domingo, 30 de septiembre de 2012

La Cañada Real de Ubrique a Sevilla

 La "catedral" del Palmar de Troya


Por Leandro Cabello


Hace un par de años que al pasar cerca del Palmar de Troya en un viaje a Sevilla quise visitar el embalse torre del Águila y de camino echarle un vistazo a la basílica que estaba construyendo el Papa Clemente desde hace ya muchos años. Así que esta semana me acerqué a ese lugar. está rodeado por una tapia de más de cuatro metros de altura, así que poca cosa se puede ver realmente del edificio, como no sean la torres.


El interior de la basílica. Es muy complicado intentar acercarse más
Y no se puede ver gran cosa del interior




Carteles indicadores de la Cañada Real de Ubrique a Sevilla 

En el trayecto entre Utrera y el Palmar se me fueron los ojos hacia los indicadores de una vía pecuaria, la cañada Ubrique-Sevilla, de la que sinceramente no tenía noticias.
 Posteriormente me han comentado algunos miembros del club de atletismo nutrias pantaneras que al intentar recorrerla se han encontrado con algunos tramos cortados por fincas y sobre todo por el embalse del tajo del Águila.
En estas fechas que se celebra el día mundial del turismo podíamos plantearnos, desde esta zona de la cañada, ponerla en algún valor o como mínimo indicarla, para que todos conociéramos los caminos que los arrieros de Ubrique hacían para llegar a Sevilla.
Nuestra bisabuela Antonia Rivera, esposa de Francisco Izquierdo, que era arriero, nos contaba que ella iba a veces a Sevilla con las caballerías por la "cañá", para comprar mercancías que después vendía en su refino, en la calle Portichuelo.
Nos hablaba de esos viajes a Sevilla como de auténticas expediciones, y lo complicado que era para una mujer ir en mulo, acompañada solo por hombres, aunque ella era una mujer decidida, se montaba en su mulo y hacía los dos días de viaje sin problemas.





En la carretera de Utrera nos hemos encontrado todos los carteles indicadores juntos
El primero, de la Junta de Andalucía y la Unión Europea



El segundo, de la Mancomunidad de Municipios
del Bajo Guadalquivir,
Declarando la Cañada un paraje de interés ambiental



El tercero, de la ciudad de Utrera
La Delegación de Medio Ambiente
En nombre del Ayuntamiento de la localidad



Y el cuarto, de nuevo de la Junta de Andalucía
Red Andaluza de Vías Pecuarias


Lo más curioso es que la Cañada Real llega desde Ubrique a Sevilla, y sólo conocemos la señalización en este lugar en concreto de Utrera, podían haber dejado algún cartelito para ponerlo al comienzo de la Cañada, y así desde Ubrique podíamos tener la oportunidad de intentar recorrer al menos una parte. Lástima que en nuestro propio pueblo sea una gran desconocida.



La Cañada real, con Utrera al fondo



Bueno, ya sabemos por dónde pasa la Cañada Real  de Ubrique a Sevilla, nos queda encontrar dónde comienza y dónde termina, e intentar recorrerla lo más posible, quizás en bicicleta, quizás en mulo, como nuestra bisabuela.
Ahora, como están de moda las recreaciones, podíamos hacer una recreación de los arrieros de principios del siglo pasado, y recorrer la Cañada Real en su totalidad.
Mientras la organizamos, he estado haciendo unas fotos de la campiña sur Sevillana tomadas desde la cañada con el fondo muy difuminado de la sierra de Cadiz.


Seguro que nuestros bisabuelos encontrarían muchos más árboles en esta campiña



Y seguro también que verían, como  nosotros, la sierra de Cádiz al fondo,
muy difuminada, dándoles la bienvenida en el camino de regreso.


La campiña, aún seca, empezará a reverdecer con estas primeras lluvias




Nuestra última fotografía desde la Cañada Real. Aún nos queda mucho para llegar a Ubrique.


