martes, 31 de julio de 2012

Calles con dos nombres


Algunas calles de Ubrique con dos nombres
Gentileza de Manuel Cabello

Por Esperanza Cabello
Fotografías: Luis Eduardo Rubio 

El mes pasado nuestro hermano Manolo hizo una entrada en su blog contándonos qué pasaba en nuestro pueblo con el montón de calles que tienen dos nombres (pinchar aquí para leer la entrada).
Al poco tiempo, un amigo nos envió una fotografía de Grazalema en la que también se veía una calle con dos nombres.
Pero hoy, dando un paseíto por el centro de Cádiz, hemos comprendido que esa costumbre tan liosa, que creíamos exclusiva de nuestro pueblo, ha tomado escuela de nuestra capital.
¡Hay montones de calles con dos nombres!
Por cualquier barrio del centro por el que te pasees, da igual que sea por la Viña, por la Catedral, por el Pópulo, por San Juan de Dios... hay calles con dos nombres, y suponemos que los vecinos tienen, al igual que nosotros, líos con su correspondencia, con los envíos y hasta con sus domicilios.
Nos entretuvimos haciendo algunas fotografías de estas "calles binominadas" 

La calle del Beaterio pasó a llamarse calle Valverde



La calle del Vestuario ahora se llama calle Barrié



La calle de la Verónica (¿Sabían que en 1773 la Plaza de Toros estaba en el centro de la ciudad, por la zona de la Catedral?) pasó a llamarse calle José del Toro.


El Beato Diego también le quitó en Cádiz el nombre a una calle, a la del Baluarte, 
en nuestro pueblo se lo quitó a la calle San Pedro




El alcalde Manuel Ramsés sustituyó a la calle de los Doblones
Todos esos nombres antiguos hacían referencia a la actividad de las calles
Anoche supimos que la calle de los Negros era por la que desembarcaban los esclavos 
en los siglos XV y XVI




La calle de la Cruz de la Madera fue sustituída por Antonio López

Y la pobre calle de las Flores, con ese nombre tan bonito
sustituído  por  el de Sánchez-Barcaíztegui




La calle del Carbón por Doctor Zurita


La calle de la Retama se la dedicaron al General Morla

A San Francisco nadie le ha quitado el nombre
solo se ha rotulado con todas las letras





Y la plaza Argüelles ha engullido a dos placitas antiguas
A la plazuela de los Pozos de la Nieve
 (¡Qué nombre tan bonito!)



Y a la Plazuela de las Cuatro Torres
(Junto a la Casa de las Cuatro Torres, que ahora puede visitarse)


Y estos casos son solo una muestra, dando un paseíto por nuestra capital podemos ver un buen montón de calles con dos nombres, y nosotros, en todos los casos, tanto en Ubrique como en Cádiz, nos quedamos con el más antiguo. Son más sonoros, más claros, más intuitivos, y hacen referencia a la historia de la ciudad.
.

lunes, 30 de julio de 2012

Grupos Escolares. La escuela de don Antonio de Haro, 1933




La escuela de don Antonio de Haro, 1933
Gentileza de Juan Manuel Pan Huertas

Nuestro amigo Juan Manuel Pan nos envió hace un par de días esta otra fotografía de un grupo de estudiantes ubriqueños. Él mismo no tenía muy claro quiénes eran los protagonistas de la fotografía, pero nosotros tenemos una exactamente igual que nos había proporcionado nuestra tía Isabel Álvarez, (pinchando en este enlace podemos verla). Se trata de la Escuela de don Antonio de Haro, en 1933, y a todos los que ya habíamos localizado podremos, quizás, añadir a Juan Pan Maza, tendremos que confirmarlo.

.

domingo, 29 de julio de 2012

Los Romanos de Ubrique atraen el turismo a nuestro pueblo

Diario Sur de Málaga en inglés
hay que buscar la página 39)

Por Esperanza Cabello


Hace unos días nuestro primo José Manuel nos envió un recorte de prensa del diario Surinenglish que contaba cómo se había fabricado en nuestro pueblo un cinturón gigante para la Estatua de la Libertad de New York.
Hoy le ha tocado el turno a los Romanos de Ubrique, en la edición inglesa del Diario Sur (pinchar en este enlace para acceder) podemos leer la noticia de la "III Bajada a Ocurris", además de un buen repaso de nuestro pueblo, con muchos datos prácticos para los visitantes extranjeros.
Se han saltado muchos establecimientos y un buen montón de datos, pero, en general, es una buena crónica que puede propiciar el turismo en Ubrique. Y lo sugieren como uno de los lugares que están, al alcance de la mano, esperando a que los descubran.
Podemos estar seguros de que iniciativas como la de los Romanos de Ubrique conseguirán, poquito a poco, que la idea que todos tienen de nuestro pueblo sea aún más positiva.


