martes, 31 de enero de 2012

La familia es lo primero

La familia Cabello Izquierdo, 1992


Hay muchas veces, casi todas, en las que la familia se convierte en lo más... en lo único importante. Hoy es un día un poquito complicado, porque la primera nieta de la familia, Ester, tiene que pasar una prueba difícil.
Y todos, absolutamente todos, estaremos con la "pequeña" más grande, no solo esta tarde, sino siempre.
Hemos elegido esta entrañable fotografía en la que nuestra sobrina es aún una niña, y está rodeada de los primos porque nos ha parecido, por un momento, que no han pasado los años...
Hace casi veinte años de esta fotografía, ahora somos unos cuantos más, pero sigue entre nosotros el mismo espíritu y el mismo cariño por los nuestros. Así que Ester estará arropada por todas partes y le enviaremos toda nuestra energía positiva... ¡Ánimo, preciosa!


.
Nota del 3 de febrero: Todo se ha quedado en un susto y algunos malos ratos, menos mal. Tu fortaleza y tu voluntad  han hecho que todo sea más fácil.

domingo, 29 de enero de 2012

Don Pedro Andreu Galán

 Don Pedro Andreu Galán se jubila
¡Enhorabuena!


Por Esperanza Cabello

Hace unas semanas contábamos que por primera vez un maestro se jubilaba en Las Cumbres. Juan Gutiérrez dejaba la enseñanza después de muchos años de docencia. Esta semana de nuevo un maestro se ha jubilado, don Pedro Andreu Galán.
Pedro llegó hace muy poco tiempo a Las Cumbres. Venía de El Bosque, donde había estado trabajando los últimos años hasta que desde la Delegación de Educación decidieron enviar a nuestro centro a todos los alumnos de secundaria de la comarca. Sin embargo, a pesar del poco tiempo que hace que lo conocemos, todos hemos podido disfrutar de su compañía, de su buen hacer como maestro y de su paciencia, tesón y delicadeza como persona.
Los niños no se lo podían creer, sobre todo los más pequeños, los que llevan solo varios meses siendo sus alumnos...
¿Cómo va a irse Pedro? ¡Pero si es el mejor maestro que tenemos! Y ahora ¿Qué vamos a hacer?


Todos lo escuchábamos atentamente en su "última clase"

El viernes era su cumpleaños, así que era su último día de trabajo. Durante las últimas semanas sus alumnos y alumnas han estado preparando un librito de dedicatorias con las mejores palabras que le podían dedicar. Al empezar su última hora le pedimos que saliera de clase un minutito para venir a la entrada. Allí lo esperábamos todos, sus compañeros, sus alumnos de este curso y los de los anteriores en El Bosque, todos aplaudiendo a rabiar y emocionados por la despedida. Los alumnos le entregaron su libro en una caja de bombones "Para endulzarte el corazón", y los compañeros le habían preparado un video con fotografías de toda una vida.
Como banda sonora, el brindis de Biset y el Bolero de Ravel, dos de las melodías que el mismo Pedro había utilizado en la preparación del Bicentenario de El Bosque, celebración en la que tuvo un papel relevante.

Al terminar, Pedro se dirigió a todos agradeciendo la sorpresa, las palabras y las imágenes, recordándonos que Las Cumbres es y debe ser para todos un templo de la cultura y el patrimonio de los pueblos.


 La despedida de Pedro nos hizo reir y llorar a la vez

Todos estábamos emocionados, no es habitual que haya dos jubilaciones en el mismo curso, y menos que los dos sean personas tan queridas y tan apreciadas. Nos estamos quedando muy solos.

¡Mucha suerte, Pedro, y gracias por todos los buenos momentos que hemos vivido a tu lado!


Pedro, un bosqueño en las representaciones del Bicentenario de El Bosque


.
.

