísimo poema para ella. Allí y en la pequeña sala de San Dionisio hicimos también teatro, con Pepe Marín como maestrante. De Morris West a Bertol Brecht iba nuestro repertorio. Ahí es nada. No hicimos afición ni negocio, pero sí amigos duraderos.
La amistad verdadera es una raíz que permanece, que te fija en el suelo de la vida, que florece a veces y a veces enmudece, pero que sabes cierta y sientes que siempre va a esperarte. Con un afecto antiguo pero siempre a estrenar. Y la felicidad seguramente es justo eso: no dejar de estrenar afectos. Algo que ocurre en la infancia, principalmente. Por eso deseo esa felicidad con todas mis fuerzas para los hijos de mis hijos y para todos y cada uno de los hijos de esta ciudad que nos acoge sin fronteras.
¿Sin fronteras? Sin fronteras, sí. Esa es la ciudad que quiero, la ciudad a la que aspiro con el impulso decidido de un tiempo por venir nuevo y distinto, como arma cargada de futuro, para decirlo con la rotundidad poética con que lo expresó Gabriel Celaya.
Un futuro entendido como proyecto libre de las rémoras que traban el derecho a vivir con dignidad. Dignidad que es sinónimo de vivir con derechos, con todos los derechos. Al trabajo, a la vivienda, a la sanidad, a la enseñanza, a la cultura. Y a la felicidad. Me acojo aquí a la hedonista sentencia de San Agustín, según la cual la vida no merece vivirse si no es para ser feliz. Esa es la ciudad a la que aspiro. Un Jerez sin fronteras.
El premio que hoy me otorga esta ciudad no hace sino renovar mi compromiso con ella. No creo en el periodismo de la observación aséptica de la realidad, tampoco en una neutralidad incolora, inodora, insípida.
Sí creo en la independencia y en la utilidad social a la que se debe nuestra profesión, por encima de ambiciones o lucimientos personales.