.

viernes, 28 de septiembre de 2012

Occurris en las Actas de la Real Academia de la Historia

Actas de la Real Academia de la Historia
7 de julio de 1797


 Por Esperanza Cabello

 Algunas veces no nos damos cuenta de la relación entre unos periodos históricos y otros. Nosotros consideramos nuestra historia como algo muy reciente, y cada vez que hemos hablado de las primeras excavaciones en el Salto de la Mora y el señor Vegazo no hemos pensado que se trataba precisamente del mismo momento histórico que un acontecimiento que convulsionó nuestra civilización.
Habíamos pensado esperar a septiembre para publicar estas actas y hacer que el aniversario, de  doscientos quince años justamente, coincidiera, pero además esta mañana hemos estado hablando con nuestros alumnos de la Revolución Francesa, y explicándoles que comenzó en 1789 y finalizó con el golpe de estado de Napoleón Bonaparte en 1799.
Esas fechas nos han recordado nuestras actas, que recogen el momento en que se leyeron los oficios de Andrés de Palacios informando, en primer lugar, "del hallazgo de varias antigüedades y monedas en una excavación hecha en Ubrique, y remite copia de una inscripción romana de las encontradas".
Nos parece increíble que las primeras excavaciones del Salto de la Mora sean coetáneas de la Revolución Francesa, nunca lo habíamos pensado así.
En cualquier caso, en 1797 hubo varias comunicaciones a la Real Academia de la Historia sobre los descubrimientos de las excavaciones en Ubrique.



Municipio Occurritano, conocido desde 1797
 

El veintidós de septiembre de 1797  "se lee un oficio de Andrés de Palacios en el que informa sobre el reciente descubrimiento del supuesto municipio Occurritano (sic), al que acompaña copia de dos inscripciones romanas halladas en las excavaciones de Ubrique, que se pasan a José Guevara para que informe sobre su contenido, junto con los otros documentos remitidos anteriormente; se acuerda que se le excite a Palacios para que dirija e instruya a los trabajadores con el fin de que miren con más atención los monumentos que vayan descubriendo."



Más tarde, el seis de octubre, "Se da cuenta de un oficio de Andrés de Palacios en el que se comunica en relación a los encargos de la Academia que pasará a presenciar las excavaciones de Ubrique  este invierno; se acuerda que pase a José de Guevara para que informe".

Es curioso poder recuperar un trocito de nuestra historia (en Google Books) y volver a saber de nuestras inscripciones romanas del Salto de la Mora, una de las cuales sigue irremisiblemente perdida después de haber estado en el museo provincial de Cádiz.




.


miércoles, 26 de septiembre de 2012

Las murgas de la República

Peña "La Fula" Ubrique



Por Esperanza Cabello

El gusto por conservar cosas y volver a contar las historias nos ha acompañado siempre. Hace más de treinta años María Jesús Benítez Morales, la abuela de Serafín y Julia, una mujer increíble y muy querida, que había nacido en los años veinte y conservaba una memoria excepcional, nos contó que durante la República tenían mucha importancia los carnavales, y que las murgas en Ubriqe tenían tanta aceptación que durante todo el año se preparaban coplillas, disfraces y todo lo necesario para la diversión.
Su marido, Serafín Ruiz, participaba en una de estas murgas, y ensayaba con su grupo para cantar por las calles, así que ella recordaba las letrillas de muchas de aquellas canciones.

Hoy hemos tenido la suerte de encontrar unos papelitos en los que escribimos, a finales de los setenta, algunas de esas letrillas que María Jesús nos dictó. Lamentablemente hemos olvidado las circunstancias de las letras en casi todos los casos, pero al menos recuperamos esas letras que, seguramente, los mayores del pueblo también recordarán.
Algunas de ellas son muy ácidas, otras más amables, pero todas son significativas de una época. 
Las imágenes son de niños ubriqueños disfrazados para el carnaval en los años veinte y treinta.
 


Allá en el planeta Marte

Allá en el planeta Marte
Estábamos muy tranquilos
Y recibimos un parte
De telégrafos sin hilos
En el expresado parte
Marconi nos prometía
que en la tierras españolas
Con orgullo se vivía.
Pensando de mejorar
A estas tierras hemos bajado
Pero vemos con tristeza
Que nos hemos equivocado
Que el trabajo nos agota
Y solo tratan de explotarnos
Que nos agotan las fuerzas
Con los impuestos diarios
Para vivir en este suelo
-Esto no es palabra vana-
Hay que meterse a torero
O ponerse una sotana





El día 14 de abril

El día 14 de abril
Pá Cartagena embarcó
A la una de la noche
Don Alfonso de Borbón
Porque en España iba  a entrar
El comunismo libertario
Para que todos los ricos
Experimenten el trabajo
Para que todos produzcan
Lo que tienen que comer
Que el mismo derecho tiene
El obrero que el burgués.