.

sábado, 28 de julio de 2012

Grupos Escolares. El Asilo, 1945


El Asilo, 1945


Por Esperanza Cabello
Ha llegado a nuestras manos esta extraordinaria fotografía del Asilo en 1945. Solo reconocemos en ella a nuestra abuela Natalia (a la derecha de la fotografía, junto a la monja) y a nuestra tía María Remedios (es la niña sentadita en primer plano con un vestido blanco). 
Es un grupo escolar en el que hay ubriqueños y ubriqueñas. Nos llama la atención que se trata de niños y niñas, cuando la educación, en aquella época, no era mixta, pero también recordamos que nuestra madre cuenta siempre que cuando ella era muy pequeña iban al Asilo todos, los cinco hermanos. Quizás fuera mixta la educación para los parvulitos, y a partir de primaria los separaban.
Hemos estado hablando con nuestra tía María Remedios Cabello, preguntándole cómo era el asilo en estos años, ya que ella es coetánea de estos niños. Nos ha contado que ella no pudo ir a la escuela hasta los siete u ocho años, porque tuvo una grave enfermedad siendo chiquitina y durante su infancia la cuidaron y la mimaron con mucho esmero.
De todas formas nos ha contado quiénes eran las monjas que se encargaban del asilo en los años cuarenta: Sor Celina, la directora, Sor Mercedes, que debe de ser la que está junto a Natalia, Sor Pilar, la mayor, que era la que se encargaba de pedir para los ancianos y Sor Amelia.
También nos ha contado que las dos abuelas, Julia y Natalia, eran grandes colaboradoras del Asilo, y ella recuerda cómo iba cada domingo, con su amiga María Remedios, a llevar un papelón de dulces que compraban en la confitería  de la calle del Perdón: guitarritas, jamoncitos, bucaritos, bollos de Bilbao. Esa confitería era la de María Paz, que después fue de Eloísa.


Bollos de Bilbao


Los vecinos del Casco Antiguo y de la Plaza de la Verdura hacen guitarritas, bucaritos y jamoncitos de mazapán en algunas ocasiones, nos acordaremos de fotografiarlos la próxima vez para que quede constancia de aquellos dulces tradicionales ubriqueños.

Y en cuanto a los escolares de esta fotografía, nos encantaría conocer su identidad, deben de ser niños y niñas nacidos a partir de 1942, y seguramente en otras casas ubriqueñas exista esta fotografía, intentaremos, como siempre, hacer un llamamiento a todos los que puedan darnos alguna idea de quiénes son para poder ponerles un nombre y que este recuerdo escolar quede para siempre.
Pinchando en este enlace podemos ver los otros grupos escolares que hemos ido localizando estos años.


.

viernes, 27 de julio de 2012

27 de julio: Santa Julia

Julia Ruiz Cabello, 2011
¡Felicidades, Julia!


Por Esperanza Cabello


Ya hace varios años que hemos aprovechado este día para felicitar a todas las Julias de la familia, y siempre hemos tenido la intención de hacer un compendio de las descendientes de Julia Janeiro Rubiales que comparten, al mismo tiempo, su nombre.
La primera fue nuestra tía Julia Cabello, la segunda nuestra prima Julia García, la tercera nuestra hija Julia Ruiz... y a partir de ahí hay otro montón de Julias de las que nos gustaría tener una fotografía y una pequeña historia para ir colocando en el blog.
Así que hoy, además de felicitarlas a todas y desearles que tengan un día tranquilo y feliz (a pesar de los pesares), invitamos a nuestras primas a que nos manden una fotografía de sus Julias, madres o hijas,  para colocarlas en el "Cuadro de honor" de las Julias de  la  familia.

