viernes, 28 de febrero de 2014

Fuentes de la Sierra. ¡Llegamos a las ciento cincuenta!

 Abrevadero del El Membrillo
Fotografía de Manuel Cabello Izquierdo



Por Esperanza Cabello 

Hoy, Día de Andalucía, hace exactamente un año que el Ayuntamiento de Ubrique l ehizo un homenaje a nuestro padre, Manuel Cabello Janeiro, y en ese homenaje, por su labor ingente en pro del reconocimiento de nuestro pueblo, nuestra cultura y nuestro patrimonio, tuvimos la ocasión de entregar a la Concejala de Cultura el diploma que el "Proyecto Conoce Tus Fuentes", de la Universidad de Granada,  nos había otorgado certificando que Ubrique era "La Villa de las Cien Fuentes".
Habíamos llegado, siguiendo la estela de nuestro padre y con los datos que nos  daba nuestra madre (a la que el proyecto entregó un diploma de agradecimiento), a catalogar más de cien fuentes y manantiales en nuestro pueblo, aprovechando este riquísimo patrimonio cultural, colocándonos en la tercera posición de pueblos con más fuentes catalogadas, después de Santiago Pontones y de Ronda.
El principio del invierno no ha sido muy lluvioso,  por lo que esta temporada no está siendo tan productiva como las anteriores, no obstante hemos conseguido  inventariar 120 fuentes en nuestro pueblo, y 150 en la zona. La provincia de Cádiz, que era una de las que menos fuentes tenía catalogadas de Andalucía, tiene ahora 632 fuentes, y no paran de sumarse  fuentes y manantiales cada semana.
Por nuestra parte estamos muy satisfechos de haber conseguido llegar a ciento cincuenta, y tenemos algunas más a la vista. Agradecemos cualquier ayuda, cualquier dato que nos ayude a localizar e inventariar alguna fuente más. 
Mientras tanto, aquí están las diez fuentes siguientes...





141.  Pozo del Cortijo de Rocadillo. San Roque
Fotografía de Manuel Cabello Izquierdo



 
 142. Fuente de la Venta del Alférez. Ubrique
Fotografía de Manuel Cabello Izquierdo





143.  La Fuente del Hondón
Fotografía de Esperanza Rubio Cabello




144.  El Pilar de Valero. El Bosque
Fotografía de Francisco Cabello Izquierdo





145. La fuente del Río Tavizna. El Bosque
Fotografía de Francisco  Cabello Izquierdo


146. El Nacimiento del Horcajo.
Fotografía de Francisco Cabello Izquierdo




147. La fuentes de los Pérez. Ubrique
Fotografía de Manuel Cabello Izquierdo



148.  La Laguna del Membrillo. Arcos
Fotografía de Manuel Cabello




149. Nacimiento de la Huerta de Barrida. Villaluenga del Rosario
Fotografía de Leandro Cabello



 150. La fuente de la Haza Reguera
Fotografía de Manuel Cabello


.


jueves, 27 de febrero de 2014

27 de febrero: San Leandro

 Leandro Izquierdo Rivera
Plaza del Ayuntamiento de Ubrique, 1914?



Por Esperanza Cabello

Hoy es San Leandro, uno de los días grandes de la familia. Nuestro abuelo materno se llamaba Leandro y, en su honor, muchos  de sus descendientes, incluídos nuestro hermano y nuestro sobrino, se llaman Leandro también.
Para todos ellos muchísimas felicidades y un fuerte abrazo.
Pero hemos hecho un descubrimiento que ha cambiado un poco nuestra forma de concebir la familia. Siempre nos han contado que nuestro bisabuelo Francisco Izquierdo, padre de Leandro vino a Ubrique desde Valladolid vendiendo especias, pues era arriero.
Pero creemos que nos hemos saltado una generación, porque hemos descubierto en el censo de 1894, del archivo municipal digitalizado por Family Search, a nuestros tatarabuelos...



Familia Izquierdo Moreno, 1894
Calle Real, Ubrique


Pues según este documento (que podría ser erróneo, claro), nuestros tatarabuelos eran de Ubrique: Leandro Izquierdo Villa y Francisca Moreno Canto vivían en 1894 en la calle Real, naturales de Ubrique, con 52 y 53 años respectivamente. Él de profesión arriero, ella de profesión "su sexo" (vaya tela con el nombrecito).
Y tenían dos hijos: María Izquierdo Moreno, de 18 años, y Francisco Izquierdo Moreno, nuestro bisabuelo, de 15 años.
Así que quizás quien viniera de Valladolid fuera nuestro tatarabuelo, también arriero, o quizás su padre ¿nuestro retatarabuelo? Se vislumbra un paseíto al registro para saber algo más de la familia Izquierdo...
En cualquier caso, ¡Felicidades a todos los Leandro de la familia!


