sábado, 27 de febrero de 2010

Bartolomé Romero García. Nuestro tío Bartolo

Bartolomé Romero
Sobre 1940


Por Esperanza Cabello



Nuestro tío Bartolo era una de esas personas entrañables y queridas a las que no olvidas nunca. Siempre guardará un lugar especial en nuestros recuerdos de niñez y juventud, por su calma, por su amabilidad, por estar siempre disponible. En todas las familias hay afectos más duraderos y más fuertes que otros, y para nosotros la familia Romero Janeiro ha sido siempre de las más cercanas, por encima de los años, de las distancias y de todo.

Bartolomé Romero García había nacido en Ubrique el uno de diciembre de 1925, sus padres eran Juan Romero y María García, dos personas muy conocidas y queridas en el pueblo.
Juan se dedicaba al campo, y tenía mulos con los que transportaba mercancías, precisamente con nuestro bisabuelo Francisco Izquierdo. Llevaban suelas, cereales y mercancías a Sevilla, a Jerez y a Ronda, trayendo otros productos a Ubrique.
María era una buena persona, madre de una familia muy numerosa: Juan, Remedios, Bartolo, Maruja, Encarna y Pilar. Todos vivían en la calle San Sebastián.

Bartolomé Romero
Años 30

Bartolo hizo sus estudios en los Salesianos de Ronda, terminó su bachiller y volvió a Ubrique para encargarse de los negocios con su padre. Bartolo se dedicó al campo, pero era una persona con muchas inquietudes. Le encantaba la pintura, y tuvo la suerte de poder aprender con el pintor impresionista Sevillano Rodríguez Cabas, durante su estancia en Ubrique en los años 50.
Poco después de volver de Ronda conocería a la fue la mujer de su vida, su esposa y madre de sus hijos, María de los Ángeles Janeiro Carrasco.



Mª Ángeles Janeiro
Años 30


Mª de los Ángeles era hija de nuestro tío abuelo, Rogelio Janeiro y de Juana María Carrasco. Era maestra, una de las primeras maestras de Ubrique, que por aquel entonces desempeñaba su labor en la ermita de San Pedro.



Boda de Mª Ángeles y Bartolo
Celebración en el Convento


Bartolo y Mª Ángeles se casaron el 15 de octubre de 1956, en la boda fueron padrinos el hermano de Mª Ángeles, Manuel, y una de las hermanas de Bartolo. Se fueron a vivir a su casa de los Callejones, una casa que Juana María, la madre de Mª Ángeles, había hecho en el año 1946, y que se ha convertido en una de las casas más representativas y emblemáticas del pueblo.


Boda de Mª Ángeles y Bartolo
Ceremonia en la Parroquia


Al casarse, Mª Ángeles dejó su trabajo como maestra y se dedicó plenamente al cuidado de sus hijos, Juan, Mª del Carmen, Rogelio, Lourdes, Fernando, Jesús, Mª Ángeles y Mercedes.
Bartolo se siguió dedicando al campo para mantener a su familia aunque, como hemos mencionado anteriormente, nunca dejó sus inquietudes.
Al comenzar los primeros tiempos del recién creado Colegio Libre Adoptado de Ubrique, al final de los sesenta, en el que los jóvenes ubriqueños podíamos hacer estudios de bachillerato, Bartolo se dedicó a la docencia, como profesor de dibujo.


Águila dibujada por Bartolo
muchos años más tarde, en el año 2000


Durante esta época como profesor de dibujo pudo trasmitir los conocimientos que había adquirido con Rodríguez Cabas y sus propias técnicas.

