lunes, 31 de agosto de 2015

La exposición de David Bulpe en la plaza de la Verdura

 Exposición "Recuerdos del presente"
Por David Bulpe Solano


Esperanza Cabello

Hoy lunes, a las nueve y media de la noche, tendrá lugar en la sede de la Asociación de Vecinos de la Plaza de la Verdura y Casco Antiguo, y dentro del programa de "Tardes de Novena", la inauguración de al exposición del joven ubriqueño David Bulpe Solano "Recuerdos del presente", una exposición que, con total seguridad, no nos dejará indiferentes, no solo por ser innovadora y asombrosa, sino por sus fines, exclusivamente solidarios.



David Bulpe Solano



David Bulpe Solano, hijo de José Bulpe y de María Solano, nació el 26 de noviembre de 1984. De chiquitillo recorrió cientos de veces las calles de Ubrique desde el Toledo, donde vivía con sus padres y sus hermanas, Olga y Celia, hasta la calle Magdalena, donde su abuela tenía una panadería en la que fabricaba las más deliciosas molletas de Ubrique.

También frecuentaba la calle Pasadilla, donde vivían sus abuelos, originarios de Cádiz, que habían venido a Ubrique con su hijo José, conocido por todos al ser conductor de ambulancias.

La escuela de David fue el Sagrado Corazón, allí escribió sus primeras letras y leyó sus primeros libros. De su estancia en la escuela recuerda con mucho cariño a su maestra Ana María Sánchez Pozo, que le enseñó a respetar a los demás y le contagió su pasión por la música clásica, tanto ella como su padre, José Sánchez Bazán, le abrieron el corazón al mundo de la música. También dejó mella en David su maestro Manolo Cabello Izquierdo, sobre todo por su espíritu curioso e inconformista.

Contra todo pronóstico, al llegar a la universidad David eligió hacer sus estudios de Ciencias Económicas y empresariales, carrera en la que se licenció en 2011. Pero su profesión, al igual que la de su padre, es conductor de ambulancias. Quizás por ese equilibrio entre la salud y la enfermedad, entre la urgencia y lo vital, David es un joven humano, centrado y sensato.

Si algo bueno tuvo la universidad es que allí conoció a su amor, a  Vanessa Lobo González, una estudiante de Ciencias Químicas que se ha convertido en su compañera y en su apoyo incondicional.

Junto a Manuel Pérez y Antonio Rodríguez Agüera, dos grandes de Ubrique.



Pero David no es una persona en absoluto conformista, a pesar de ser un economista conductor de ambulancias, su vida, su pasión, va por otros derroteros. Ya de chiquitito se embobaba con las fotografías, con los álbumes de fotos familiares, con las fotos que iba haciendo y llevaba a revelar  poco a poco. También le encantaban los videos. La primera vez que fue al circuito de Jerez, muy jovencito, se encargó de llevar una gigantesca cámara de video de sus padres y se propuso  grabar a todos y cada uno de los pilotos ¡Y los grabó!

La fotografía y el video se han convertido en uno de sus impulsos vitales, pero ha sido recientemente cuando todos los ubriqueños y ubriqueñas nos hemos quedado embobados con su trabajo, cuando hemos conocido la serie documental “Ubrique, como yo lo siento”. Porque ahí, lejos de encargos y de presiones, es donde el verdadero David ha podido expresarse, donde su lado humano, entrañable, comprometido y solidario ha surgido con toda su fuerza. Él no quería seguir viendo más una imagen de Ubrique roñosa, llena de tópicos, de gente morbosa y prensa amarilla que nos presentaba como gente zafia  y, en el mal sentido de la palabra, cateta.

Y “Ubrique como yo lo siento” presenta “solo” una imagen de nuestro pueblo y de nuestros paisanos. Tranquila y sosegada, llena de arte, de ingenio, de humanidad. Para todos nosotros fue un lujo ver en primicia sus escarceos con la cámara mientras nos presentaba a don Manuel Pérez, su Amigo con mayúsculas. Y es que David se sabe rodear de la gente adecuada, y don Manuel es el mejor representante de ese Ubrique que todos queremos.

Después hemos visto otros videos que nos han emocionado, nos han entusiasmado y nos han hecho sentirnos muy orgullosos de él. Es que no para, siempre son proyectos y nuevas ideas.