Mientras, un abrazo muy grande a nuestra prima Julia y, para nuestra hija, mil besos y muchísimas felicidades.


Julia Janeiro, 1922

.Julia Coronil García
Julio 2012

Nota del 27 de agosto de 2012: Nuestra prima Julia García, hija de Heliodoro y Ana María, nos ha enviado, para la galería, una fotografía de la preciosa Julia Coronil, su hija. Y también una fotografía de ella misma, la primera nieta Julia.  Muchas gracias, prima!!


 Julia García Cabello
La primera nieta llamda Julia de Julia Janeiro




Nota del 31 de agosto: añadimos la fotografía de Julia Ortuño Cabello, hija de nuestra prima Noemí

.
Julia Ortuño Cabello
2012 (diez años)


.
.

jueves, 26 de julio de 2012

Un encargo muy especial: Agradecimiento

 Manuel Heliodoro García
Feliz disfrutando de sus nietos

 Por Esperanza Cabello


Hoy será un día muy triste para la familia. Suponemos que en otros tiempos el día de San Joaquín y Santa Ana fue, para la familia Cabello Janeiro, un día de celebraciones y felicidad. La onomástica de abuela Joaquina, de la madrina (la tía Ana), de nuestras tías Joaquina y Ana María...
Pero las efemérides, como la muerte, son traicioneras, y hoy será, al mismo tiempo, el aniversario de la muerte de nuestra tía Joaquina y el día del entierro de nuestro tío Manuel Heliodoro.
A las once será enterrado en el cementerio de Ubrique, reposará para siempre junto a su madre, doña Irene Serrano, acompañado de toda la familia y los seres queridos.
Hace un tiempo que Manuel fue víctima de una terrible enfermedad, el Alzheimer, al principio de una forma suave, desde hace un añotodo ha sido mucho más difícil y duro. 
La situación en la casa de un enfermo de Alzheimer puede ser terrible si la enfermedad se empeña en atacar cruelmente, y la calidad de vida tanto del enfermo como de sus familiares se deteriora ostensiblemente.

A pesar de las circunstancias, de la tristeza y de los momentos tan penosos que están pasando, nuestra tía Ana María y nuestras primas han puesto mucho empeño en un encargo que nos han hecho:
Hace casi un año que nuestro tío era atendido en el Centro Residencial Alzheimer "Dolores Castañeda" de San Fernando. Allí los han ayudado a rehacer sus vidas tras el zarpazo de la enfermedad, Manuel ha sido feliz, ha recuperado la sonrisa y las risas, a pesar de su situación.
Todo el personal se ha desvivido, por encima de su deber profesional, para complacerlos, ayudarlos, apoyarlos, estar a su lado. En los momentos difíciles se han encargado de facilitarlo todo, y cuanto más complicada era la situación, más han trabajado por ayudarlos.
Desde Mari Pepa, la encargada, siempre atenta y solícita, con uns grandísima fuerza interior, hasta el último empleado, pasando por todos y cada uno de los que los han atendido este año, han demostrado una humanidad y una comprensión exquisitas.

Esta entrada es, finalmente, eso: un agradecimiento a todos los que han hecho posible que este año Manuel, y su familia hayan recuperado su calidad de vida y su sonrisa. Muchas gracias.


Heliodoro y Ana María con sus nietos en la Residencia "Dolores Castañeda"
Mirando la vida con una sonrisa.




.

miércoles, 25 de julio de 2012

Manuel Heliodoro García Serrano



Por Esperanza Cabello


 Hoy las playas de Cádiz se han vestido de luto. Las playas de Cádiz, los montes de Ubrique y los campos de Acebuche, su pueblo natal.
Se han vestido de luto porque esta madrugada ha muerto nuestro tío Heliodoro, todos lo conocíamos así, por su segundo nombre tan especial ("sol dorado" significa en griego, y algunos de sus alumnos le decían, cariñosamente así, " don Sol Dorado").
Aunque nuestro tío llevaba un tiempo enfermo, (ya lo estaba cuando en la Peña Flamenca de Ubrique le hicieron un homenaje, al ser su primer presidente), nunca quisiéramos que pasaran estas cosas, la muerte se lleva por delante a uno de los personajes más conocidos de nuestro pueblo, aunque hubiera nacido en  Extremadura, en Acebuche llegó a Ubrique hace cincuenta años, y se convirtió en un ubriqueño como el que más. Maestro, por sus enseñanzas hemos pasado muchísimos ubriqueños de varias generaciones.