 La familia Lobatón durante la entrega de premios

Cortesía de Elena Lobatón


El primer deber, en el ejercicio responsable de la observación propia de un periodista, no puede ser otro que el de analizar la realidad tal como es: con la dureza sustantiva de las cifras que colocan al área urbana de Jerez como la de mayor desempleo de España, un doloroso podio; un podio en el que otro indeseable escalón nos precipita en la sima una deuda difícilmente subsanable antes de cuatro décadas. Todos esos datos son piedras de otras tantas fronteras. Para tener horizontes hay que echarlas abajo sin demora y que sirvan si acaso para enterrar bajo ellas tópicos que nos acompañan con la persistencia de las maldiciones, como la del Jerez de los señoritos.
El señorío lo da la ciudadanía, no los privilegios. Y la ciudadanía viene de la igualdad de derechos. A esa ecuación debemos volver una y otra vez. 
Un tópico trasnochado pero que persiste aunque ya no haya casi señoritos, y que nos golpea todavía y seguirá golpeándonos, volverá como vuelve el bumerán, si no somos capaces de cambiarlo por el Jerez de los ciudadanos.
El señorío lo da la ciudadanía, no los privilegios. Y la ciudadanía viene de la igualdad de derechos. A esa ecuación debemos volver una y otra vez. Por más que la crisis haga más empinado el camino, o precisamente por eso.
La crisis ha generado otra hornada de fronteras interiores. Las piedras centenarias de nuestras viejas murallas fueron sustituidas, en el tiempo todavía reciente de la burbuja, por los ladrillos de la especulación, del dinero rápido y fácil, del Jerez ampliado a base de unifamiliares adosados o sin adosar, los de los mega centros comerciales del extrarradio que vaciaron de clientes y de perspectivas a los del centro urbano, los de las obras grandilocuentes pero absolutamente ineficientes hechas a costa y a cuenta del erario público.
Y en la hora en que la crisis actúa como un punzón que pincha y hace desvanecerse la burbuja, Jerez se hace acreedor de títulos implacables -indeseables pero absolutamente implacables- como los de ciudad fallida o ciudad fracaso. Hay que admitir que esta radiografía periodística de mi admirado colega Pedro Ingelmo está basada en datos ciertos. Pero eso no significa que haya que ver en ella una condena. Todo lo contrario. Yo la percibo más bien como un desafío, como una incitación a la rebeldía ciudadana.
Porque, ¿cómo vamos a resignarnos sin más a ser un fracaso? ¿Cómo, a pesar de todas las decepciones sufridas, cómo vamos a renunciar a una gobernanza de calidad capaz de unir voluntades ciudadanas -y no sólo partidarias- y de hacer confluir iniciativas de progreso?
Renunciar a ello sería la peor condena para la colectividad a la que llamamos CIUDAD con toda la hondura de su significado solidario y democrático. La ciudad que existe en, por y para el entramado de ciudadanos tejiendo la red solidaria que hace sociedad. La única que merece ese nombre. La que hace comunidad. Y la que, sobre esa sólida base, aspira a la riqueza bien entendida: no la riqueza de unos pocos a costa de la mayoría, sino la que alcanza a la mayoría y la dota de la dignidad debida.
Porque, en sentido contrario y como ha dicho recientemente en Córdoba el expresidente uruguayo José Mujica, la pobreza consiste en no tener comunidad. Jerez tiene comunidad y, por tanto, existe como sociedad capaz de rehacer su futuro. Aquí, en este mismo acto, tenemos la certificación más clara en las personas y colectivos con los que tengo el honor de compartir los Premios de la Ciudad de este año de 2015.
Me enorgullece, sí, saberme compañero de viaje de las Mujeres Imparables y su emergente red empresarial; de la Voz de las Mujeres por la Igualdad; del Jerez de la creación que encarna Abraham Zambrana- por cierto, la próxima vez vendré con unos de tus maravillosos zapatos-;  del de la Difusión en todos los sentidos que quepa imaginar y que practica con éxito y encomiable constancia Manuel Romero Bejarano; de la capacidad para aunar conservación patrimonial y progreso que distingue a Manuel Domecq Zurita; de la Excelencia aplicada con tesón y buen oficio que caracteriza el quehacer de Antonio Páez Lobato, hacedor de calidades vinícolas, sobre todo en el vinagre que lleva el apellido de Jerez por el mundo.
Así que en el índice de los premios hay una muestra del potencial creativo y emprendedor que habita entre nosotros. En la entretela social, estoy seguro, el muestrario podría ampliarse casi sin límites
Así que en el índice de los premios hay una muestra del potencial creativo y emprendedor que habita entre nosotros. En la entretela social, estoy seguro, el muestrario podría ampliarse casi sin límites. Al mirar al Jerez de hoy lo hago a la vez como periodista y como ciudadano, procurando aplicarme aquella máxima kennediana que decía “no preguntes qué puede hacer el país por ti, sino qué puedes hacer tú por el país”.
Sinceramente creo que debemos formularlo así, en primera persona del plural, incluyéndonos todos en la carta de deberes. La que invocó José Saramago al recibir el premio Nobel de Literatura, él que era el más irreductible defensor de la carta de los derechos humanos. El porvenir no existe si no nos atrevemos a imaginarlo, a dibujarlo aunque sea, de entrada, a golpe de preguntas.
Me andaba preguntando, por ejemplo, si no sería posible que el flamenco además de las citas ya consolidadas como el Festival de Jerez o las zambombas navideñas, en proceso de reconocimiento como Bien de Interés Cultural, no podría ampliar su oferta a lo largo de todo el año y en todas sus expresiones. Y hace unas horas he encontrado una respuesta alentadora a esa pregunta en el compromiso anunciado por la alcaldesa de hacer todo para que la programación de otoño de El Flamenco de Jerez se extienda a todas las estaciones.
Así que hay respuestas posibles.