.

domingo, 30 de agosto de 2015

Quinita, por Rodríguez Cabas

 Quinita, la hija de Juan Rodríguez Cabas
Gentileza de Antonio Leal
 


Por Esperanza Cabello

Hoy hemos recibido una gran sorpresa: un nuevo cuadro del pintor Juan Rodríguez Cabas para nuestra galería particular.
Ha sido una gentileza de Antonio Leal, un fontanero de Torremolinos (en este enlace), que ha tenido la gentileza de enviarnos la fotografía de este cuadro que Juan Rodríguez Cabas hizo a su hija "Quinita".
Se trata de una pintura al óleo que representa a una niña, Quinita, vestida de gitana, con un traje azul y rojo de volantes, tocando las castañuelas.
Es un cuadro costumbrista que se aleja un poco de los que conocemos hasta el momento del genial pintor sevillano, aunque hemos visto varios retratos realistas realizados por él, en este caso no se trata de una obra clásica, sino que va un paso más adelante en su abstracción.


 Fotografía de la firma de Rodríguez Cabas
Gentileza de Antonio Leal


Rodríguez Cabas tenía por costumbre firmar sus cuadros y añadir, siempre, una fecha. Para nosotros eso es estupendo, pues así podemos saber que este óleo fue pintado en 1954, antes de su estancia en Ubrique.
Agradecemos a Antonio Leal que nos haya enviado esta imagen, que añadimos a continuación a nuestra "Galería particular".

sábado, 29 de agosto de 2015

La fábrica de petacas de Ubrique en 1921




Por Esperanza Cabello


Echando un vistazo en la Biblioteca Nacional hemos podido leer, en el periódico "La Época" del 27 de octubre de 1921, los ofrecimientos y rasgos patrióticos de muchos españoles durante la Guerra de Marruecos. Nos ha llamado la atención especialmente un detalle del concejal sevillano Manuel Piñal.




"Además, para los jefes y oficiales el señor Piñal ha encargado a la fábrica de petacas de Ubrique unas pitilleras en las cuales figura en un lado el escudo de Sevilla y en el otro la siguiente inscripción grabada á fuego: "Campaña de 1921"."

No sabemos a qué fábrica en concreto se refiere el periódico, seguramente a la de Emilio Santamaría, en cualquier caso está claro que ya en 1921 las petacas de Ubrique eran un artículo de lujo y renombre.


.

viernes, 28 de agosto de 2015

La exposición de David Bulpe: "Recuerdos del presente"

Cartel de la exposición de fotografías históricas insertadas
"Recuerdos del presente"


Por Esperanza Cabello

Hoy hemos tenido la gran oportunidad de participar, junto a David Bulpe, en un programa radiofónico guiado por Juan Carlos Panal en Radio Ubrique (en este enlace).
En realidad hace unos meses que tenemos la suerte de haberlo conocido y de haber podido colaborar con él. Uno de estos días tan calurosos de este verano nos pidió que participáramos con él en la selección de unas cuantas fotografías antiguas de Ubrique para un nuevo proyecto.
Quería hacer un trabajo de inserción de fotografías antiguas sobre fotografías modernas. Para hacer estas fotos insertadas necesitaba reconocer los lugares desde los que se habían hecho las antiguas y hacer la foto exactamente desde el mismo ángulo.
Nosotros habíamos visto montajes de fotos antes/después, pero esta técnica es totalmente diferente, hay que calcular bien el lugar desde el que se hace, mantener el mismo ángulo y además tener una mano excelente con el trabajo.
Cuando vimos las primeras fotos insertadas nos parecieron increíbles. Habíamos seleccionado unas cuantas y algunas de ellas no se podían hacer,  bien porque el punto exacto del fotógrafo antiguo estaba ahora dentro de un edificio o porque el lugar estaba tan deteriorado que no quedaba nada reconocible.


 Casilla de peones camineros número once: antes y después
No era posible insertar las fotos, por el deterioro del lugar


Pero ahora el trabajo está casi terminado, hemos podido ver las fotografías que David ha transformado y el resultado es extraordinario. Pueden ustedes juzgar por sí mismos mirando el cartel de la exposición.
Las fotografías elegidas son, en su mayoría, del archivo familiar, pero también hay algunas del grupo de facebook Ubrique en el recuerdo, incluso el Archivo Histórico Provincial nos ha permitido utilizar una fotografía de 1955.
Elena Lobatón, Javier López y José del Canto también han colaborado con sus fotografías.
Además cada una de las fotos contiene una historia : fiestas, acontecimientos, trabajo, costumbres, edificios, inauguraciones... Y también hay ubriqueños, algunos reconocibles, otros anónimos.
Nosotros hemos intentado plasmar por escrito el momento histórico, las fechas, las personas e incluso los sentimientos de quienes lo vivieron.