Maestro, flamenco, cazador, amigo de sus amigos. Se casó con nuestra tía Ana María en 1966 y tuvieron dos hijas, Irene y Julia. Las tres han sido su refugio, su apoyo y su familia, las tres se han dedicado en cuerpo y alma a él en estos tiempos de enfermedad, y a las tres mandamos todo el cariño y todo el apoyo del mundo.
Aunque es en Cádiz donde han vivido los últimos años, y hasta Cádiz ha llorado hoy su muerte, porque ha llovido esta mañana con gruesos lagrimones, y el cielo se ha vestido de gris, el funeral será en Ubrique, el pueblo que lo ha acogido y adoptado y donde él y su familia han vivido todos estos años.
Con nuestro tío Manuel se va otro pedazo de nuestra historia, de nuestra infancia, de nuestra vida... Siempre atento, siempre amable, siempre educado, sólo recordamos buenas cosas de él, su sonrisa, su dedicación, su interés por los demás, lo que disfrutaba con lo que hacía, con sus clases, con sus cacerías, con su familia, con sus nietos...
 
El entierro será mañana, jueves,  a las once de la mañana, en el cementerio de Ubrique.


¡Hasta siempre, tito, nunca te olvidaremos!



.

sábado, 21 de julio de 2012

Playa de Cádiz

Leandro juega en la playa con su pistola de agua multicolor



Por Leandro Cabello


A veces, durante las vacaciones, descubrimos cosas que con las prisas del día a día nos pasan desapercibidas. Con un día en la playa, algunos juguetes de los niños y un procesador de imágenes sencillo se pueden tener estos resultados espectaculares. Así las fotografías del tiempo de descanso parecen, además, pequeñas obras de arte.



 Por ejemplo, el agua del mar gris coloreada con esta raqueta de playa



 O una sombrilla multicolor en un cielo transparente



 Y el cubito de la playa, protagonista de esta estampa playera



 O la pelota, que destaca sobre la arena mojada de la Victoria



 Y la palita, que parece descansar después de haber hecho mil y una montañas



 El tren de Leandro, que recorre fatigosamente estos caminos tan agrestes



 Pero la técnica también sirve para cambiar otros espacios, como el Pico Peralta, de Villaluenga,
que parece rodear al salvavidas de la piscina municipal.



O la Caleta, tan luminosa como siempre, enmarcada por el Castillo de Santa Catalina


Lo dicho, amigos, en el tiempo de descanso podemos aprovechar para ver las cosas desde otra óptica, desde otro encuadre, con otras miras. ¡Felices vacaciones!



.

martes, 17 de julio de 2012

Los Juveniles, futbolistas de 1950

Los Juveniles, futbolistas de 1950
Gentileza de Juan Manuel Pan Huertas

Por Esperanza Cabello

Nuestro amigo Juan Pan nos ha enviado esta fotografía tan curiosa. Se trata de un equipo de fútbol juvenil de 1950. Nos comentaba que, curiosamente, su padre, Juan Pan Maza, y su suegro, Antonio Benítez, estaban abrazados en la fotografía. También nos enviaba los nombres de los compañeros del equipo que reconocían.
Como no estábamos seguros del lugar de la fotografía y queríamos saber algo más de este equipo que Juan conocía como "Alcázar", nos hemos puesto en contacto con Luis Crossa, que hace unos días nos había cedido otra fotografía futbolera
Luis nos ha confirmado que esta fotografía es en la Vega, donde iban, y siguen yendo, nuestros chavales a jugar al fútbol, y que los integrantes del equipo son, empezando por arriba a la izquierda:
 Barroso, Castro, Antonio Benítez, Juan Pan, Barrera, Pepe Maza, Cotrino, Luis Crossa, A. Ortiz, Rubiales y Salvador Crossa.
Eran "Los Juveniles", y jugaban al fútbol desde finales de los cuarenta.

Agradecemos a Juan Pan y a Luis Crossa, nuestros dos colaboradores espontáneos, la amabilidad que han tenido con nosotros al enviarnos esta fotografía y proporcionarnos los datos de los jugadores, guardando así un pedacito de nuestra historia.