Misión Rescate, 1972

La Plaza de Ubrique, 1972


Por Esperanza Cabello

A veces no nos damos cuenta de cómo pasa el tiempo, y cómo nuestro entorno se va modificando poquito a poco sin que en realidad apreciemos las pequeñas cosas que desaparecen y después es como si nunca hubieran estado.
¿Cuántas veces habremos jugado los niños de los cincuenta y los sesenta con los peces de colores de la fuente de la plaza?
¿Qué montón de "pescaítos" no habrán pasado por esta fuente y qué montón de veces no habremos saltado la valla para verlos, echarles pan  y cogerlos?
¿Qué monton de niños y niñas no habremos comprado chucherías en el quiosco de "La Bartola"? (Es el que aparece en la esquina de la iglesia).
Seguro que ya más de uno habíamos olvidado el aspecto de nuestra plaza en aquella época. La fotografía de hoy recoge el momento en el que los ganadores del Trofeo de Oro de Misión Rescate de 1972 llegaban a la Plaza de Ubrique para visitar el Ayuntamiento, invitados por el grupo 208 de nuestro pueblo y su maestro-jefe, Manuel Cabello.
Nuestro grupo también recibió un premio ese año, en este enlace del periódico ABC podemos "verlos" recogiendo su premio de manos de don Aníbal Arias.






.

sábado, 28 de enero de 2012

La familia... y dos más

Martina y Hugo Cabezas


Por Esperanza Cabello

Es increíble cómo, casi sin darnos cuenta, vamos ampliando la familia de una forma bárbara. Como somos ya un poco mayores, los primos Cabello no teníamos hijos desde hace unos cuantos años...
Pero ha empezado el turno de la quinta generación, y aquí están los dos primeros nietos de nuestro primo José Manuel Cabezas Cabello, el tercero de nuestra tía Julia: Martina y Hugo.
Martina es hija de Abel y Hugo es hijo de Eugenio
¡Qué contentas estarían abuela Julia y tita Julia con estas dos preciosidades de tataranietos y bisnietos!

!Bienvenidos a la familia, pequeños¡ 


Martina con su primo Hugo




Diciembre de 2012: El tiempo pasa, Hugo y Martina son cada día mayores y más guapos. Nuestro primo José Manuel nos envía, orgulloso, una nueva fotografía de sus nietos. 


Cada vez mayores y más preciosos
Una alegría para todos


.

jueves, 26 de enero de 2012

Érase una vez una cocina económica

Una cocina económica con casi doscientos años


Por Leandro Cabello

Nuestros bosques, tan frondosos, tan tupidos y con tanta vida, siempre han sido lugares algo tenebrosos por las noches. Nuestros abuelos contaban siempre que había "miedos" en el bosque, luces que brillaban en la oscuridad sin que hubiera nada ni nadie, sonidos extraños que desconcertaban al más pintado e historias de fantasmas y aparecidos por doquier. 
Siempre hemos oido historias, como la de la Vieja de la curva de Cortes, que nos asustaban terriblemente de pequeños.
La historia de hoy es, como poco, peculiar. Nos fuimos a uno de esos campos perdidos en los Alcornocales, junto a la Finca de La Fantasma y la de La Fantasía, dispuestos a pasar un tranquilo fin de semana.
Por la noche, como manda la tradición, unos huevos revueltos con patatas para cenar, hechos sobre una cocina económica pero en una cocinita de butano...




Unos deliciosos huevos revueltos

Tenía tan buena pinta nuestro revuelto de patatas que quisimos hacerle unas cuantas fotografías, sobre todo para lucir "cocina económica", que ya quedan muy pocas, y seguro que menos aún en funcionamiento, como esta.
Hicimos las fotos sin notar absolutamente nada raro, nos comimos nuestras papas de cena y nos fuimos a dormir al calor de la chimenea.

Al día siguiente, ya en Ubrique, sacamos las fotografías del móvil, sin reparar en que el humeante plato de comida había tomado un aspecto totalmente diferente, no sabríamos decir si macabro, tenebroso o espeluznante. De lo que si que estamos seguros es de que nunca más comeremos tan tranquilamente como ayer  junto a esa cocina:

¡¡¡¡¡¡¡Entre el humo de nuestro plato se ve emerger un rostro humano, primero como soplando el plato, y a continuación dispuesto a comer!!!!!!!



 Nuestro invitado sorpresa soplando el plato caliente



Mirando las fotos desde lejos se ve la silueta del invitado anónimo


Imagínense cuántas historias de miedo podrían proporcionarnos las caprichosas figuras del humo que surge de un plato. Dejando la fantasía volar podríamos "ver" cualquier cosa en cualquier lugar, siempre que las condiciones fueran las propicias.
En una carretera oscura, conduciendo de noche, cansados y atravesando el bosque, seguro que podríamos ver muchas veces a la Vieja de la Curva de Cortes, siempre que supìéramos en qué curva mirar.