Pero sin lugar a dudas lo que más nos ha gustado de toda esta experiencia ha sido conocer a David, es un joven inquieto, con las cosas muy claras, sensato, sensible  y además solidario.
Asociación de familiares de enfermos de alzheimer "por ellos" de ubrique - See more at: http://www.onsalus.com/asociacion/asociacion-de-familiares-de-enfermos-de-alzheimer-quot-por-ellos-quot-de-ubrique/75#sthash.ISgtBHR5.dpuf
Asociación de familiares de enfermos de alzheimer "por ellos" de ubrique - See more at: http://www.onsalus.com/asociacion/asociacion-de-familiares-de-enfermos-de-alzheimer-quot-por-ellos-quot-de-ubrique/75#sthash.ISgtBHR5.dpuf
Asociación de familiares de enfermos de alzheimer "por ellos" de ubrique - See more at: http://www.onsalus.com/asociacion/asociacion-de-familiares-de-enfermos-de-alzheimer-quot-por-ellos-quot-de-ubrique/75#sthash.ISgtBHR5.dpuf
Para esta exposición ha trabajado horas y horas "por amor al arte", pero él no le da ninguna importancia, pues los beneficios de esta exposición serán destinados íntegramente a la Asociación de familiares de enfermos de Alzheimer "Por ellos", de Ubrique. 
Estamos convencidos de que los ubriqueños y ubriqueñas, siempre solidarios, se volcarán en esta iniciativa solidaria, además porque cada una de las fotografías de David es un trocito de historia viva de nuestro pueblo.
La inauguración será el próximo día 31, a las 21:30, en el local de la Asociación de Vecinos de la Plaza de la Verdura y Casco Antiguo, y se mantendrá durante todas las tardes de novena.
 Muchas gracias, David, por tu dedicación, tu ilusión y tu trabajo.

.

miércoles, 26 de agosto de 2015

Suenan campanas de boda

 La boda de nuestros padres, 10 de septiembre de 1956


Por Esperanza Cabello

Ya hemos hablado muchas veces de la boda de nuestros padres, Manuel Cabello y Esperanza Izquierdo, que se casaron el diez de septiembre de 1956 en Ubrique. La ceremonia se celebró con gran pompa y miles de preparativos en el campo de fútbol de San Sebastián. Cientos de invitados, comida y bebida para todos... 
Fue una gran boda, se casaron a la vez los dos hijos mayores de Natalia Fernández y Leandro Izquierdo -Paco y Esperanza- con Carmen, hija de Trinidad y Juan, y Manolo, hijo de Julia y Paco.
Esta primera foto es de la mesa presidencial, vemos a Juan Sánchez, Trinidad Rubio, Natalia Fernández, José María Cabello, Esperanza Izquierdo, Carmen Sánchez, Paco Izquierdo, Leandro Izquierdo, nuestro abuelo Paco detrás y a los demás no los vemos, debe de estar Julia Janeiro también.
Decíamos que hemos hablado muchas veces de esta boda, pero hoy vuelve a esta página porque nuestro amigo Ángel Chacón nos ha enviado un recorte del periódico ABC del martes, 18 de septiembre de 1956, y en la sección de Ecos de Sociedad se recoge la noticia del doble enlace:


ABC, martes 18 de septiembre de 1956
Enlaces Cabello-Izquierdo e Izquierdo-Sánchez Rubio



En la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la O, de Ubrique, se celebró el matrimonial enlace de la señorita Esperanza Izquierdo con don Manuel Cabello y el de la señorita Carmen Sánchez-Rubio con don Francisco Izquierdo. Fueron apadrinados por las madres de los novios y por don Leandro Izquierdo. Bendijo el doble enlace el doctor en Derecho Canónico don José M a r í a Cabello, hermano de uno de los contrayentes. Entre los testigos figuraban el gobernador civil de Sevilla, don Alfonso Orí y el coronel del Ejército del Aire señor Navarro Garnica, el alcalde de Ubrique, señor Gago, el cura párroco de Ubrique y el juez señor Siles.