Al burgués Pérez

Hay en esta población
Un burgués mú avaricioso
No sabe leer ni escribir
Y tiene mirar de oso
Le gusta mucho el dinero
Y no sabe distinguir,
A cuatro padres de familia
Les echó a la Guardia Civil
Lo más gracioso del caso
Se lo vamos a contar
Que lo que estaban cogiendo
Era dentro de la cañá

Nuestras tías Joaquina y Julia a finales de los años treinta

General Torrijos
Don Torrijos murió en el cadalso
No murió por infame y traidor
Que murió con la espada en la mano
Defendiendo la Constitución.

Constitución y muerte
Será nuestra divisa
Si algún traidor la pisa
La muerte sufrirá.



La República de "fú"

Las maestras de academia
A las que el estado paga
Observamos en algunas
Que no son republicanas
A la iglesia llevan
Colgada una cruz
Todo esto lo tolera
La república de "fú"
Las autoridades
No se meten en eso
Sin embargo 
Se ocupan de un hombre
Que quiere ser libre
Y lo meten preso


En defensa de una ubriqueña

La religión la comparo 
Con las aves de rapiña
 Las rapiñas son los cleros
Palomas torcales
Son todas las niñas
Todo el que tiene sotana
Tiene malos sentimientos
Cogieron una paloma
Pá llevarsela al convento
Un cazador tomó parte
Para atraerla a su nido
Y no se lograron con ella
Esa mancha de bandidos

(Esta letra es de cuando se llevaron al convento a la mujer de Manolo Álvarez)

La República

La república es mú niña
 Y como niña lo sabe
Que a los frailes jesuitas


Los sementales

Las beatas que querían mucho a los frailes
Desde que ellos se fueron
De ellas no se acuerda nadie
Pero los murguistas les van a encargar
Que se vayan pá la "Salía"
Que los sementales
Las pueden aliviar 

(El gobierno trajo caballos sementales, y los dejaron en la zona del Trebujena, que entonces no había casas ni nada, y era la "salía" del pueblo).



En nuestro pueblo ha seguido la tradición del Carnaval, y ha habido muy buenos letristas. Hoy continúan muchas agrupaciones, y algunas de ellas cuentan con un blog en el que van relatando las novedades de cada momento.
En Coloretes podemos comprobar cómo, finalmente, pocas cosas han cambiado.


.

lunes, 24 de septiembre de 2012

María Ordóñez Rodríguez: la Alcaría

María Ordóñez Rodríguez
La Alcaría, principios del siglo pasado


Por Esperanza Cabello

Muchas veces nos hemos referido a las casualidades, a las coincidencias y a que el mundo es un pañuelo. En este caso la coincidencia es extraordinaria. 
En agosto publicamos una fotografía de la escuela de la Alcaría que Beatriz Díaz nos había enviado. Entonces confiábamos en que Rafaela Ordóñez, la madre de nuestra cuñada  Reme, que había vivido en la Alcaría, nos ayudara a identificar a algunas de las niñas o maestras de la fotografía. 
Claro que no contábamos con que todas ellas eran mucho mayores, y que iba a ser muy difícil.
Pero nuestra sorpresa ha sido mayúscula al saber que en la fotografía estaba, colocada a la izquierda, María Ordóñez Rodríguez, la tía de Rafaela que la había criado en la Alcaría.
Pero no solo estaba María en la fotografía, sino que Reme tiene una fotografía de su "abuela" del mismo día que la fotografía de Beatriz.


Las dos fotografías juntas, casi cien años más tarde
Gentileza de Reme Viruez y Beatriz Díaz


Si miramos las dos fotos veremos a María Ordóñez la primera por la izquierda en la foto del grupo, y comprobaremos que María lleva incluso la misma ropa y el mismo peinado (por no decir que está en la misma pose), o sea, que forzosamente las dos fotografías son del mismo día, hechas por el mismo fotógrafo, Lucas Rodríguez Centeno, a principios del siglo pasado.