 La familia Lobatón durante la entrega de premios

Cortesía de Elena Lobatón



Me pregunto si en la cartografía de nuestros cascos de bodega no caben mil y una posibilidades para añadir valor a los circuitos turísticos y dotarlos de un contenido cultural con miras de futuro, haciendo que cada visitante se convierta en un embajador entusiasta de nuestros vinos y de nuestra ciudad. Me pregunto cuánto desarrollo cabe del hecho ya consolidado de un Jerez epicentro de un abanico impresionante de destinos de litoral y de interior. Cuántos corredores, organizados como rutas polivalentes, programas combinados de transporte y de exploración cultural, admite todavía el formidable catálogo de destinos de playa y también de campiña y de sierra.
Me pregunto cuántos circuitos tenemos por estrenar, incluido el Circuito por antonomasia. Cuántas iniciativas seríamos capaces de articular -además del Mundial de motociclismo- para que a ese dragón de asfalto no le rujan más las tripas que los motores. Por cierto que los caballos hidráulicos nunca pudieron ni podrán arrebatar protagonismo a los caballos de sangre, a los pura sangre; los genuinos caballos jerezanos. Los que los niños de barriada veíamos de soslayo al pasar por el antiguo hipódromo de Chapín, los de la Yeguada militar y, luego, los de la Real Escuela de Arte Ecuestre. Siendo un niño granjero, como ya he contado que fui, nunca aprendí a montar a caballo. Era algo prohibitivo para la mayoría de los niños de mi generación y me temo que en buena medida lo sigue siendo hoy. ¿Por qué?
Emoción y Agradecimiento, por un reconocimiento que no hace sino redoblar mi compromiso con la ciudad que tanto quiero
Sigo con las preguntas: ¿No sería razonable que la ciudad del caballo potenciara al máximo su Escuela Municipal de Equitación, al modo de los centros de alto rendimiento que han permitido que emerjan grandes campeones en distintas disciplinas deportivas?
He hecho todas esas preguntas deliberadamente, pero con la humildad debida, porque estoy seguro de que en cada uno de esos asuntos hay gente empeñada ya en la tarea. A ellos deberíamos sumarnos todos, decididamente.
Quién dijo que todo está perdido
Yo vengo a ofrecer mi corazón
Son del cantautor argentino Fito Páez estos versos: el que pregunta y el que responde. Los refiero a punto de terminar porque esa ha sido también mi guía hoy: preguntar primero y ofrecer lo que tengo. Palabras y preguntas.
Emoción y Agradecimiento, por un reconocimiento que no hace sino redoblar mi compromiso con la ciudad que tanto quiero.
Si, como afirma nuestro Premio Cervantes, José Manuel Caballero Bonald, somos el tiempo que nos queda, yo quiero vivir ese tiempo, todo lo ancho que pueda ser, sintiéndome parte inseparable de esta ciudad.
Y quiero serlo de una manera activa: para combatir con toda la rabia necesaria los tópicos que nos anulan, pero, sobre todo, para impulsar los sueños a los que debemos aspirar para conseguir acercarnos a la ciudad ideal.
Sí, puede parecer un sueño. Pero, como dice María Zambrano: Los sueños han movido en parte la humana historia. El caso es soñar bien. Soñar con la conciencia despierta.
A ese sueño es al que quiero invitaros a todos, queridos conciudadanos. ¡Muchas gracias!

Paco Lobatón

Jerez, 9 de octubre de 2015 


martes, 24 de noviembre de 2015

Las calles de Ubrique hacia 1800





Por Esperanza Cabello

Este blog nació queriendo hacer un homenaje a Manuel Cabello y a Esperanza Izquierdo. Con el paso de los años nos hemos ido entusiasmando con cientos de historias de Ubrique y de los ubriqueños, e intentamos ir más allá.
Pero inexorablemente cada vez que llegamos a algún sitio con alguna investigación descubrimos que nuestros padres ya estuvieron en ese lugar, e incluso más lejos.
Por ejemplo, nosotros estábamos muy ufanos de haber conseguido el listado de las calles de Ubrique en 1823 (en el censo del Archivo Municipal), pero hemos encontrado unas hojillas de papel garabateadas en la que hemos podido leer una relación  de calles y ciudadanos de principios del siglo XIX.