Muchísimas gracias, Ángel, por recordarnos estos buenos momentos.




martes, 25 de agosto de 2015

La familia Cabello Izquierdo

La familia Cabello en 1995, por Julia Ruiz Cabello



Ir a la casa de nuestra madre es siempre una especie de viaje al pasado, no solo porque ha sido nuestro hogar durante muchos años, sino porque encontramos auténticos tesoros que nuestros padres, cuidadosos, han conservado durante años.
El tesoro de hoy es más bien reciente, pero al mismo tiempo enternecedor.
Se trata de un dibujo que Julia, la nieta número siete, hizo en 1995, con apenas siete años, para regalar a sus abuelos.
Toda la familia en línea, las dos primeras generaciones en la fila de arriba y la tercera en al de abajo, con los perros, por supuesto.
Abuelo, un poco pequeño, con gafas y sonriente.
Abuela, con un precioso vestido verde, sus labios pintados y sus ojos muy azules.
Tita Esperanza con su jersey lila y sus gafas.
Tito Curro, del mismo tamaño que abuelo y con poquito pelo.
Tito Leandro, muy alto y con camisa de excursionista.
Tita Natalia, tope fashion con su pelo rizado
Tito Manolo, muy delgado y de rojo... eran otros tiempos, ahora estaría de verde.

En la fila de los primos, puestos por orden de nacimiento, cada uno tiene su particularidad, Ester con su melena, José Manuel con su collar, Serafín con gafas (que llevó varios años) Arturo con sus ojos claros, vestido de oscuro, Francisco José deportista, Julia muy rubia con su mono verde y María, la pequeña entonces, con su vestidito rojo.
Los tres primos pequeños, Esperanza, Laura y Leandro, aún no habían nacido.

Los dos perros, Curro, un schnauzer gigante negro precioso, y Quiti (sic) la perrita de tita Natalia, cierran la relación familiar.

Si de algo podemos estar contentos y satisfechos, es de formar parte de esta gran y estupenda familia, y también de las alegrías que nos dan los "tesoritos" que encontramos en casa de nuestros padres.
Solo nos queda dar la enhorabuena a la pintora que supo plasmar tan exquisitamente el alma de la familia Cabello.


.

lunes, 24 de agosto de 2015

¡Feliz cumpleaños, Bisa!

 ¡85 años, felicidades!



 Por Esperanza Rubio Cabello

Ayer fue un día muy celebrado en la familia: nuestra bisabuela cumplía ochenta y cinco años.
Antonia Márquez Rosado nació en Cádiz, el 23 de agosto de 1930, en la calle Manzanares, en el barrio de la Santa Cruz, en el centro de Cádiz.
 Sus padres, Miguel y Araceli, se habían casado tres años antes, y mi bisabuela era la segunda de sus tres hijos.
Miguel era albañil y tuvo un accidente en la obra, cayó de un andamio y se dañó el pulmón, fue un accidente mortal, por lo que Antonia se quedó huérfana con dos añitos.
Eran tiempos difíciles, y los hermanos estuvieron a punto de ingresar en el hospicio, pero su tío Manuel Rosado, hermano de Araceli, no lo consintió y se hizo cargo de los niños.
Así que Antonia tuvo, a pesar de las circunstancias, una infancia feliz en Cádiz.
Muy jovencita conoció al que sería el amor de su vida, Eduardo Bernal, con el que se casó a los diecisiete años.
Eduardo y Antonia tuvieron cinco hijos: Emilia, Toti, Rosa, Amalia y Eduardo.


 Los hermanos Bernal Márquez con su madre, celebrando el cumpleaños

Mi bisabuelo Eduardo murió hace diecisiete años, yo no lo conocí, pero todos en la familia lo recuerdan constantemente. Él conoció a todos sus nietos, a los ocho, aunque no pudo conocer a ningún bisnieto.
Sin embargo mi bisabuela conoce a los nueve bisnietos, y ayer nos reunimos casi todos, hijos, nietos y bisnietos, en su casa para desearle un feliz cumpleaños, no todos los días se cumplen ochenta y cinco años así de bien.




La bisa con sus hijos y sus yernos

Fue una tarde estupenda con tarta, velas y regalos, somos todos muy afortunados por poder celebrar estas fiestas familiares y poder desear a la bisa toda la felicidad de mundo para este cumple y para siempre.