Cualquiera podría pensar que una casa con tantos hijos era una locura. Nosotros recordamos aquella familia con asombro y alegría. Siempre había movimiento, pero todo estaba bien organizado y controlado. Todos los miembros de la familia colaboraban, aunque, por supuesto, la mayor carga estaba en nuestros tíos.
Mª Ángeles se había reincorporado al trabajo como maestra después de tener a su séptima hija, en el año 1969, y había empezado las clases en la escuela del Convento. Siempre la veíamos en la cocina o cosiendo. Recordamos una máquina tricotosa que compraron para hacer prendas de lana para una familia tan numerosa.
Bartolo, por su parte, era un manitas. Siempre tenía algo que reparar, algún mueble que hacer o una cuchara que tallar. Era capaz de hacer mil y una cosas diferentes y, en una casa tan grande, no paraba.
Tenía tiempo, no obstante, para su gran pasión: los toros. Y si sus obligaciones se lo permitían, asistía a las corridas que se hacían en la Plaza de Toros de Ubrique.




Plaza de Toros de Ubrique
1959


En esta fotografía de 1959 podemos verlo con su cuñado, Manuel Janeiro, y su hijo Juan en brazos, delante de sus tíos Ángel y Lola. A la izquierdo de la imagen, en la tercera fila empezando por abajo, con el pelo blanco, podemos ver a su padre, Juan Romero.

Recordamos con mucho cariño las reuniones de los Janeiro a principios de los noventa, en las que Bartolo y Mª Ángeles actuaban como anfitriones y en las que no faltaban nunca una buena paella y mucha alegría. Nuestro padre siempre pensó que erna personas muy especiales, sentía un gran cariño por su prima y una gran admiración por Bartolo.

Nuestro tío Bartolo enfermó en 1999, fue una época muy dura para todos porque se temía seriamente por él. De esta enfermedad le quedaron unas teribles secuelas que, no obstante, no impidieron que Bartolo siguiera siendo la persona afable, cariñosa y atenta que había sido siempre. Perdió el uso de la palabra y su movilidad se vio muy reducida. Pero él continuó trabajando como había hecho durante todo su vida.


Todos podemos recordarlo andando pasito a pasito para volver a andar y, lo más increíble, aunque no consiguió volver a hablar ni a escribir, y había perdido la destreza de sus manos, desde el primer momento fue capaz de hacer unos dibujos prodigiosos. Su familia guarda cientos de estos dibujos hechos con primor, con tesón y con una maestría increíbles.


Añadir imagen
Este caballo fue uno de sus primeros dibujos, nos dejó pasmados a todos con esta silueta, pero siguió dibujando día a día: animales, retratos, bodegones, paisajes, marinas...




Retrato, octubre 2000


Jinete, octubre 2000


Su muerte, en 2009, fue terriblemente sentida por todos. Bartolo se había convertido en un entrañable abuelo para sus catorce nietos y seguía siendo, por encima de todo, una buena persona a la que todos queríamos.



Ubrique, 28 de febrero de 2010

.

Soles

Cientos de soles calentando nuestro lluvioso invierno



Por Leandro Cabello


Ayer después de muchos días de lluvia tuvimos la suerte de disfrutar de una mañana de sol, bueno de muchos soles. De esos soles que nos alegran la existencia y nos demuestran que todo puede ser mejor.
Este hecho hizo que las ranitas que estaban aletargadas cobraran una gran energía.
Este prodigio de la naturaleza lo pudimos ver en los alrededores de la plaza de Misión Mescate y el colegio Fernando Gavilán.


Leandro, una ranita de infantil de tres años

Es una verdadera alegría poder asistir a este regalo que nos hace la vida.



Laura, un solecito de primero de primaria


.

miércoles, 24 de febrero de 2010

En clave de Carnaval



La última lápida de Cayo el Ocurritano
Adosada a su Patacabra


Por Leandro Cabello


RUEDA DE PRENSA

Ayer se celebro en los sótanos de la empresa “La Ventolera” de Ubrique una multitudinaria rueda de prensa a cargo del inconmensurable lapicida Cayo el Ocurritano, para dar pormenores del estado en que se encuentra la Patacabra de este año y cuya realización le ha sido encomendada a él, como saben los lectores de este blog (pinchar aquí) .
Al acto asistieron medios de comunicación tanto del pueblo como de los alrededores, así pudo verse a reporteros de los siguientes medios de información: el Ego de Ocurris, Onda Pertziana Ocurritana, el Eco de la Sierra o la Voz de Ocurris.
Al terminar la rueda de prensa se agasajó a los asistentes con un vasito de vino y unas patatas fritas.