.

jueves, 20 de febrero de 2014

"Encancanillarse"

Canilla de madera para barriles de vino


Por Esperanza Cabello


En muchas, muchísimas ocasiones, utilizamos palabras o dichos a sabiendas de que son "algo" especiales, bien porque pertenecen a nuestro acervo cultural de ubriqueños o porque forman parte del léxico de nuestros abuelos.
Hoy hemos intentado escribir una palabra muy antigua que nos ha desconcertado terriblemente.
Queríamos decir que alguien se derrumbaba, se descomponía, se desarticulaba... al pensar en los hospitales, y hemos dicho "Es que me "encancanillo"."
También hemos usado alguna vez esa palabra cuando alguien se ha reido tanto que se ha quedado "lacio" de tanto reírse.
Sabemos que "encancanillar", tal como lo decimos en Ubrique, no existe, pero pensábamos que "descancanillar" sí que existiría. Nada, ningún rastro de esa palabra.
Buscamos entonces "Cancanilla" a ver qué era eso, pero, aparte de un cantador flamenco y de una araña (cáncana) no había ninguna acepción que significara "deshacerse".



Entonces pensamos que era posible que viniera de la palabra "canilla", por aquello de las piernas delgadas, que no sujetaran bien el cuerpo en situaciones de estrés.



Pero no nos quedábamos tranquilos y hemos seguido buscando, hasta dar, finalmente, con el origen de la palabra antigua ubriqueña "descancanillar". Viene, en realidad, de "descanillar". Descanillar es quitar a los barriles de vino la espita, y dejarlos sin valor: desvalorizarlos.


Descanillar. Diccionario gastronómico


La epéntesis (es una figura de dicción que consiste en añadir algún sonido dentro de un vocablo) es bastante frecuente en el habla andaluza, a "descanillar" se le ha añadido la sílaba can antes del prefijo.
En la "Gramática de la Lengua Castellana según se habla ahora" de Vicent Salvá i Pérez (1839) (en este enlace) hemos podido leer que este fenómeno puede encontrarse desde siempre (por cierto, que es un lujo poder leer esta gramática, aunque hable -p463- de la "defectuosa pronunciación andaluza") en nuestro léxico.

Es fantástico poder aprender el significado de algunas de nuestras palabras tracicionales, y saber, casi por casualidad, por qué decimos que las en las situaciones límite nos quedamos "encancanillaos", y es porque perdemos el valor y no servimos para nada.
 La riqueza de nuestra lengua es fabulosa.


.
Nota del 21 de febrero: Hemos encontrado un nuevo dato de la página verbolog, con dos significados de la palabra descanillar: quitar la canilla y desternillarse.



VOCAND
Antonio ALCALÁ VENCESLADA
Vocabulario andaluz.
     Editorial Gredos.
     Madrid, 1980, reimpr. 


.
.

domingo, 16 de febrero de 2014

La farmacia de Rafael Sánchez de Medina

La farmacia de Rafael Sánchez de Medina



Por Esperanza Cabello

 Nuestra prima Lupe nos acaba de enviar esta increíble fotografía de la farmacia de Rafael Sánchez de Medina, su bisabuelo.
Su madre, Joaquina Sánchez de Medina Cabello, le ha estado contando  que había tres farmacias: La de los Fatou Sánchez de Medina, la de Fermín Sánchez de Medina y la de su abuelo, Rafael Sánchez de Medina que estaba en una cuestecita por la calle del Agua. 
Y precisamente de esta farmacia es la fotografía, en ella están los hijos de Rafael: José, el abuelo de Lupe, y su hermano Francisco, que recién terminada la carrera se murió.

Es una fotografía increíble, todo un documento gráfico,  recuerdo de cómo eran los comercios de principios del siglo pasado, y suponemos que para los que la han conocido será como volver por un momento atrás en el tiempo. 
Gracias Lupe, y un beso para tu madre.


.

sábado, 15 de febrero de 2014

Partidas en la Sierra


La correspondencia de España, 14 de octubre de 1869
En este enlace pueden leer la noticia


Por Esperanza Cabello

Nos ha parecido muy curioso leer esta carta de ""El Imparcial"" (con dobles comillas, por ser un título y por ser terriblemente parcial) del 14 de octubre de 1869. Cuenta el diario que una partida republicana andaba por la sierra, entre Villauenga y Cortes, pasando por Jimera y Ubrique, y cómo buscaron armas y dinero en Villaluenga.
Si el diario no hubiera sido del otro bando habrían dado esta noticia de una forma radicalmente diferente, habrían explicado que unos valientes luchaban por sus vidas y los derechos de todos y que tristemente cuatro personas habían perdido la vida en esta contienda:



"Los periódicos de Cádiz que recibimos hoy publican una carta de Grazalema en que se da cuenta detallada de los movimientos de los republicanos en los alrededores. Dice así:

“Se presentó en Villaluenga a las diez de la mañana del día 6 la partida republicana al mando de Paul y Salvoechea, compuesta de unos 170 hombres, parte de ellos desarmados: entre ellos iban Carrasco, el exsecretario de Paterna y el hijo de Pedro el Chico. De Algar dicen que iban tres, Juan Vallejo, Miguel Domínguez y otro que no he podido averiguar quién sea.  Amenazaron de muerte a muchas personas, recogieron algunas escopetas, pues registraron casi todas las casas del pueblo; trabajaron mucho para llevarse los fondos municipales, pero se encontraron las arcas limpias, pues con anticipación se habían retirado aquellos. Con el pretexto de recoger armas, se robaba por la canalla cuanto podía; y estando ocupándose de exigir una contribución a los vecinos pudientes, supieron que las fuerzas de Ubrique les seguían, no teniendo tiempo para consumar sus proyectos, que es difícil calcular el alcance que tuviesen, y se marcharon como a la una del mismo día dirigiéndose a tomar la falda de la sierra de Livar y a Cortes donde pernoctaron.

Uno de los mayores males que en Villaluenga se han tocado ha sido el de haber algunos malos vecinos informando de las personas y sus… a los jefes y con esos antecedentes molestaron mucho. Quisieron fusilar a don Juan Antonio Menacho y a don Juan Zapata; y el señor cura que no abandonó con tiempo la población fue objeto de toda clase de insultos, pero no llegaron las amenazas a vías de hecho, pues al fin se escapó sin que lo notaran. Así como otras muchas casas, allanaron las capitulares de donde sacaron la talla, quemándola y unos globos de lata que destrozaron. Al archivo no le tocaron y Paul estuvo revisando los libros de intervención para cerciorarse de la existencia de las arcas. Es un servicio que han prestado don Eugenio Sánchez, el depositario, y el alcalde don Diego Ortega, ocultando los fondos.

Hasta aquí lo ocurrido en Villaluenga. Los republicanos iban perseguidos en su marcha a Cortes por un batallón que creo procede de esa guardia civil y carabineros que ayer marcharon de Villaluenga; pues bien, salió la partida de Cortes y se dirigió a Jimera de Lívar, que está a distancia como de una legua; pero anoche llegaba otro batallón procedente de Málaga y cortándole la retirada por la otra parte y puesto en combinación con las otras fuerzas, están cercados los rebeldes, cuyo cerco tuvo lugar al amanecer de hoy; de modo que en Jimera tienen hoy lugar la lucha, que dará por resultado infalible la destrucción completa de toda la partida. En Villaluenga se recibió parte diciendo que la vanguardia de la columna, al llegar a la venta de Villaluenga, tuvo algún fuego con los dispersos y que habían resultado algunos muertos. Los cuatro desgraciados que se  han quedado en el campo en esta escaramuza ha sido el secretario de un club de Medina, un  aparador de calzado de Cádiz y natural de Ubrique, un vejete como de sesenta años, tirador corsario de Paterna, y otro de Ubrique que vivía en dicha Paterna.

En Ubrique no exigieron contribuciones, pero si hubo registros de casas para recoger escopetas y robos de caballerías. Llegaron a levantar algunas barricadas temiendo ser atacados, fortificándose en la iglesia y ayuntamiento. Este pueblo fue sin duda tratado con alguna más consideración, por ir en la partida el hijo de Pedro Bohórque (el chico) y Carrasco, naturales del mismo."









Nosotros sabemos que el hijo de Pedro Bohórquez era Cristóbal Bohórquez Gómez, natural de Ubrique, nacido el 8 de mayo de 1847, según consta en el registro:



Y que Cristóbal moriría precisamente un día después de publicada esta noticia en Benaoján, junto al diputado Rafael Guillén

En la tesis doctoral "Cádiz durante el sexenio democrático. El copnflicto Iglesia-Secularización", del licenciado Antonio Orozco Guerrero podemos leer, (en este enlace, p. 197)  en relación con el número de entidades y asociaciones republicanas existentes en Cádiz: 

"A la amplia  relación de entidades republicnas hay que añadir el "Círculo Cristóbal Bohórquez", no mencionado en el informe. Bohórquez, de 18 años, falleció al mismo tiempo que el diputado Rafael Guillén Martínez en la insurrección republicana de 1869 en la Sierra de Cádiz. Este levantamiento dio lugar a la disolución del Ayuntamiento Republicano de Rafael Guillén Estévez, primo del anterior, que fue sustituido por el del unionista Juan Valverde".