Marcador de María Ordóñez
conservado por su sobrina desde 1906


Y esto último es un marcador de punto de cruz realizado por María Ordóñez en 1906 cuando estaba en la Alcaría. Un verdadero tesoro testigo de otra época en la que todas las niñas preparaban su propio marcador  con siete u ocho años.
María Ordóñez era hermana del padre de Rafaela, y no tuvo nunca hijos propios, así que desde pequeñita acogió a Rafaela en su casa de la Alcaría, y la crió como si fuera su propia hija, encargándose de ella en todos los aspectos. Estuvieron viviendo en la finca hasta mediados del siglo pasado, que se vinieron a Ubrique.
Más tarde fue la propia María quien compró a Rafaela su casa, en la calle Botica de Ubrique y, como la historia va de coincidencias y casualidades, resulta que la casa que María compró a su sobrina era la primera casa de nuestros tíos Baldomero Fernández y Nieves Rubiales... el mundo es, realmente, un pañuelo.


.


viernes, 21 de septiembre de 2012

Gijón, septiembre de 1932


Leandro Izquierdo Rivera
en Gijón, 1932


Por Esperanza Cabello

Algunas veces hemos hablado de nuestro abuelo Leandro y de cómo fue un trabajador infatigable, que comenzó trabajando en el taller de Emilio Santamaría siendo casi un niño y poquito a poco mostró tener dotes de empresario moderno, montando su primer taller, en el que apostaba por la calidad y el trabajo bien hecho. 
En 1932 Leandro y Natalia ya tenían dos hijos, Paco y Esperanza, el trabajo en la petaquería comenzaba a florecer y nuestro abuelo tenía claro que había que presentar  el producto para venderlo en los mejores comercios de España. 
Quería demostrar que la marroquinería de la marca LIZ era de primera calidad, elegante, distinguida y original. ¿Quién mejor que el mismo fabricante para mostrar sus productos?
Así que nuestro abuelo visitó personalmente las mejores tiendas para abrir mercados, y hoy traemos esta foto-postal hecha en Gijón, fechada el cinco de septiembre de 1932, que Leandro envió  a su familia en Ubrique.




miércoles, 19 de septiembre de 2012

Las revoluciones tecnológicas: una multicopista mercantil

Una multicopista mercantil
símbolo de la "modernidad"


 Por Esperanza Cabello
Fotografías: Luis Eduardo Rubio


En estos tiempos en los que la tecnología y la electrónica ya casi no nos sorprenden, porque nos hemos ido acostumbrando a que los aparatos sean cada vez más de ciencia ficción, y en los que somos capaces de pagar por uno de ellos unas cantidades indecentes de dinero (más de diez mil euros por un iPhone), parece que nuestra revolución tecnológica es inocente y nos cuesta trabajo imaginar el impulso que supuso este aparato en sus tiempos para el trabajo en las oficinas.
Agradecemos a Luis y Memi su gentileza explicándonos su funcionamiento y su uso.



Se trata de un aparato sencillo y muy útil 


Nuestra multicopista mercantil, fabricada en madera, llegó a Ubrique en los años treinta, dispuesta a facilitar el papeleo en las oficinas de una fábrica de artículos de piel.
Hasta el momento se utilizaban solo las máquinas de escribir, con papeles de calco para hacer copias, pero no existía la posibilidad de hacer varias copias de un mismo documento como no fuera recurriendo a la imprenta.


 El maletín de la multicopista, desplegable y multifuncional


Existía por el momento otro tipo de multicopista (pinchar para ver el enlace), pero eran aparatos más complicados y caros, por lo que la multicopista mercantil fue una verdadera revolución en la oficina. Se trataba de un maletín de madera con varios departamentos y un rodillo que permitía hacer, de una en una, tantas copias como se quisiera de un documento.
Así que si un fabricante quería publicar una tarifa de precios, o enviar una comunicación a todos sus clientes, la revolucionaria multicopista mercantil le permitía tener tantas copias como quisiera con un solo cliché.