.

miércoles, 25 de enero de 2012

La "cerná"

La cernada se preparaba con las cenizas de la chimenea o de la "copa"


Por Esperanza Cabello

Ahora que parece que ha empezado por fin el invierno, hemos aprendido una palabra nueva que podría venirnos bien con estos fríos.
Estábamos encendiendo la chimenea cuando nuestra madre nos recordó que, cuando ella era pequeña, se aprovechaban las cenizas como remedio curativo para los resfriados y los enfriamientos: Nuestra abuela preparaba una "cerná".
Se cogía un papel de estraza y se le echaba dentro un poquito de ceniza con unas gotitas de aceite. Después se doblaba el papel y se calentaba con la ceniza dentro en la llamita de una mariposa. Una vez caliente el papel y la ceniza, se envolvían en un pañuelo que se ataba al cuello. 
Esta era la cernada, y se dormía toda la noche con ella para curar los resfriados.



.

lunes, 23 de enero de 2012

Seguimos el recorrido por el elefante...

Ubrique desde el Salto de la Mora
Foto: Manuel Cabello Izquierdo


Fotografías: Manuel Cabello

Seguimos con el recorrido por encima del "elefante", o sea, por la Sierra del Benalfi, donde se sitúa el Salto de la Mora. Decían en nuestra familia que quizás el nombre de la sierra tuviera algo que ver con que su silueta recordara la de un elefante (alfil en árabe) y  la verdad es que realmente esta sierra nos recuerda a un elefante tumbado. 
El recorrido que nos propone hoy Manolo es ya por encima del "lomo" del elefante, pasado el cortado del Salto de la Mora y justo desde la ventanita del Cuco, donde nos quedamos  en la anterior entrada.
Esta entrada y este paseo están especialmente dedicados a nuestro tío Pepe Cabello (José María Cabello Janeiro) por expreso deseo de Manolo. En el reciente funeral de nuestro tío Antonio le estuvo contando sus impresiones sobre esta sierra de cuando era pequeño, cómo por ejemplo iba con su hermano mayor (nuestro padre) a las Arenitas y se tiraba por la resbalandeta detrás de su hermano, que era el lanzado. 
Nuestro tío también recorrió nuestras sierras de chico, como todos los niños y niñas ubriqueños y, ahora que no tiene muchas ocasiones de recorrerla, queremos dedicarle este recorrido, para que siga recordando sus paseos de chico. (Un beso, tito)



La Ventanita del Cuco tras los peñascos


En la última entrada nos quedamos justo detrás de la Ventanita del Cuco. No nos hacemos en realidad una idea de lo agreste del terreno hasta que no nos alejamos un poquito con la cámara y podemos ver la cantidad de peñascos que hay, todos ellos con grietas y con un fantástico precipio, precisamente esas características del terreno hacían del Salto de la Mora un lugar magnífico para construir una ciudad.



Ubrique desde el Pico del Águila


La última vez que habíamos visto el Pico del Águila había sido desde abajo, en esta ocasión nuestro hermano se puso casi sobre el pico para fotografiar nuestro pueblo desde un punto de vista realmente espectacular. En la siguiente fotografía el San Antonio parece estar al lado del Pico del Águila, y da la impresión de que todo el barrio alto de Ubrique se ha acercado a la Sierra del Benalfi.


Espectacular vista del San Antonio desde el Pico del Águila




El Trilito: una curiosa formación rocosa

Avanzando un poquito más, y dejando atrás el Pico del Águila, se llega al Trilito, una formación rocosa que recuerda a los monumentos megalíticos, aunque, en este caso, se trata de un capricho de la naturaleza. En la fotografía no se aprecia bien, pero el hueco que hay entre las piedras es lo suficientemente grande como para que pase una persona, nos estamos aproximando ya a Ocurris...



El camino continúa...

Pero antes de llegar a los primeros llanos del Salto de la Mora aún queda un poquito de vereda por subir y por abrir. Por encima de esta impresionante pita (algún día contaremos cómo nuestros antepasados hacían cuerda con las fibras de esta planta) se ve cómo el camino está asegurado con unas grandes piedras que daban estabilidad a la vereda tan transitada hace dos mil años.




Las piedras del camino, pulidas por el paso

Y ese paso de tanta gente y tanto años se ve claramente en las piedras del camino. Aunque la vegetación había cubierto prácticamente toda la extensión del camino, ahora quedan al descubierto algunas piedras sobre las que se ve el desgaste del paso, están pulidas del paso de las personas.