En este enlace podemos leer toda la historia de los Bohórquez Republicanos en Ubrique 


.


viernes, 14 de febrero de 2014

Estamos endisantados

Diccionario de la Lengua Castellana, 1739


Por Esperanza Cabello

Nos encanta tener que recurrir a los antiguos diccionarios para encontrar nuestras palabras auténticas y, por supuesto, antiguas. Hace muchos años teníamos "vergüenza lingüística", ya que  a algún cretino se le ocurriría emparejar "andaluz" con "ignorancia" y hemos sufrido a lo largo de los siglos un constante bombardeo diciéndonos lo mal que pronunciábamos y aguantando sonrisitas no solo por la forma de pronunciar las haches o las dos eles, sino por utilizar palabras "desconocidas", sin comprender que, en realidad, nuestra manera de pronunciar habla de nuestra mayor evolución de la lengua y que nuestro léxico forma parte de la riqueza de nuestro patrimonio...  
Afortunadamente con el paso del tiempo hemos ido recuperando nuestro orgullo lingüístico y mimando nuestras palabras antiguas, ahora ya para que no se pierdan, porque, de tanto no usarlas, las estamos olvidando.
Tanto es así que el pasado fin de semana, hablando con unos amigos ubriqueños, explicábamos que con tanta agua y tanto tiempo encerrados estabamos todos "como endisantaos".
Nos pusimos a comentar qué era eso de endisantados, porque nuestros amigos no conocían la palabra. Estar endisantado es estar en un día de fiesta absoluta, de esas en las que antiguamente ni siquiera se barría en las casas, por estar prohibido trabajar en las "fiestas de guardar".
Cuando se está endisantado no hay orden en las casas, no se sigue un ritmo, no hay ningún trabajo que hacer.

 Disanto en la RAE


Recordamos a nuestra  bisabuela Antonia, que siempre utilizaba esa palabra "Hoy es disanto", y también un refrán que antes podía oirse constantemente: "Por las vísperas se conocen los disantos", o sea, que cuantos más preparativos se hagan, más importante es el acontecimiento.


 Refrán castellano, documentado  al menos desde 1739


Diccionario de refranes comentado


Buscando, buscando, hemos encontrado un magnífico Diccionario de Refranes comentado que nos ha hecho pensar en nuestra amiga Susana Merino y que haría las delicias de cualquier persona interesada en la sabiduría popular  (en este enlace), y hemos encontrado otros refranes más hablando de disantos




Y en el diccionario de 1739 muchas otras alusiones a los disantos



Pero endisantar, endisantar, lo que se dice endisantar, no hemos encontrado el verbo endisantar por ningún sitio, aunque eso  no significa que no lo hayamos utilizado en otros tiempos o que no lo hayamos oído tantas otras veces hablando de lo sueltos que nos vemos cuando estamos endisantados.
Si además de nuestros mayores y algunos de nosotros se usara esta palabra más ampliamente, podríamos intentar enviarla con la palabra "angarilla" (pinchar aquí)  que lleva un par de años esperando a que en la Academia de la Lengua Española la admitan como "puerta o cancela de paso en el campo".


.

Las campanas de la iglesia

La nueva campana de la parroquia ubriqueña
fotografía de Manuel Cabello



Por Esperanza Cabello
Fotografías de Manuel Cabello

Nuestro hermano Manolo nos ha enviado unas cuantas fotos que formarán parte de la historia de Ubrique en unos años. Aún recuerdan los mayores cuando las anteriores campanas fueron reparadas y colocadas en el campanario: eran entonces unos niños y nos cuentan que estaba la campana en el suelo de la plaza, y todos fueron a verla y a tocarla antes de ser subida en el campanario.
Hace unas semanas éramos testigos de la retirada de una de las campanas (en este enlace) para su reparación y puesta en funcionamiento. Ayer era nuestro hermano Manolo el que podía obsevar lso últimos preparativos antes de colocar la campana en su emplazamiento definitivo.



El camión grúa hace su trabajo en medio de la plaza, depositando la campana en su lugar definitivo




Es muy curioso ver cómo los operarios trabajan con celeridad en unas condiciones dificilillas


Los últimos momentos de la campana en el suelo. le han colocado un mecanismo automático que hará que suene con menos dificultad.
La verdad es que esperamos que lo de estos días sean solo pruebas, porque no ha parado de sonar en todo el tiempo, no vaya a ser que después del arreglo se convierta en una sinfonía sin fin (para desesperación de los vecinos).
Por otro lado, estamos muy contentos de haber podido capturar un trocito de historia, dejando el testimonio de la renovación de las campanas de nuestra parroquia.


.