 Una vez en funcionamiento, la multicopista podía hacer
tantas copias como fuera necesario


 Esta multicopista estuvo en funcionamiento casi cuarenta años en la oficina. Haría miles de copias de documentos que ahora nos gustaría poder ver y, lo más curioso, es que está en perfecto funcionamiento (si exceptuamos el caucho del rodillo), podría empezar hoy mismo a hacer copias y copias sin cansarse, es lo bueno que tienen muchos aparatos antiguos, que no se estropean por muchos años que pasen.



Un maletín funcional para un ingenio muy útil


Y lo mejor de todo es que la multicopista, una vez cerrada, se convertía en un bonito maletín de madera, perfecto para cualquier oficina de postín en aquellos tiempos en que los fabricantes de artículos de piel comenzaban a hacer los primeros guiños al comercio nacional e internacional.



lunes, 17 de septiembre de 2012

Diez fuentes más, y van setenta

El pozo de Zurraque, en el término municipal de Montejaque
Fotografía de Francisco Cabello


Por Esperanza Cabello

Ya hace muchos meses que comenzamos un proyecto muy interesante y entretenido. Quisimos colaborar con el proyecto "Conoce tus fuentes", de la Universidad de Granada, y demostrar que nuestro padre tenía mucha razón cuando decía que Ubrique era "La Villa de las Cien Fuentes".
Nos gustó muchísimo la idea de recorrer nuestra sierra buscando y conociendo nuestras fuentes, y nos dimos cuenta de que el agua no conoce de fronteras y muchos de los manantiales que estaban a nuestro alrededor eran de Benaocaz, de Villaluenga, de Cortes... ¡hasta de Jerez!
Y así llevamos inventariadas más de setenta fuentes y manantiales de la sierra, entre ellas ya son sesenta y tres de Ubrique, lo que nos coloca en el quinto lugar en Andalucía (el primero lo ocupa Ronda, tan cerquita, con doscientas treinta y cinco fuentes inventariadas). Lo mejor es que aún nos quedan muchas, pero estamos esperando a que llueva, para poder hacer fotografías "enguachinnás".

Estadísticas del once de septiembre de 2012



Queremos agradecer a todos los que colaboran con nosotros, acompañándonos al campo, diciéndonos dónde están las fuentes, contándonos las anécdotas... En estas últimas nuestro amigo Juan Francisco ha acompañado a nuestro hermano Manolo a visitar todas las de su finca.
Y, por supuesto, en esta aventura seguimos contando con nuestros hermanos Francisco, Manolo y Leandro, además de con la inestimable ayuda de Luis Eduardo. Esperamos que cuando termine el invierno habremos llegado a nuestra meta: conseguiremos hacer de Ubrique "La villa de las Cien Fuentes".



60. Pilón de Fátima
Fotografía Luis Eduardo Rubio




61. Fuente del Tocón
Fotografía Manuel Cabello




62. Laguna de Fátima
Fotografía de Francisco Cabello





63. Pozo de Zurraque
Fotografía de Leandro Cabello




64. Fuente del Torero
Fotografía Francisco Cabello



65. Fuente de Hazagrande
Fotografía de Manuel Cabello



66. Pozo de la Fuentecilla de Castro 
Fotografía Manuel Cabello



67. Fuente del Pántano
Fotografía Manuel Cabello


68. Fuente de Pozomonte
Fotografía Manuel Cabello



69. Fuente de la Hoyeta
Fotografía Manuel Cabello




70. Fuente de los Chopos
Fotografía Manuel Cabello




Pues ya hemos llegado a las setenta primeras fuentes, estamos realmente muy contentos de continuar con esta serie, y esperamos la colaboración de todos para que nuestro pueblo también sea reconocido por sus manantiales.


.


domingo, 16 de septiembre de 2012

Se acabó lo que se daba: adiós, feria, adiós

 Se acabó la feria de Ubrique 2012


Por Leandro Cabello


Nuestra feria empezó con fuerza este año, acabábamos de celebrar las fiestas de la Patrona y ya las calles empezaron a engalanarse con farolillos, banderolas y... petacabras.




Durante casi una semana hemos podido disfrutar de unas fiestas ancestrales y, como tenemos niños, como niños hemos disfrutado: de los cacharritos, de los cabezudos, de las bandas de música, de la algarabía...