Los Juveniles en la Vega
Ubrique, 1950


.

domingo, 15 de julio de 2012

El cine en Ubrique


 Sisi Emperatriz, la película que marcó una época
En el cine Salón Siglo XX, Ubrique
Gentileza de Juan Manuel Pan Huertas


 Por Esperanza Cabello

Nuestro amigo Juan Manuel Pan acaba de enviarnos un magnífico regalo. Se trata de varios folletos publicitarios del cine en Ubrique. En los años treinta, cuarenta y cincuenta existía la costumbre de repartir estas octavillas con el cartel de la película que se proyectaba. Nosotros tuvimos la suerte de acceder, hace un par de años, a muchas de esas octavillas, que nos permitieron hacer una publicación, "El cine en Ubrique" que está inactiva desde abril, porque se nos habían terminado las novedades.
En esta publicación explicábamos un poco la historia del cine en nuestro pueblo:

Películas de Ubrique

Las primeras películas en Ubrique pudieron verse en los años 20. Los ubriqueños llevaban sus sillas a la Plaza y se proyectaba sobre la fachada de la Iglesia, claro, entonces eran películas mudas.
Más tarde, a principios de los años 30, se abrió el Salón siglo XX, como un cine de verdad, con palcos y platea.
Después en el Salón Moderno, el cine Cristina, el cine Andalucía, el cine Capitol y el Gran Cinema Alcázar pudimos ver todo tipo de películas.
Entre 1938 y 1950 se repartían octavillas por el pueblo con fotografías de actores y actrices o con carteles de las películas que se ofrecían en las distintas salas. Muchas de ellas tienen nombres de salas de Jerez o Sevilla, pero fueron repartidas en Ubrique.
Esas octavillas fueron objeto de colección, pero hoy día están casi perdidas.
Hemos recuperado 132 de esas octavillas y, aunque no podemos saber exactamente qué día o en qué sala proyectaron las películas, podremos hacernos una idea de qué tipo de cine vieron nuestros bisabuelos, nuestros abuelos y nuestros padres.


Hoy Juan Pan nos ha  enviado una publicidad del Salón Siglo XX que añadiremos a la colección y las octavillas de Sisi Emperatriz y varias películas más que nos permitirán seguir haciéndonos  la idea  de cómo era el cine en nuestro pueblo hasta que en los ochenta fueron desapareciendo, una a una, todas las salas.







miércoles, 11 de julio de 2012

Visita al Salto de la Mora, en francés


Francisco y Manolo Cabello Izquierdo en el interior del Columbario, 1968
Fotografía de Manuel Cabello


Por Esperanza Cabello

Hemos encontrado, entre un montón de antiguos papeles, un trabajo escolar que nuestro sobrino Pablo hizo hace unos cuantos años. Normalmente habría ido al blog escolar en el que publicamos los trabajos de los alumnos, pero en esta ocasión unos amigos  nos habían pedido una guía o similar para visitar el Salto de la Mora porque venían unos amigos franceses. Hemos pensado que estará bien que una pequeña guía en francés circule por internet y que pueda estar en este blog de referencia, así que les pedimos disculpas por utilizar el francés, aunque siempre encontraremos una buena guía de la ciudad de Ocurris en español en nuestra Oficina de Turismo.

Petit  guide pour visiter « El Salto de la Mora » à Ubrique

            En face de Las Cumbres, à l’entrée d’Ubrique, se trouve, sur un plateau, la ville ibéro-romaine d’Ocurris, située dans le domaine de Santa Lucía, à 3 km du centre ville.
            C’était une ville-forteresse, placée sur la route qui part de la zone connue comme « Campo de Gibraltar » et de Cadix et qui va vers l’intérieur. Cette ville était gouvernée il y a plus de deux mille ans par la « Republicae Ocuritanorum », c’est à dire la république des ocuritans qui y habitaient (il y a deux siècles qu’on connaît cette ville comme Ocurris, mais depuis quelques années on  dit aussi Ocuri).