.

lunes, 10 de febrero de 2014

Ubrique, encrucijada histórica para caminos juveniles

 Portada de la primera publicación de Manuel Cabello Janeiro
"Ubrique, encrucijada histórica" 1987


 Por Esperanza Cabello


De vez en cuando hay buenas rachas y esta es una de ellas.  Si en los días anteriores hemos podido publicar algunos documentos muy interesantes que nos han enviado los amigos. Hoy estamos doblemente satisfechos. En primer lugar porque de nuevo un amigo nos ha enviado unos documentos muy interesantes, y en segundo lugar (y no por ello menos importante) porque los documentos los había escrito nuestro padre: Manuel Cabello.


Nuestro amigo Félix Rincón, al que agradecemos encarecidamente que nos haya enviado estas cartas,  nos ha contado que mientras ordenaba antiguos libros de texto ha encontrado estas dos cartas de nuestro padre:




 La primera, de noviembre de 1987, es una carta manuscrita en la que presenta a todos los vecinos de Ubrique su primera publicación. Era un libro en el que había puesto su alma y toda su ilusión. Por fin había conseguido plasmar en un libro muchas de las historias de Misión rescate. Lo había hecho en tono coloquial y sencillo, como si contara una historia, como si estuviera contando un cuento a un grupo de alumnos.
Y ahora quería presentarlo a todos, a sus alumnos, a sus colaboradores, a sus vecinos...

"...En esta Pandilla estás retratado tú, si te sientes ubriqueño.
Nuestro libro, realizado con la más depurada técnica de impresión y encuadernación, con más de 335 páginas, 70 ilustraciones, 2 planos originales, sale al mercado en esta edición "ópera prima" al precio de 1950 pts (de momento sin cargo de intermediarios)."



 Publicidad de Manuel Cabello para la Feria del Libro de 1988


 

La segunda, de junio de 1988, porque la Feria del Libro de Ubrique celebraría su XXIVª edición, y en ella iba a poner a la venta los últimos volúmenes de las dos ediciones de su libro "Ubrique, encrucijada histórica".

Estos documentos, tan cercanos para nosotros, nos han hecho pensar en la cantidad de vueltas que nuestro padre tuvo que dar para su trabajo y sus publicaciones. Era un maestro nacional con una familia numerosa (somos cinco hermanos) y el sueldo no daba para ningún tipo de dispendios.
En aquellos tiempos hacer una publicación era muy caro, y no podía permitirse esos lujos. Pero era tanta su ilusión por compartir con todos el resultado de sus investigaciones y sus trabajos que hacía trabajos extra como vendedor de enciclopedias (¿En qué casa de Ubrique no habrá una enciclopedia Sopena?) para poder editar sus propios libros... Que después tenía que vender para poder pagar las facturas.

A veces hoy en día nos quejamos de la situación económica en la que estamos, pero basta echar la vista atrás unos años (treinta o cuarenta) para encontrar un mundo con muchas necesidades aún y, lo mejor, a unas personas con la suficiente fuerza, empuje e ilusión como para trabajar de sol a sol persiguiendo una meta, y ahí se incluyen todos nuestros padres y abuelos: petaqueros, viajantes, maestros, vendedores, obreros, comerciantes... Que trabajaron muy en serio para sacar a sus familias adelante.
Y a ellos les debemos el estado de bienestar del que disfrutamos hoy en día. Se esforzaron por darnos estudios, por mejorar las vidas de todos y por hacer para nosotros un mundo mejor. 
Por todo ello siempre nos faltarán palabras para agradecerles su esfuerzo.


.

domingo, 9 de febrero de 2014

Francisco Fatou y Lucas y la Fiesta de Árbol en Ubrique

La escuela de don Francisco Fatou y Lucas, 1887
Gentileza de Rosa Millán Zamora (pinchar aquí)


Por Esperanza Cabello

De vez en cuando los amigos nos hacen unos regalos extraordinarios, tan extraordinarios que nos dejan casi sin saber qué decir. Hay miles de documentos e imágenes relacionados con nuestro pueblo por descubrir, pero que cuando alguien descubre alguno tenga el detallazo de acordarse de nosotros y brindárnoslo, eso es magnífico.
Hoy nuestro amigo Agustín García Lázaro, del blog Entorno a Jerez, nos ha enviado unos documentos extraordinarios (muchísimas gracias, Agustín).
Se trata de un extracto del libro "La fiesta del Árbol", de Ezequiel Solana, abuelo del que fuera ministro socialista Javier Solana, y publicado por Magisterio Español.