¡Te queremos, Bisa!


.
 

domingo, 23 de agosto de 2015

Unas recordatorias excepcionales

 Recuerdo de la primera misa de
Fray Sebastián de Ubrique, 27 de septiembre de 1908



Por Esperanza Cabello

Hace ya unos meses recibimos un regalo extraordinario: nuestro amigo el historiador ubriqueño David Muñoz, que  ha realizado al carta de los yacimientos arqueológicos de nuestro pueblo, nos envió unas recordatorias muy especiales, muy relacionadas con la historia de Ubrique y los ubriqueños. 
Se trata de una serie de siete recordatorias de actos religiosos celebrados por ubriqueños y ubriqueñas entre 1908 (la primera misa de fray Sebastián) y 1959 (la bendición de Bueno Monreal a la nueva Iglesia de Jesús Nazareno).
Para nosotros son documentos históricos muy interesantes, que guardaremos como oro en paño para que las siguientes generaciones de ubriqueños puedan conocer su historia reciente de primera mano.
Muchísimas gracias, Miguel, es un honor poder guardar  y compartir estos documentos.



 Recuerdo de la solemne bendición de la nueva iglesia de Jesús Nazarenos, por el Excelentísimo Señor Cardenal Arzobispo de Sevilla Doctor don José María Bueno Monreal, con ocasión de su visita pastoral a esta villa.
Ubrique, 7 de octubre de 1959




 El nuevo sacerdote, don Manuel León Carrasco, celebrará su primera misa solemne en la iglesia de los padres Capuchinos a las diez y media del día 16 de junio de 1946, fiesta de la Santísima Trinidad. Predicará las glorias del sacerdocio el muy reverendo padre Sebastián de Ubrique, capuchino.
El nuevo celebrante, sus padre, hermanos y tíos, invitan a usted a tan solemne acto.





 Recuerdo de la ordenación sacerdotal de don Manuel León Carrasco, conferida por el eminentísimo y reverendísimo señor Cardenal Segura, arzobispo de Sevilla, el 15 de junio de 1946, y de la primera misa solemne, celebrada en la iglesia de los Padres Capuchinos, el día de la Santísima Trinidad, predicó las glorias del sacerdocio el muy reverendo padre Sebastián de Ubrique.
Padrinos, sus hermanos don José y Francisco León Carrasco y señoritas Rafaela y Rosa León Carrasco.
Le asistieron en el altar don José Carrasco Panal, Vicario de Antequera y don Rafael Jiménez Cárdenas, Arcipreste de Grazalema y párroco de Ubrique.
Sevilla, junio de 1946




 Recuerdo de mi Ordenación Sacerdotal y primera misa.
Antonio del Canto Montero
Granada y Ubrique
14 y 25 de julio de 1935






 La señorita Antonia Bohórquez Frías ha tomado el hábito de Religiosa Carmelita Descalza, con el nombre de Hermana María del Sagrado Corazón de Jesús, en el convento de San José, en Antequera, el día 7 de noviembre de 1930, primer viernes de mes.
La apadrinaron en este solemne acto su abuela, doña Antonia Romero, viuda de Bohórquez, y su tío, don Mateo Bohórquez Romero.






Recuerdo de la Ordenación Sacerdotal de 
Lucindo Mohedas Gómez, en 1950

Lucindo Mohedas está enterrado en la parroquia de San José Artesano, 
en San Fernando (en este enlace).



De nuevo agradecemos a David que nos haya enviado estas recordatorias, y aprovechamos la ocasión para recordar que si alguien conserva este tipo de documentos o de cualquier otro tipo relacionados con nuestro pueblo  y quiere compartirlos, le ofrecemos este espacio para poder hacerlo.



.

lunes, 17 de agosto de 2015

Ubrique en los años cincuenta


Ubrique en los años cincuenta
Fotografía de Gustavo Herrera
 
 
Por Esperanza Cabello

 
Todas las fotografías que aparecen en esta entrada fueron hechas por Gustavo a mediados de los cincuenta. No estamos muy seguros de la fecha, pero nuestro amigo Sebastián Zapata dice que debe de tratarse de 1955-1956 porque la barriada del Jardín está en construcción. Se trata de un montaje panorámico de Ubrique en esa fecha, que conforma un tríptico muy original (por su tamaño diferente no podemos reproducirlo integramente) y sirvió como tarjeta de felicitación.
Concretamente ésta fue utilizada en el año 1960 para felicitar a nuestra tía Isabel el 8 de Julio, por su santo.