Ubrique desde el Salto de la Mora

Por fin estamos arriba, atrás queda una subida un poquito complicada. Ha habido que trabajar mucho para despejar la vereda de la vegetación que había crecido por doquier, pero merece la pena. El panorama sobre el pueblo es espectacular, y en días claros como este se pueden ver hasta los nuevos barrios de la carretera de Cortes.




Los primeros llanos de Ocurris


Por el otro lado nos encontramos los primeros llanos de Ocurris, las primeras pistas de civilización. Están los majanos que se formaron en tiempos de Vegazo para dejar la tierra más libre, y en los que don Salvador de Sancha decía que seguramente se encontrarían muchísimos vestigios de los ocurritanos, aunque totalmente fuera de contexto, claro.



La inexpugnabilidad del lugar

Nos damos cuenta de lo bien elegido que está el lugar porque a ambos lados podemos ver los precipicios que protegían a los habitantes de Ocurris. Totalmente inaccesible tanto por un lugar como por otro. Desde lo alto de la Sierra del Benalfi se tiene una extensa visión de todas las montañas cercanas, y desde aquí arriba se pueden controlar perfectamente los accesos. Sin lugar a dudas Ocurris está construido en un lugar privilegiado.




Las primeras construcciones empiezan a vislumbrarse

Siguiendo por el paseo hasta Ocurris nos encontramos ya con las primeras construcciones. Recordamos las primeras excavaciones en los años setenta. Aquí aprendimos cómo se hacía una cata arqueológica y los arqueólogos descubrieron cómo las edificaciones se iban asentando unas sobre otras, mezclándose las diferentes épocas y las diferentes civilizaciones.


La entrada "habitual" al opppidum, desde el pico más alto de la zona

Ya casi terminado el paseo, nuestro hermano Manolo pensó en subir a la roca más alta que hay en toda la zona, y así lo hizo. desde aquí arriba se puede ver el camino de entrada, recién atravesada la muralla. Y, si nos fijamos bien en las fotos, veremos el precioso almendro, completamente blanco, que oculta otras construcciones.
Ya lo dice el refrán "Si pierdes enero, búscalo por el almendro". La vista panorámica desde lo más alto de la zona es magnífica.





En el último tramo de nuestro recorrido echamos un vistazo hacia atrás, y nos damos cuenta, una vez más, del increíble panorama que se nos ofrece a la vista. Realmente merece la pena la subida, y esperamos que empiecen ya los trabajos de mantenimiento de la zona para que todos puedan disfrutar de nuestro patrimonio histórico y natural.

.

domingo, 22 de enero de 2012

Diez razones para venir a Ubrique

Del programa "Diez razones para ir" RTVA
(Este es el enlace para verlo)


 Por Esperanza Cabello

Esta tarde hemos podido ver en el Canal Sur un simpático programa sobre nuestro pueblo: "Diez razones para ir a Ubrique". Se trata de una serie sobre pueblos andaluces en la que cuentan las cosas importantes de cada uno de nuestros pueblos, preguntando previamente por las  redes sociales (aqui el enlace de facebook) cuáles son los diez cosas que nos parecen más interesantes de nuestro pueblo.
Hemos visto la emisión y, en general, nos ha gustado la visión de Ubrique que se desprende de ella, sin personajes basura y dándole importancia, sobre todo, a nuestra marroquinería, a la piel de Ubrique. Es un programa ameno, lleno de imágenes preciosas y de comentarios simpáticos y amables.
Los anfitriones, todos ellos conocidos, han hecho bien su tarea y han preparado sus intervenciones, así que el resultado general nos ha parecido muy bueno. No hemos podido dejar de acordarnos de aquella emisión de "Tal como somos" en la que un buen grupo de ubriqueños, entre ellos nuestro padre, se desplazaron a los estudios de Canal Sur  para hablar de Ubrique, sus fiestas, sus costumbres, su historia... ¿Alguien tendrá ese vídeo?

Nosotros también  habíamos dado nuestra opinión para este programa de hoy, explicando qué nos parecía más interesante de nuestro pueblo, y hemos coincidido en alguna de las diez que había seleccionado el programa. Pero, lamentablemente, se han dejado algunas de las que más  merecen la pena para nosotros, y como quizás algún día vuelvan a hacer un programa con lo mejor de nuestro pueblo, quisiéramos apuntar desde ya estas cinco razones, no vayan a caer en el olvido...