Suponemos, después de haberle dado muchas vueltas, que las hojillas formaban parte de una investigación sobre la Hermandad de Jesús Nazareno, e incluso podríamos aventurar que los datos están extraídos del Libro de Fundación de la Hermandad o de algún documento similar.
El caso es que ahora conocemos qué calles había en Ubrique a principios de ese siglo. Transcribimos la relación que escribió nuestro padre tal cual. El primer número se refiere a la cantidad de vecinos de la calle que participaron en la cuestación, a continuación indica el nombre de la calle y también los nombres de los vecinos que le llamaron la atención.



"Calles y vecindario de Ubrique. Relación nominal y en algunos casos qué ofrecieron.
Hacia 1800

La encabezaba el Excelentísimo Señor Duque de Osuna.

19 calle Real. Serafín Vecina y José Calvo y Misut.
37 calle Perdón. Destaca don José Reguera
12 calle del Puente (entendemos sea el de Los Callejones, o sea, Moreno de Mora)
17 calle San Sebastián
19 calle Nueva. Destacan los vecinos Francisco y Bartolomé Orellana
5 calle de la Cárcel. Fernando Borrego, el menor
16 calle del Agua. Encontramos a un tal Miguel Panal
11 calle Los Solano
11 en la calle Morales
4 en la calle Cantarrana, destacando José Zarco
3 en la calle Rosario
31 en la calle Toledo, de donde destacamos 2 familias, Panal, Maza, y Miguel y un tal Antonio Vallejo que dió una peseta en yeso
34 vecinos en calle Alcantarilla (calle Botica posteriormente).
24 en la calle Consejo en la que destacamos dos nombres muy interesantes, Miguel y Francisco Romero
20 calle Torre, con Miguel Bohórquez a la cabeza (Isabel Bohórquez, los de la botica) y un tal Buena Ventura
8 en la calle Ronda donde aparece Francisco Yuste
9 en la calle Higueral, donde aparece el apellido Torralbo y un personaje entrañable de Ubrique, Catalina Saldívar, hermana del que fue guerrillero
2 en la calle Nacimiento, de ellos un José Panal
11 en la calle Carnesería
5 en la calle Caracol
2 en la calle Cote-suela
8 en la calle Fuente-suela

y por último unos cuantos más, en total 3 para la calle Morales
En total en esta cuestación se recogieron 6338 reales de vellón"


Podremos segir construyendo, con estos datos, el casco urbano de Ubrique hace dos siglos.

Nota: Nuestro amigo Manuel Zaldívar, que ha realizado una magnífica investigación sobre los malteses en Ubrique, nos indica que  esta relación debe de ser posterior, pues Serafín Vecina, hijo del maltés Ángel Vecina nació sobre 1810. Gracias, Manuel.

.

sábado, 21 de noviembre de 2015

La web de Zaldívar

Comienzo de la web de Zaldívar


Por Esperanza Cabello

Hoy nuestra amiga Pepi nos ha dado una grata noticia: por fin está publicada "La web de Zaldívar", una página de nuestro amigo Manuel Zaldívar, dedicada a la historia de Ubrique.
Manuel es un magnífico y constante investigador, apasionado de la "genealogía ubriqueña", lleva años estudiando los libros de censo del Archivo Histórico Municipal de Ubrique, y visitando archivos y bibliotecas para sus investigaciones.
Sus investigaciones han sido un verdadero tesoro para todos nosotros, pues siempre está dispuesto a aportar datos e ideas para cada trabajo.
Hasta el momento ha publicado muchos artículos muy interesantes, dedicados a familias ubriqueñas, a visitantes distinguidos, a los maestros, a los fabricantes de petacas, a personajes distinguidos o a acontecimientos relevantes.
La mayoría de ellos los ha publicado en la web de José María Gavira "Historias del Mediodía", pero ahora esperamos tener la posibilidad de ir leyéndolos en la nueva web.  
Así que estamos muy contentos de darle la bienvenida a la "comunidad bloguera" ubriqueña y estamos seguros de que cosechará grandes éxitos disfrutando con este trabajo.


.