Los cabezudos se han preparado cada mañana concienzudamente para recorrer, con una estela de niños y padres, muy animados con la música y las risas, todas las calles de Ubrique, anunciando cada mañana un nuevo día de feria.
Los cabezudos se han preparado en la ermita de San Pedro, y, a juzgar por las imágenes, se diría que son los ujieres del Duque de Arcos. Pero no, no son ujieres, son nuestros  reyes de la feria, jeje.





Y como reyes han comenzado el recorrido cada mañana, sin que les faltara ni un solo detalle.


La primera parada: La Plaza, en ella se congregan los niños y niñas, siempre de la mano de los padres, para perseguir, admirar e incluso asustarse un poco con esos tipos tan grandes.
También los mayores se acercan, atraídos por la música de la banda que acompaña a la comitiva.



Los chavales (la chiburralea, que diríamos en ubriqueño) corretean entusiasmado al toro cabezudo, bueno, más bien el toro corretea a los chavales, y, como es un toro joven, también hemos pixelado su cara, no vaya a ser que no quiera salir en la foto el torito. 
Hay que ser un niño y haber hecho de toro alguna feria para saber lo complicado que es el papel de toro y el calor que se pasa... pero merece la pena ¡Seguro!



Enfilamos la calle Botica con una sorpresa muy agradable: Reme, Manolo y Julia en el balcón de la que fuera la casa familiar de los Janeiro... Qué alegría nos da oír esos nombres tan familiares y tan queridos.
¿Cuántos años habrá visto alguien de la familia los cabezudos desde ese balcón?  Pues desde que existan los cabezudos, porque la familia ya vivía allí hace más de cien años. Nuestra tatarabuela Ana Córdoba y nuestro tatarabuelo Manuel Janeiro López ya tenían en ese edificio una pequeña pensión a mediados del siglo XIX.


 Y llegamos a los Callejones, niños y mayores siguen acompañando a los cabezudos, y nosotros también vamos detrás, por eso las fotografías son de espaldas.




Al llegar a la plaza de la Estrella, dos gigantes del pueblo se encaran frente a frente: el Petaquero y el Rey. No hay problema, son amigos de cada año, se saludan y siguen los dos disfrutando de la feria.



Por que el Petaquero y la Petaquera no se pierden una feria desde que fueron modelados. Primero en la plaza y ahora en la glorieta, los dos están atentos feria tras feria  admirando los festejos.



Este año, por cierto, los petaqueros, y nosotros, no hemos parado de oir la tómbola, que, como siempre, pone de moda algo, pero ya no es una muñeca ni "otro perrito piloto", sino las tablets. No las tablets de turrón, sino las tablets de megas. ¡Cómo nos modernizamos!



Y en la feria hemos disfrutado también de los cacharritos, que hemos tenido que atravesar la avenida una y mil veces, eso de tener dos niños ya un poco mayorcitos hace que tengamos que ir de lado a lado buscando cacharritos.
¡Buen salto, Laura! ¡Estupendo, Leandro!



Pero hoy hay que echar el cerrojazo a la feria, y despedirnos de las casetas, que han tenido un ambiente bullicioso y alegre a diario.


Hoy echamos un vistazo a la sierra de Ubrique buscando nuevos paseítos para el otoño.



Y estamos muy contentos de poder pensar en nuevas rutas por nuestra sierra, aprovechando la luz de final del verano y el buen tiempo que  vendrá, más fresquito y, ojalá, un poco más húmedo.



Quizás mañana empiece, pero será mejor elegir un acceso más suave. Esos son nuestros pensamientos mientras que la feria, poquitro a poco, se va cerrando. Volverá el año que viene, como siempre.


Aunque Leandro no puede evitar la decepción mientras los encargados van empaquetando a los simpáticos cabezudos y metiéndolos en un camión. ¡Ay! Qué triste despedida!



Y Laura se despide del cartel de feria de este año (magnífico trabajo de José Antonio Martel), pero mira, esperanzada, el cartel de la noche carnavalesca...
¿Queda mucho para Carnaval, papá? Tendremos que empezar a pensar en otra petacabra, además de la del trabajo, que resonará mañana en todas las petaquerías de Ubrique.
¡Se acabó la feria, se acabó el verano!  Lo mejor es que el año que viene habrá más.


.