A partir de la llegada de la familia Herrera a Ubrique, procedentes de Calatayud, la fotografía empezó a ser vista de otra forma. Al principio no había fotógrafos en Ubrique, y las fotografías de bodas y celebraciones importantes se hacían en estudios fotográficos de Jerez o Ronda. Después empezaron a llegar fotógrafos (en las ferias, principalmente), de los que nosotros recordamos con especial cariño a Teresita "La Fotógrafa".
Mención especial merece además, en el mundo de la fotografía, "El Retra", José Pérez Gallardo (pinchar aquí), primer retratista establecido en Ubrique.

Un poco más tarde la familia Herrera se estableció en Ubrique, instalando el primer estudio fotográfico moderno, aunque en los últimos cincuenta ños hemos podido contar con muchos ubriqueños dedicados al arte de la fotografía.
Nuestro padre contó siempre con el trabajo de José Gómez, y la mayoría de las fotografías de Misión Rescate fueron tomadas por él.



El tríptico que podemos ver a continuación refleja el desarrollo de Ubrique: la construcción de las nuevas barriadas, la construcción en Los Callejones, la expansión por la zona del antiguo Matadero, las primeras casas del Carril...
¡Todo un testimonio histórico!




viernes, 14 de agosto de 2015

NOS GUSTA UBRIQUE SIN LA SUELTA DE TOROS POR LAS CALLES

Nos gusta Ubrique por su gente trabajadora, por la riqueza natural de su entorno, por su casco antiguo, declarado Bien de Interés Cultural. 

Nos gusta Ubrique por su artesanía de la piel, y nos complace que sea conocido en el resto del mundo por esta sabiduría popular en la confección de artículos de marroquinería. 

Nos gusta Ubrique por las huellas de su historia, con sus restos prehistóricos, el yacimiento de su ciudad romana, su cercana fortaleza medieval, los edificios de interés arquitectónico, como las ermitas de San Juan y San Pedro restauradas, su exposición permanente sobre la piel, su centro de interpretación de la historia local. 

Nos gusta Ubrique por su tradición pictórica y los artistas plásticos que dan fama a este pueblo. Celebramos con gusto la apoteosis de arte del concurso de pintura al aire libre.
Nos gusta Ubrique por los progresos de sus estudiantes, por las escuelas, institutos y maestros y profesores que cimientan el valor de la educación. 

Nos gusta Ubrique por su dedicación a la música, con su coral polifónica, sus coros, bandas musicales, orquestas, grupos jóvenes con entusiasmo. 

Nos gusta Ubrique por la gente que escribe y ama los libros, que aprecia la biblioteca, que está orgullosa de su archivo histórico, que colecciona y comparte fotografías antiguas para recuperar el pasado. 

Nos gusta Ubrique por la libertad de expresión consagrada en numerosas webs y blogs de internet. 

Nos gusta Ubrique por el amor al deporte de cada vez mayor número de vecinos. 

Nos gusta Ubrique por sus dos parques naturales, un privilegio y un gozo. 

Nos gusta el turismo que aprecia la cultura y la naturaleza.

Nos gusta Ubrique cuando este nombre está unido a las ideas de progreso. 

Nos gustan las celebraciones tradicionales, como los gamones, porque somos únicos en su explosión de júbilo. 

Nos gusta el casco antiguo en Navidad por su portal viviente. 

Nos gustan las barriadas por sus fiestas populares y los carnavales. 

Nos gustan las celebraciones sin que se maltrate a los animales.

Nos gustan los eventos que superen los impulsos más primitivos e irracionales. 

Nos desagrada el divertimento basado en la humillación de animales indefensos por las calles, que nunca ha sido tradición histórica en nuestro pueblo. 



NOS GUSTA UBRIQUE SIN LA SUELTA DE TOROS POR LAS CALLES 


.