Agustín cuenta, en el muro de Ubrique en el recuerdo:

"Un interesante trabajo sobre los árboles en la Historia de Ubrique publicado en Papeles de Historia menciona la celebración de la Fiesta del Árbol en diferentes ediciones. (http://www.papelesdehistoria.org/articulos/historia-contemporanea/el-arbol-en-la-historia-de-ubrique).
Hoy les traigo este testimonio, que creo que no se cita en ese trabajo y que demuestra que Ubrique fue pionera en estas fiestas cívicas. El fragmento pertenece al libro La Fiesta del árbol (pg. 16-17) del pedagogo español Ezequiel Solana, abuelo del que fuera ministro socialista Javier Solana. Aunque en la edición del libro que poseo no figura ninguna referencia de fechas, entiendo que tal vez puede referirse a las ediciones de 1907 o de 1915. Se menciona al conocido maestro ubriqueño don Francisco Fatou. Hace unos años le hice llegar este mismo texto a algunos de sus familiares de Jerez.


 Crónica del libro de Ezequiel Solana dedicada a Ubrique


"EN UBRIQUE (CÁDIZ). - Hoy -escriben- ha sido día de gran animación en este pueblo. Se ha celebrado una gran fiesta: la del Árbol.
Una Comisión, compuesta por los maestros, los sacerdotes y algunas autoridades locales, entendía en la organización de la fiesta, que ha resultado hermosísima.
Los niños que han asistido, en número de 330, llevaban palas de madera y unos saquitos de percalina roja y amarilla, con cordón de ambos colores, donde llevaban la merienda, compuesta de chorizo, pan, higos y bombones.
La comitiva se dirigió al lugar señalado para la plantación, donde el respetable cura párroco pronunció un discurso muy adecuado al objeto. Los niños entonaron con mucha afinación el himno compuesto por su maestro, Sr. Fatou, y plantaron después 200 castaños. Cada árbol llevaba su chapa de cinc (sic), con el número correspondiente.
después se dió orden de merendar, resultando un cuadro sumamente ameno y pintoresco."


Entendemos que debe de ser la crónica de la fiesta del libro de 1907, porque se hace alusión al número de niños, 330, mientras que en la de 1915, que cita la Asociacióbn "Papeles de Historia" (en este enlace) había 600 niños.

   "Esta feliz iniciativa encontró un amplio eco entre los ubriqueños, quienes en la mañana del 24 de enero de 1915 llenaron la Plaza para marchar en comitiva formando una verdadera romería compuesta por 2.500 personas a pie -entre ellas, 600 niños-, muchas cargadas de cestas con provisiones".

En el muro de Ubrique en el recuerdo Pedro Pablo García compartió la siguiente fotografía:

 


Es la fiesta del Árbol en Ubrique, muy bien organizada, con una muchedumbre bajando por la calle Real del pueblo. Nos llama la atención lo bien organizados que están, en varias filas con un cordel con sus guirnaldas, sus banderolas... Decididamente era un día grande para el pueblo y para los niños.




Estas otras dos fotografías pertenecen a la familia, una de ellas la compartió nuestra prima Mercedes Romero Janeiro y la otra Juana Arenas en el muro de Ubrique en el recuerdo. Las dos son de 1917, de la fiesta del Árbol, en ellas reconocemos a nuestra abuela Julia Janeiro con sus hermanos y hermanas y a Manuel Herrero Arenas, Juana María Carrasco Bohórquez, a la abuela de Nicolás y Alicia...







 Agustín nos ha llamado la atención sobre el himno que Francisco Fatou escribió para que sus alumnos lo entonaran durante la fiesta del árbol, y que está publicado en el mismo libro:



 Son los árboles tesoros
que en la tierra puso Dios;
grandes bienes para el hombre
con ellos aseguró.

Tiene el aire por el árbol
saludable condición,
ecos dulces de las aves
de las flores grato olor.

Dan los árboles la fruta
dan madera, dan carbón,
la lluvia fecunda traen,
las hojas quitan el sol.

Debe el niño bien criado
a los árboles amor
defender los brotes nuevos
y evitar la destrucción.

Así crecerán a un tiempo
niño y árbol, y los dos
serán útiles al mundo
 y tendrán su bendición

                                                      Francisco Fatou



Que no es el mismo que en los documentos de la Asociación consta que cantaron en la Plaza del pueblo 3.500 personas: Este era el himno que  los mayores cantaron en Ubrique en 1917

Cantemos al árbol que voy a plantar. ¡Si Dios lo protege del hombre y del viento, salud riqueza dará!. Para el aire puro, campestres aromas; para el caminante, regalada sombra. Templará los rayos de la luz del sol; por entre las aves sus nidos de amor. Cantemos al árbol que voy a plantar. ¡Si Dios lo protege del hombre y del viento salud y riqueza dará!. Uno para el otro, los dos viviremos; él se irá elevando y yo iré creciendo y si tiste y solo llego a morir, dejaré en el mundo un árbol quisiera plantado por mí. Cantemos al árbol con voces de paz y amor. ¡Defiéndalo el hombre!. ¡Protéjalo Dios!.