            On va s’arrêter :
-          D’abord, sur un chantier de pierres de moulin, près des enterrements. Et aussi sur une Calera.
-          Chaussée d’accès. Deux nécropoles, la première pour des riches, les gouverneurs, et l’autre pour ceux qui n’avaient pas les moyens. On arrive au Columbario (du mot columba : colombe), où il y a des niches comme des colombiers, connu aussi comme « Mausoleo ». Il a été construit sur un temple, peut-être ibère. On y entrait par la partie supérieure. À côté de l’entrée du Columbario se trouve le « ustrinum » où l’on incinérait les cadavres.
-          Juan Vegazo a acheté la propriété en 1792 par 3.221 « reales » pour y planter des vignes. C’était l’époque des grandes découvertes de Troya, Pompeya et de grandes villes en Italie et Grèce et il voulait trouver de grands monuments.
-          Entrée au plateau. Grande muraille d’époque antérieure aux romains, ibère. Le matériel pour bâtir les murailles était préparé « in situ », donc on peut encore observer la forme des grands blocs en pierre.


-          1ère partie : Citerne (aljibe-impluvium)  et source, à gauche de l’entrée, des maisons familiales. On y voit des marches, soit faites pour l’accès à la partie supérieure, soit pour profiter la pierre et en faire des blocs.

-          2ème partie : Forum. C’est une plaine où l’on observe des blocs carrés, on peut aussi observer la trace des pieds d’une statue. Ici se déroulait la vie quotidienne et sociale à Ocurris. On y a trouvé des sculptures, à deux mètres de profondeur il y a un carrelage en pierres et des mosaïques.

-          3ème partie : Maison avec citerne, à gauche du forum, à côté il y a un autre chantier. On y voit la chaussée  romaine Ubrique-Benaocaz.

-          4ème partie : À gauche de cette dernière maison, une autre maison avec citerne. On y voit une petite grotte.



-          5ème partie : À droite du forum se trouve la maison de Juan Vegazo, construite sur  une maison romaine dont on a réutilisé le matériel. On y voit le plancher original. Il avait construit une cave, un pressoir pour faire du vin et on suppose qu’il avait détruit le carrelage original pour y chercher un trésor caché.
-          6ème partie : De retour et à gauche, un peu en haut, on trouve les « termas » (thèrmes). Peut-être c’était aussi un temple, ou une maison très riche. C’est un bâtiment complexe.
Il y a une citerne (La Pileta et El Baño de la Reina ), piscine, magasin, cour, et même un autel (dans la zone semi-circulaire). Il y avait aussi un petit  mosaïque qui n’existe plus.




lunes, 9 de julio de 2012

¿Qué fue de La Cerca?

Manuel Cabello mirando cómo desaparecía "La Cerca"
A finales de los ochenta


Por Esperanza Cabello

El sábado contábamos algunas historias del campo de la familia Cabello, "La Cerca", y hoy, curiosamente, hemos encontrado algunas fotografías que nuestro padre hizo a finales de los ochenta, mientras la Cerca desaparecía.
Realmente cuesta trabajo creer que nuestro campo estaba donde hoy viven tantos ubriqueños, en la urbanización "La Ladera". Los hermanos Cabello decidieron vender una parte de la finca unos cuantos años después que murieran nuestros abuelos. 
Era una época de expansión de Ubrique, en los años ochenta, y el ayuntamiento declaró urbanizable una zona en los olivares que ocupaba la mitad de la finca y muchas otras. Los hermanos pensaron que lo mejor era vender justo esa zona urbanizable, donde estaban la casa, el nacimiento, la alberca, los eucaliptos y las palmeras.
A nuestro padre le costó un mundo deshacerse de aquel campo, y después, con el montón de problemas que les dieron las obras de la urbanización, aún fue peor.



El campo familiar fue sustituido por La Ladera y Mirasierra, dos urbanizaciones



Pero el progreso continuó inexorable, las grúas y el hormigón sustituyeron a los olivos y las encinas, y las calles asfaltadas a las veredas de las cabras. El manantial se cegó (aunque algunos años sigue saliendo por los garajes de los vecinos) y las palmeras traídas de Argentina se cortaron sin más.
Intentando pensar qué nos quedó de recuerdo, hemos recordado que la cancela está en el que fue el campo de nuestro hermano Manuel, y las butacas de mimbre han estado en casa de nuestros padres muchísimos años, quizás aún estén allí.
Aparte de eso, de la Cerca solo queda el recuerdo... Bueno, y la otra mitad de la finca, la que no se vendió, nuestros tíos Antonio y María Remedios se encargaron hace un par de años de recuperar toda la documentación del terreno. Pero, claro, la Cerca nunca será la misma...