.

jueves, 13 de agosto de 2015

Francisco Prieto en Cádiz

 Busto dedicado a Francisco Prieto Santos
Pintor valleisoletano afincado en Cádiz

Por Esperanza Cabello

Para nosotros Francisco Prieto es, sin lugar a dudas, el pintor de la plaza de la Verdura, el que pintó también la Plaza en feria, y nuestra plaza de toros, esa que detruyeron hace ya demasiado tiempo.
Aprendimos de Francisco Prieto en el blog de nuestro amigo José María Gavira (en este enlace), allí vimos algunas de sus fotos y algunos de sus cuadros. También lo seguimos en el blog de su hijo Rafael Prieto Soler (en este enlace) y vimos más fotografías del pintor. 
Pero lo que no esperábamos era encontrárnoslo en uno de nuestros paseos veraniegos. En una preciosa placita de la Alameda, entre tantos jardines que tan bien plasmó en sus lienzos, hay un busto de Francisco Prieto realizado por Rafael Parodi Cebada.






Y es que Cádiz rindió homenaje a este genial pintor en 1973, con este busco y una exposición antológica en la sala Kahor, en la que estuvieron algunos de los lienzos más representativos de Prieto.
Rafael Parodi, artista polifacéfico, nacido en Venezuela  (Caracas, 1914) de padres gaditanos, regresó a Cádiz con cuatro años. Fue profesor de dibujo, escultor, se interesó por el teatro y escribió varias comedias. Escribe Rafael Payán en el Diario de Cádiz que Parodi hizo varias esculturas en Cádiz:  Santa Rosa de Lima, en una glorieta del Parque Genovés, Neptuno, en el Club Caleta, y los bustos de Antonio Accame, en la Plaza Mina, y de Francisco Prieto, en la Alameda. 

Para Fernando Salido, "Nando", este busto es la mejor escultura de Cádiz, y se nota que el escultor lo hizo cuando el pintor estaba vivo.

Para nosotros ha sido una gratísima sorpresa encontrar a uno de nuestros pintores favoritos en uno de los paseos por la Alameda Apodaca.


.

Prado del Rey, cuna del Boletín La Cultura

Prado del Rey en el número 5 de Boletín La Cultura
Vista general, 1922
Gentileza de Boletín de Cultura


Por Esperanza Cabello

En 1917 se constituyó la junta organizadora de la denominada Sociedad “La Cultura” Pro Biblioteca Pública, que adoptó el lema “La instrucción y educación, base de la felicidad humana”. El nacimiento de la sociedad y su biblioteca tuvieron dos pilares, uno en Argentina y otro en Prado del Rey.
También Ubrique se unió a la propuesta cultural y publicaron veinticinco boletines culturales durante 1922 y 1923.  Pero era un tiempo convulso desde el punto de vista político y social, por lo que la biblioteca y el proyecto terminaron al comenzar la Guerra Civil.
La mayoría de los libros y documentos fueron quemados y censurados, por lo que no es muy corriente encontrar estos boletines.
Don Rubén Chacón Parra, hijo de uno de los socios, don Juan Chacón Barea, ha conservado algunos de los documentos de la Asociación y veinticinco boletines, y una de las bisnietas de don José Castillo Orellana, uno de los fundadores y socios, ha tenido la gentileza de compartir con todos este tesoro para nuestra comarca.
En su página de facebook podemos consultar toda la información, es, desde luego, una noticia magnífica y un aporte histórico y cultural inigualable.

Ubrique, vista general, 1922


.

miércoles, 12 de agosto de 2015

La sierra y Ubrique, por Bartolomé Pérez Sánchez de Medina

La Plaza de Ubrique
Fotografía de Leandro Cabello


Por Esperanza Cabello

Hoy traemos un artículo que nuestro amigo don Bartolomé Pérez Sánchez de Medina escribió en 1972. Se trataba de una miscelánea en torno a Ubrique, describiendo el paisaje de la sierra y del pueblo. Es una descripción poética y emotiva que nos recuerda que en cada rincón de Ubrique puede surgir una catarata de arte y cultura.




Miscelánea en torno a Ubrique

LA SIERRA Y UBRIQUE


Para el viajero despreocupado y solitario que deambula en su vehículo por las serpenteantes y estrechas carreteras de la Sierra de Cádiz, bajando profundos valles y ganando cimas con lentitud desesperada, es una gran sorpresa encontrar un paisaje virgen y salvaje, lleno de desenfadado encanto y alejado de artificialidad. Riscos grises y viejos, con arrugas de siglos y de mitos populares, comienzan a emerger de la tierra, y a medida que se avanza hacia el corazón de esta comarca surgen en tan gran número que llega a convertirse todo en un fértil y salvaje paraíso peñascal. Algunos islotes de tierra negra anclados entre las rocas sirven de sementera.