Realmente Francisco Fatou se había destacado  por varias facetas destacadas en su labor de pedagogo, entre ellas nuestro amigo José María Gavira destaca la de escritor en su magnífico artículo sobre este maestro gaditano que vivió en Ubrique durante 36 años y dejó una estela de magnífico maestro y mejor persona.


 Nos ha interesado mucho la faceta de escritor y compositor de Francisco Fatou, debía de ser algo muy del gusto de la época hecer versos para que los niños y niñas aprendieran declamando o cantando. Este himno nos ha recordado   "La Plegaria del Pájaro", de Blas Infante (en este enlace puede leerse) que preside la entrada de la biblioteca de Las Cumbres y junto a la que colocaremos, sin lugar a dudas, el Himno a los Árboles de Francisco Fatou.


De todos aquellos árboles que se plantaron año tras año el Día del árbol quedan muy pocos en la actualidad. El crecimiento del pueblo ha hecho que las huertas y prados desaparezcan. Desaparecieron los castaños,  los cipreses del cementerio de San Bartolomé, los plataneros de El Prado, los eucaliptos... y estuvieron a punto de desaparecer también los árboles de los Callejones (¿Serían estos castaños de Indias de los callejones esos a los que hace referencia Ezequiel Solana?). 
En 1989 supimos en nuestro instituto que existía el proyecto de talar estos árboles casi centenarios (¿Para hacer plazas de aparcamientos, quizás?) y nos organizamos rápidamente para pedir a nuestros ediles que NO cortaran los árboles de los Callejones, que ya se habían convertido en  uno de los símbolos del pueblo y había que respetarlos.
Quizás fuera la semilla de grandes maestros como Francisco Fatou y Lucas o doña Ángeles Bohórquez Gómez que aún quedaba en muchos ubriqueños. El caso es que alumnos y profesores nos unimos en aquel otoño del 89 para hacer una marcha "por los árboles".


Mientras ejercía su profesión docente en el aula, el maestro trabajaba con otras herramientas complementarias para alcanzar sus fines educativos. Así, en 1909 (siendo director de la Escuela Pública de Niños de Ubrique) publicó, a través de la Asociación de Maestros de Primera Enseñanza San Casiano, a la que pertenecía, su Colección de Cuentos Morales (127 páginas, con ilustraciones), que le prologó el intelectual sevillano Luis Montoto y Rautenstrauch.  - See more at: http://mediodia.org/2010/12/17/francisco-fatou-gran-maestro-pedagogo-y-escritor/#sthash.kxGasQOe.dpuf

Mientras ejercía su profesión docente en el aula, el maestro trabajaba con otras herramientas complementarias para alcanzar sus fines educativos. Así, en 1909 (siendo director de la Escuela Pública de Niños de Ubrique) publicó, a través de la Asociación de Maestros de Primera Enseñanza San Casiano, a la que pertenecía, su Colección de Cuentos Morales (127 páginas, con ilustraciones), que le prologó el intelectual sevillano Luis Montoto y Rautenstrauch
image
Se trataba de una recopilación de cuentos infantiles que había publicado sueltos anteriormente, como El arrepentimiento, Redimir al cautivo (ambos en 1908, en un librito de 16 páginas), Los donativos de la señora Andrea (1907, 16 páginas, editado por la Tipografía El Correo de Andalucía), El Emigrado (editado por M. Hidalgo, en 1906, con14 páginas), Los Patriotas (1908, 13 páginas), El Pozo de las Maravillas, Las tres Palomas (ambos en un libro de 31 páginas que salió en 1908)…
image
Cada uno de estos cuentos sueltos también los publicó la Biblioteca de la Asociación San Casiano, de la que era socio y uno de sus más prolíficos autores.
image
En la revista Razón y Fe, de los jesuitas (número de septiembre-diciembre de 1909, tomo XXV), se publicó esta crítica:
Colección de cuentos morales, escritos por D. Francisco Fatou Lucas, maestro de primera enseñanza normal y director de la escuela pública de niños de Ubrique (Cádiz), con un prólogo del Ldo. D. Luis Montoto y Rautenstrauch. Con licencia eclesiástica. Sevilla, 1909.
Conocido es el Sr. D. Francisco Fatou Lucas por sus bellas cualidades de escritor y pedagogo. Pero aspira á más: aspira á ser apóstol de la niñez, y para conseguirlo pone en manos de los niños estos hermosos cuentos morales, muchos de los cuales han sido justamente premiados en certámenes de la Asociación de Maestros de primera enseñanza, que lleva el nombre de San Casiano y se halla establecida en Sevilla. Esta edición económica va enriquecida con numerosas ilustraciones, muy á proposito para niños. No podemos menos de recomendar eficacísimamente esta obrita, verdadera joya literaria, de grato solaz y purísima doctrina, y ¡ojalá contribuya su lectura á desterrar tantos cuentos insulsos y de neutra moralidad como andan en manos de la niñez!
En 1921 publicó Tres cuentos para niños, obra que resultó premiada en el  XXII Certamen Científico Literario, Artístico y Pedagógico de la Asociación San Casiano:
image 
Y no se contentó con manifestar su amor a la pedagogía mediante la literatura, sino que también hizo sus pinitos en la música componiendo un Himno a la Aplicación.