.

domingo, 8 de julio de 2012

Fútbol en Ubrique, 1952

El Atletic en el campo de San Sebastián
Ubrique, 1952
Fotografía gentileza de Luis Crossa Cuevas


Por Esperanza Cabello

Nuestro amigo, el pintor ubriqueño Luis Crossa Cuevas, nos ha cedido amablemente esta fotografía del Ubrique de 1952, de hace sesenta años ya.
Se trata de la alineación del Atletic, uno de los equipos de fútbol que jugaban en el campo de fútbol de San Sebastián. En aquella época, como en tantas otras, había una gran pasión por el fútbol en nuestro pueblo, y varios equipos de ubriqueños.
En el Atlétic de esta fotografía tenemos a:
Vilches, Janeiro, Cristóbal, Sánchez, Cándido González Pan , Hoyos en la fila superior.
Salvador, Antonio Izquierdo, Eduardo Izquierdo, Alfonso Tele y Luis Crossa en la fila inferior.
Manolo era el jefe de materiales.
Agradecemos a Luis que nos haya permitido no solo disfrutar de esta fotografía, sino además colocarla en el blog familiar. Gracias, Luis, un saludo.


.

sábado, 7 de julio de 2012

Vacaciones en el campo

 En "La Cerca", el campo familiar
Pasamos muchos veranos alrededor de la alberca fresquita


Por Esperanza Cabello

Para casi todas las personas la infancia es una época de felicidad absoluta, de bienestar, de tranquilidad, de mucho juego y de ilusiones. Nuestra infancia también fue así, siempre rodeados de una gran familia, daba igual que fuera por la parte de nuestra madre o de nuestro padre (en cada una de ellas teníamos más de veinticinco primos).
Y la Cerca, el campo de nuestros abuelos Julia y Paco, fue un referente de aquella felicidad infantil. Allí nos íbamos los veranos, había una alberca que se llenaba con un pequeño manantial, hoy desaparecido, había una pequeña casita y una cocina. Nuestra madre se iba con Pepa a encalarlas antes de que llegara el calor, y allí había camas, cunas y camitas suficientes para todos. 
Nuestro abuelo tenía siempre preparada la huerta, con Frasquito y su burrita, y nuestro padre se encargó de ampliar un poquito más el pilón para convertirlo en "piscina olímpica" (por lo menos de dos metros por cinco, y de casi un metro de honda) que se convirtió en el paraíso de todos los niños. 
Y allí pasamos más de un verano. Por las mañanas los niños nos bañábamos entre gritos, risas  y carreras, poco importaba el verdín que pudiera haber, solo había que tener cuidado con las sanguijuelas y no metérselas en la boca. 
Por las tardes, con la fresquita, empezaban a llegar tíos y primos de las dos familias y empezaban las tertulias al fresco de aquellas dos palmeras que nuestra bisabuela Joaquina se había traido de Argentina.


Abuelo Paco, Esperanza Izquierdo, Manolo,  Francisco José, Ana María, Carmen, Antonio, Manuel Heliodoro, María Remedios... un buen grupo familiar comiendo en la Cerca a principios de los setenta.



De aquellas tertulias, en las que los niños apenas participábamos, a pesar de que las esperábamos con impaciencia cada tarde, surgían miles de anécdotas, chistes, historias. Por ellas fuimos sabiendo historias de la familia, allí se hablaba de papá Manuel, del café de Janeiro, de las historias de nuestro padrino en Grazalema, cómo nuestro tío Heliodoro había llegado a Ubrique desde Acebuche, del hermano mayor que nació malito y murió pronto, de cómo abuelo Paco había saltado todas las vallas el día que vio venir a los maquis por la Cerca abajo y no había parado de correr  hasta llegar a la calle del Agua.
En una de esas tardes llegó nuestra tía María Romero para avisar de que abuela Antonia se había puesto mala, aquella noche murio nuestra bisabuela, fue la primera muerte familiar que conocimos.
Otro día nuestro tío Antonio se entretuvo charlando hasta las dos de la madrugada contanto historias y manteniéndonos embelesados. Cuando dijo que se iba intentamos retenerlo, y nos dijo que se iba, porque él era "hombre de pocas palabras".
Algunas charlas eran más  trascendentes, una noche hablaban de la vida y la muerte y surgió el tema de cómo querían ser enterrados, si en la tierra, en un nicho o incinerados, tras un polémico debate una de nuestras tías dijo:  "Yo no me quiero despertar dentro de un ataúd, a mí, que me inseminen". En aquella ocasión nuestro padre contó que su tío Pedro (al que le gustaba mucho un vasito de vino) había sido enterrado en la tierra, en el cementerio, y que sobre su tumba había crecido una parra.