-Los pintores de Ubrique y los certámenes de pintura
-El Salto de la Mora y la ciudad de Ocurris
-Las calles del barrio antiguo
-El Belén Viviente
-Las montañas




Nota: Estamos seguros de que en breve estará la emisión en youtube y en Canal Sur a la carta, pondremos aquí el enlace para los que se han perdido el programa. 
Aqui está el enlace. Pinchar aqui para verlo


.

sábado, 21 de enero de 2012

Un recorrido por los escudos de nuestro pueblo

Escudo de Ubrique, en la entrada por la carretera de Cortes


Por Esperanza Cabello

Hace unos días hablábamos del escudo de 1805? que Joaquín Ordóñez había restaurado recientemente en Las Cumbres (pinchar aquí para leer la publicación). Al escribir sobre este él hemos recordado que nuestro pueblo tiene una larga, aunque humilde, trayectoria en cuanto a escudos. Ayer nuestro amigo Sebastián Rubiales nos comentaba que habíamos tratado de algunos y nos hacía recordar la historia de nuestro escudo oficial. Así que vamos a hacer un recorrido somero por todos los que conocemos hasta el momento, de todos ellos hemos hablado ya en el último año, pero los agrupamos aqui.
Por cierto, ayer era el día de San Sebastián, patrón de Ubrique. No sabemos bien cómo, pero se ha ido perdiendo poquito a poco la tradición de sacar al santo (nuestro padre lo sacó en más de una ocasión), aunque dice Sebastián que está en proyecto volver a poner en valor el día de nuestro Patrón.


Escudo de la Casa de Arcos
1780

El primero en el tiempo es el escudo de la Casa de Arcos, del que nuestro amigo José María Gavira hizo un interesante estudio (pinchar aqui para leerlo en Mediodía) y del que también hablamos nosotros haciendo un recorrido turístico por la Ermita de San Pedro (pinchar aqui para leerlo), donde fue colocado, después de muchas visicitudes y abandonos, durante la restauración de la ermita. Es un escudo de piedra de 1780 con las armas de la Casa de Arcos, seguramente colocado en la época del IV Duque, don Antonio Ponce de león Spínola.



Escudo Real, 1805?


El segundo en el tiempo es "nuestro" escudo, de los primeros años de 1800, cuenta con todas las armas y los símbolos de los Borbones. A principios del siglo XIX dejamos de ser vasallos de la casa de Arcos, por lo que pudimos estar representados por el escudo real.

El escudo español cuartelado de Castilla y León tiene su origen en el siglo XIII, convirtiéndose en uno de los símbolos nacionales más antiguos del mundo.
Según narra la leyenda, fue el rey Pelayo quien hizo pintar un león sobre su escudo en reconocimiento a haber matado uno cuando después de la batalla de Guadalete estuvo prisionero en Córdoba. La figura heráldica del león pasaría después a sus descendientes, que eran los Reyes de Oviedo, y de éstos pasaría a los de León. Un poco menos románticas resultan otras explicaciones históricas, más partidarias de atribuir el origen de la figura del león al título del propio Reino de León, cuyo nombre evolucionó de la palabra latina de "Legio" (por la Legio VII Gemina que allí mantuvo su campamento) a la palabra "Leo".
El castillo tienen también su propia crónica: cuenta que fue el conde Fernán González quien mandó pintar un castillo en su escudo, como forma de expresar que había conquistado la soberanía sobre Castilla cuando consiguió que el Rey de León le concediese que su título de conde fuese hereditario.





Las localidades que no tenían símbolos propios, como Ubrique, debían utilizar, a partir de 1840, el escudo de españa para sus sellos y timbres oficiales, como en la actualidad. Los sellos que publicamos a continuación fueron los utilizados por nuestro ayuntamiento en el siglo XIX. Las imágenes nos las envió José María Gavira, que se ocupó de ellos en esta entrada.




Sello de Ubrique, 1854


Pertenecen a la Sección de Sigilografía, en su parte de Heráldica Municipal del Archivo Histórico Nacional, y  se corresponden a las remitidas por la Corporación Municipal en virtud de la real orden emanada por el Ministerio de la Gobernación de 30 de agosto de 1876.