El campesino de esta zona, moreno de sol y de piel rugosa como las sierras que le rodean, se mueve solitario, mudo como un fantasma viviente testigo de varios siglos. De trecho en trecho, en estos caminos, se deja atrás alguno que otro de estos rústicos, montando en pollino o mula macilenta y triste, cansado, sudoroso y cabeceando al compás de su cabalgadura.

En las mismas entrañas del calizo paisaje, entre Grazalema y Ubrique, a lo largo de la Manga de Villaluenga –llamada en invierno por más de un hijo de estas tierras “La Siberia Gaditana”- se contemplan con ternura varias majadas en lo profundo del valle, como nubecillas de algodón diseminadas en un verde fresco y salpicado de flores silvestres. La meca de estos rebaños es Villaluenga. Está colgada en la sierra. Se dice de esta villa que tiene la plaza de toros más grande del mundo, en expectación, pues la misma vertiente inclinada donde se apoya sirve de graderío para presenciar las lidias en su feria.

Pero quizás lo más conmovedor en estos picos es el encuentro con Ubrique en “Las Cumbres”. Al alcance de las manos están las sierras; se avanza lentamente. Parece que con cierto celo y mimo se abren poco a poco las vertientes montañosas para mostrar un retoño de blancura en el valle. Se baja despacio. No podría pensarse que tan escondida estuviera tanta belleza de luz, de transparencia, de rumor alegre, de vida, de ajetreo artesano…

Ya en el pueblo, una calle empinada y limpia conduce a la plaza. Plaza soleada. Naranjos frescos, de penachos redondos y recogidos, miran la fuentecita del centro, sencilla y de rumor corto, sin estridencias, que vela la monotonía secular de los otros cuatro caños en paramento barroco, pero sencillos y humildes como los labios que se acercan a tomar su frescor.

El reloj de la torre de la ermita de San Antonio avisa del tiempo. Es este reloj, de pesas viejas, empolvadas y oscuras, el único indicio de tiempo en la plaza de Ubrique.

Al lado de la fuente barroca de los cuatro caños resalta por su blancura y sus líneas neoclásicas, sin pretensiones de orgullo, el Ayuntamiento, con un estilóbato semicircular y brillante de lustre.

Al frente, en el otro extremo de la plaza, el muro liso de la iglesia, blanco de nieve, con la gran puerta de las solemnidades.

El templo está bajo la advocación de Nuestra Señora de la O, cuya imagen es una preciosa talla de Gregorio Fernández.

En los bancos verdes que alternan con los naranjos descansan algunos ancianitos. Mudos, temblones y quietos, parecen otear trozos aislados del pasado que quizás encajaron en este bello marco de agua fresca y azahar.





LA PISCINA DE LA SIERRA

Hace ya varios años el Ayuntamiento de Ubrique adquirió unos terrenos para la construcción de una piscina. El día 15 de julio del año en curso ha sido inaugurada por el gobernador civil de la provincia.

Está situada entre dos colinas, mirando la sierra y bordeada de suave césped manchado por algunas sombras de pequeños llorones y un gran algarrobo. En cada colina hay un mirador, donde se dominan el pueblo, el campo y las sierras.

Bar y restaurante sirven de complemento del disfrute del visitante curioso y el bañista.

El espléndido sol meridional aviva un verdadero arco iris quebrando y diseminado, cristalizando en un pedacito de edén este simpático rincón serrano.


EL TURISMO Y LAS PETACAS

Ha bastantes años que Ubrique vende sus artículos de piel al extranjero. Cada año ha ido en aumento el volumen de su exportación. Igualmente ocurre en el mercado interior, que cada año se supera la cifra de ventas establecida el anterior.

Pero hoy día, el pueblo de las petacas, de las petaquerías y de los petaqueros recibe en su seno, en su propia esencia artesana, visitas de clientes nacionales y extranjeros para realizar sus pedidos “in situ” de la fabricación.

Este hecho no solamente contribuye a llevar a todos los rincones de nuestra geografía y a buena parte del extranjero el prestigio del “Legítimo Ubrique”, sino que hace que el cliente predique las excelencias de este laborioso pueblo perdido en la sierra.


Bartolomé Pérez Sánchez de Medina.


.