Cocinábamos caracoles, a nuestra abuela Julia le encantaba el hinojo, y nos mandaba a buscarle unas ramitas tiernas. También cogíamos nueces del nogal, que crecía frondoso en el rebosadero de la alberca, que se "tapaba" con un tapón de corcho envuelto en un trapo. Y nos encantaba "robar" las frutas al pobre Frasquito, que cuidaba sus higos, sus peros, sus amascos y sus membrillos con primor.
 Después de las comidas nos mandaban a "dormir" la siesta, es curioso que una misma se recuerde metida en una cuna compartida con su hermana pequeña, y también es curioso recordar que aquella habitación, la de dentro, olía a fresco,  a limpio, a jabón y a cal.

Y por las tardes, si no hacía mucho calor, nos íbamos a explorar el campo, arriba, entre los olivos, los algarrobos y las encinas, y jugábamos en un árbol que tenía forma de avión, o corríamos despavoridos  ladera abajo si alguien nos metía miedo...

Y todos esos recuerdos han surgido al ver estas dos fotografías, ahora volvemos a pasar los veranos en el campo, ojalá nuestros hijos puedan contar, dentro de cuarenta o cincuenta años, muchas historias de una infancia feliz.


.

jueves, 5 de julio de 2012

La almofía: una palabra en peligro de extinción

Una preciosa almofía de Níjar (Almería)




Por Esperanza Cabello

 Nos gustan las palabras, las palabras tradicionales, las palabras andaluzas, las palabras de pueblo, las palabras precisas, cultas, diferentes. 
Y hoy, preparando la comida con nuestra madre, hemos recordado, una vez más, esta preciosa palabra a la que no habíamos dedicado aún su espacio.
La palabra almofía (procedente del árabe) ya está casi perdida. Poquito a poco perdemos la riqueza léxica andaluza. Tenemos una importantísima reserva de palabras pero nos vamos dejando invadir y perdiendo nuestras raíces. 
En las casas de nuestras abuelas había palanganas (esta otra palabra procedente del íbero), lebrillos (de barro), dornillos (de madera), fuentes, ensaladeras, jofainas, tazones, cuencos... y almofías.
La palangana se parecía mucho a la almofía, pero su uso las diferenciaba, la palangana (o jofaina) servía para lavarse las manos y el aseo personal en general. Si  se usaba para afeitarse, se llamaba bacía, y tenía una muesca semicircular para el cuello.



 
De la Cartuja de Sevilla



 El lebrillo era más resistente, y se usaba para amasar, lavar... y además era de barro y troncocónico. La fuente, de varios tamaños y formas, era menos profunda. La ensaladera mucho más pequeña, y  de porcelana o cristal. Los tazones y cuencos mucho más pequeños.

Las almofías, (Del ár. hisp. almuẖfíyya; literalmente 'oculta') siempre son esmaltadas o vidriadas; su forma semiesférica las distingue de cualquier otro tipo de recipiente, y son perfectas para nuestras costumbres culinarias veraniegas, sirven para el gazpacho, para las ensaladas, para la fruta, para el salmorejo...





Una almofía muy apetitosa


Pero, desgraciadamente, es una palabra que se ha perdido. Nosotros la utilizamos siempre que podemos, y nuestra madre la utiliza sin pensar, pero, cuando la utilizamos fuera del ámbito familiar, es una palabra que no se entiende. Ni siquiera la hemos podido encontrar en la página de las palabras en vías de extinción, eso debe de significar que, aunque no queramos, ya se ha extinguido. ¡Una lástima!



.