Sello de Ubrique, 1863

En este sello podemos ver la efigie de San Sebastián, Patrón de Ubrique.

Sello de Ubrique, 1874



Este sello de la alcaldía republicana de 1874 es el último que conocemos hasta la segunda mitad del siglo XX. Los alcaldes modernos comenzaron a utilizar de nuevo el escudo en los años sesenta. Encontramos un documento en que  veíamos que habíamos utilizado el escudo de Grazalema (pinchar aquí para verlo) anecdóticamente en 1968.



Escudo de Ubrique desde 1969


 El escudo oficial de Ubrique fue aprobado por el Pleno del Ayuntamiento, presidido por Manuel Janeiro Carrasco, el cuatro de febrero de 1969, también dio su beneplácito la Real Academia de la Historia el 20 de junio y, meses más tarde, el diecisiete de octubre, el Consejo de Ministros acordó que así sería nuestro escudo a partir de entonces.
En esta entrada podemos leer los pormenores de esta decisión.


ESCUDO MEDIO PARTIDO Y CORTADO 1º, de plata, el león rampante de gules, coronado de oro; 2º, de oro, cuatro palos de gules; 3º, de oro, una piel de animal cuadrúpedo curtida y extendida, cargada de una rueda dentada de plata. Al timbre, corona ducal. Los dos primeros cuarteles forman las armas de don Rodrigo Ponce de León, señor de Ubrique y de las otras villas de la serranía de Villaluenga. El tercer cuartel simboliza la industria del curtido de pieles y fabricación de artículos de esta materia, actividad característica del municipio. La corona, por los Ponce de León, duques de Arcos de la Frontera. Escudo creado por el especialista Delgado Orellana, que fue aprobado por el ayuntamiento, pleno en sesión de 4 de febrero de 1969, y acuerdo del Consejo de Ministros de 17 de octubre del mismo año.

Escudo del municipio
Aprobado: Decreto 2502/1969, por el que se autoriza al Ayuntamiento de Ubrique, de la provincia de Cadiz, para la adopción de su Escudo Heráldico Municipal.
Descripción: Escudo medio partido y cortado: 1º, de plata, el león rampante de gules, coronado de oro; 2º, de oro, cuatro palos de gules; 3º, de oro, una piel de animal cuadrúpedo curtida y extendida, cargada de una rueda dentada de plata. Al timbre, corona ducal.
Significado: Los dos primeros cuarteles forman las armas de don Rodrigo Ponce de León, y la corona ducal por ser este duque de Arcos. El tercer cuartel simboliza la industria del curtido de pieles y fabricación de artículos de esta materia, actividad característica del municipio. Escudo creado por el especialista Delgado Orellana. El escudo de los Ponce de León aparece completo.


 

Escudo de Ubrique en la Plaza de Francisco Fatou
Colocado en septiembre de 2011

Finalmente, el último de los escudos de Ubrique fue colocado en la Plaza de Francisco Fatou hace unos meses, es un escudo de mármol del que hablamos anteriormente (pinchar aqui para leer la entrada) y que fue colocado tras la restauración de la ermita de San Pedro, la reparación de la Iglesia Parroquial y el arreglo de las calles Auditor Bohórquez y Beato Diego.


Nuestro pueblo, como decíamos, tiene una historia humilde con respecto a los escudos, y creemos que hemos podido agrupar aqui todos los modelos de escudos municipales, desde los que están hechos con azulejos andaluces y nos dan la bienvenida a nuestro pueblo en los Tres Caminos y en la Fuente de San Francisco hasta los de piedra, colocados en el San Pedro y en Las Cumbres, sin olvidar el de mármol que está en la plaza de Francisco Fatou.
Aún queda un escudo de piedra, particular, del que hemos estado indagando su procedencia, pero sin resultados todavía...


.

jueves, 19 de enero de 2012

Vida y muerte de los alcaldes del Frente Popular de la provincia de Cádiz

Portada de los libros dedicados a los últimos alcades republicanos de la provincia de Cádiz
 

Por Esperanza Cabello


Hace casi dos años que comenzó un proyecto para homenajear, a los ochenta años del aniversario de la II República, a los últimos alcaldes republicanos de la provincia. Se trataba de publicar un libro en el que se recogieran los detalles de la vida y muerte de todos los alcaldes gaditanos.