- See more at: http://mediodia.org/2010/12/17/francisco-fatou-gran-maestro-pedagogo-y-escritor/#sthash.kxGasQOe.dpuf

Mientras ejercía su profesión docente en el aula, el maestro trabajaba con otras herramientas complementarias para alcanzar sus fines educativos. Así, en 1909 (siendo director de la Escuela Pública de Niños de Ubrique) publicó, a través de la Asociación de Maestros de Primera Enseñanza San Casiano, a la que pertenecía, su Colección de Cuentos Morales (127 páginas, con ilustraciones), que le prologó el intelectual sevillano Luis Montoto y Rautenstrauch
image
Se trataba de una recopilación de cuentos infantiles que había publicado sueltos anteriormente, como El arrepentimiento, Redimir al cautivo (ambos en 1908, en un librito de 16 páginas), Los donativos de la señora Andrea (1907, 16 páginas, editado por la Tipografía El Correo de Andalucía), El Emigrado (editado por M. Hidalgo, en 1906, con14 páginas), Los Patriotas (1908, 13 páginas), El Pozo de las Maravillas, Las tres Palomas (ambos en un libro de 31 páginas que salió en 1908)…
image
Cada uno de estos cuentos sueltos también los publicó la Biblioteca de la Asociación San Casiano, de la que era socio y uno de sus más prolíficos autores.
image
En la revista Razón y Fe, de los jesuitas (número de septiembre-diciembre de 1909, tomo XXV), se publicó esta crítica:
Colección de cuentos morales, escritos por D. Francisco Fatou Lucas, maestro de primera enseñanza normal y director de la escuela pública de niños de Ubrique (Cádiz), con un prólogo del Ldo. D. Luis Montoto y Rautenstrauch. Con licencia eclesiástica. Sevilla, 1909.
Conocido es el Sr. D. Francisco Fatou Lucas por sus bellas cualidades de escritor y pedagogo. Pero aspira á más: aspira á ser apóstol de la niñez, y para conseguirlo pone en manos de los niños estos hermosos cuentos morales, muchos de los cuales han sido justamente premiados en certámenes de la Asociación de Maestros de primera enseñanza, que lleva el nombre de San Casiano y se halla establecida en Sevilla. Esta edición económica va enriquecida con numerosas ilustraciones, muy á proposito para niños. No podemos menos de recomendar eficacísimamente esta obrita, verdadera joya literaria, de grato solaz y purísima doctrina, y ¡ojalá contribuya su lectura á desterrar tantos cuentos insulsos y de neutra moralidad como andan en manos de la niñez!
En 1921 publicó Tres cuentos para niños, obra que resultó premiada en el  XXII Certamen Científico Literario, Artístico y Pedagógico de la Asociación San Casiano:
image 
Y no se contentó con manifestar su amor a la pedagogía mediante la literatura, sino que también hizo sus pinitos en la música componiendo un Himno a la Aplicación.

- See more at: http://mediodia.org/2010/12/17/francisco-fatou-gran-maestro-pedagogo-y-escritor/#sthash.kxGasQOe.dpuf
 Fotografía de Fernando Oliva, otoño de 1989
Manifestación de alumnos y profesores de Los Remedios
Para que no talen los árboles de los Callejones.


El resultado... a la vista está. A pesar de los disgustos que nos costó aquella marcha, y de lo difícil que fue convencer al concejal de turno de que teníamos razón los árboles de los Callejones, ahora ya centenarios, se conservan aún hoy en día, habiéndose convertido en un legado que seguiremos dejando a todos los ubriqueños.

¿...Y si volviéramos a celebrar la fiesta del Árbol?



Nuestro agradecimiento a Agustín García Lázaro por habernos brindado estos datos, a la Asociación Papeles de Historia por la gran tarea que desarrollan,  a nuestro amigo José María Gavira por los magníficos artículos sobre ubriqueños y ubriqueñas que nos ofrece y a nuestro amigo Fernando Oliva por hacer esas fotografías tan fabulosas.



.