En el blog de Santiago Moreno, historiador de Cádiz (Más típico no lo hay) supimos algunas de las visicitudes y detalles de esta publicación, en la que han trabajado más de treinta historiadores de la provincia, documentándose,  buscando todos los detalles de estos hombres singulares, preguntando a sus hijos y a sus nietos para recuperar la memoria de todos, devolviéndo a nuestros aldaldes su importancia y el papel fundamental que tuvieron en nuestra historia.

Los últimos alcaldes republicanos de ubrique fueron Francisco Vallejo Canto, de Unión Republicana, que fue sustituido el cinco de mayo de 1936 por José Arenas Rubiales. José Arenas dimitió de su cargo el 10 de julio de 1936, llegando entonces a la alcaldía (por muy poco tiempo) el último de los alcaldes republicanos ubriqueños:  Manuel Arenas Guerrero, de Izquierda Republicana, conocido en el pueblo como "el Americano" porque había sido emigrante. Era el dueño del "molino del americano", junto al actual colegio "Fernando Gavilán", y vivía en la calle Botica, justo enfrente de nuestra bisabuela Joaquina, y al lado de la casa de nuestra tía Nieves Arenas Rubiales. Podemos ver su fotografía en el segundo tomo, es el cuarto de la primera fila.
El capítulo correspondiente a nuestro alcalde ha  sido tarea del historiador ubriqueño Antonio Morales Benítez, del que ya habíamos leído en este artículo sobre Amador Mora Rojas y en este otro.

Se esperaba que su publicación coincidiera con el 75 aniversario del golpe de estado que los depuso a todos. Pero ha habido algunos problemas que han retrasado su publicación.
Hoy hemos sabido que finalmente la edición está lista y que en los próximos días tendrá lugar la presentación de este libro.
Estamos seguros de que la espera valdrá la pena y de que podremos disfrutar con la apasionante lectura de la vida de estos hombres.


.

La Boda de Sixto Arenas y María Campos

 Boda de Sixto Arenas y María Campos
En la foto abuela Natalia y Tita Nieves

Por Esperanza Cabello


Nuestro tío Luis Miguel Fernández Arenas nos trajo unas fotografías familiares muy entrañables. Toda la familia Arenas y Rubiales junta en la boda de Sixto Arenas y María Campos.
La familia Arenas y la familia Rubiales van de la mano desde que nuestra tía abuela Natalia Rubiales Janeiro (hermana de nuestra bisabuela Julia, se casara con un Arenas.
Precisamente nuestra tía Nieves Arenas Rubiales, esposa de Baldomero Fernández Piñero (el hermano de abuela Natalia) era uno de los nexos de unión de las tres familias.
En esta primera foto podemos ver a los novios, María y Sixto, con nuestra abuela Natalia y nuestra tía Nieves. También está Ana Núñez.



Boda de Sixto Arenas y María Campos


En esta segunda foto podemos ver, de izquierda a derecha,  a:
-Rogelio Arenas Rubiales
-Manuel Arenas Rubiales
-Francisca Arenas Rubiales
-Natalia Fernández Piñero
-Nieves Arenas Rubiales
-Sixto Arenas Rubiales
-José Arenas Corrales

Es un lujo poder conocer a todos estos "tíos" y poder contar con la ayuda de familiares como Luis, que nos proporcionan imágenes e historias familiares, ayudándonos así a continuar la historia familiar.
¡¡¡Muchas gracias, Luis!!!


.

miércoles, 18 de enero de 2012

La nieve cuajó un poquito, arriba, en la sierra

 La nevada de ayer cuajó en la sierra


 Por Leandro Cabello

Ayer nos trajo nuestro hermano un precioso reportaje de la primera nevada del año. Nos preguntábamos si cuajaría o no y, a juzgar por el día luminoso y soleado que hemos tenido, hubiéramos dicho que no.
Pero Leandro ha subido un poquito más arriba en la sierra, casi a la casa del Dornajo, por el puerto de las Presillas, en la Sierra del Endrinal.
Y a la vista está que un poquito de nieve ha resistido y permanece aún en nuestra sierra. No es mucha pero el panorama, siempre magnífico, es ahora impresionante, una maravilla.
Para recuerdo, las siguientes fotografías...


























 Un pozo de nieve esperando a llenarse un poco más














 De nuevo un pozo de nieve




 Un gran "paso blanco" en la sierra
Como es el segundo día buscando nieve, la huella de hoy se ha unido a la de ayer