Cayo junto a su última creación



Entre las preguntas de los periodistas, la que mayor interés tenía era que por qué llevaba un cañero o sombrero ubriqueño a lo que Cayo respondió que con esa prenda pensaba mejor y que le corre la sangre ubriqueña por los cinco sentidos.

A la pregunta de dónde había conseguido el sombrero, Cayo indicó que lo había conseguido en un mercadillo y que el vendedor le había pedido 5 euros a lo que el ocurritano respondió: ¿Será con el caballo,no? Aunque después de un largo regateo lo consiguió por 4,50.

La siguiente pregunta trató el tema de los proyectos que tiene en mente, a lo que respondió que dentro de poco comenzará con el arreglo de la lápida de la fuente de la plaza de Ubrique donde tiene que cambiar el nombre de Márquez Barreño por Márquez Mancheño, que es el que en realidad tiene que aparecer en la lápida y que siempre él está para echarle un capote a un colega lapicida.

Recordemos que él ha pasado por una situación parecida (pinchar aquí ) cuando, al tener que escribir Ocurris en la lápida de la antigua ciudad romana ubriqueña el escribió Ocuri.

Alguno de los presentes quiso preguntarle qué había pasado finalmente con el robo de las columnas (pinchar aquí), pero se olvidó de hacer la pregunta.

De este modo terminó la rueda de prensa, pero pensamos que algún tema se quedó en el aire...
¡Ah, sí! No se habló de cómo va la Patacabra este año...
No se preocupen. Vayan el día 28 de Febrero a las siete de la tarde a la Plaza de la Verdura y saldrán de dudas.
Quizás algún impaciente la pueda ver pasar el sábado.





Rueda de prensa, los ecos de la sierra ocurritana

.

martes, 23 de febrero de 2010

Un parque llamado "Familia Rubiales"

Un día de campo para las primas Janeiro Rubiales
Gentileza de Cristóbal Pérez Rubiales


Por Esperanza Cabello


Día a día comprobamos que en este mundo de los blogs unas cosas van tirando de otras y nos vamos comunicando poquito a poco con todo el mundo. Internet abre fronteras y nos acerca cada día un poco más.

Ayer publicábamos una fantástica foto de las primas Janeiro y Rubiales, y hoy nos ha llegado por correo una fotografía muy similar, de las primas Janeiro y Rubiales en un día de campo, que nuestro primo Cristóbal ha tenido la amabilidad de enviarnos.

Pero esta fotografía llega con otras noticas. ¿Recuerdan ustedes la familia Rubiales cubana?
Pues bien, una de las primas de Cuba, hija de Celia Rubiales, que falleció este mismo 25 de diciembre pasado, se ha trasladado a vivir a Ecuador junto a su marido y a su hijo pequeño, buscando una vida mejor que en Cuba.
Ella es profesora, da clases de música y podemos ponernos en contacto gracias a internet. Le ha contado una grata historia a nuestro primo Cristóbal:

Su abuelo, Paco Rubiales García, hizo una aceptable fortuna en Cuba, fortuna que aprovechó para ayudar a los necesitados en la medida de lo posible, dándoles no sólo alimentos, sino que, como tenía una farmacia, les daba los medicamentos y hacía muchas obras caritativas.

El pueblo de su abuelo decidió poner a un parque el nombre de "Familia Rubiales", en agradecimiento a ..."la labor humanitaria que Paco y Odón Rubiales García desarrollaron con el pueblo de Cuba durante su vida".

Así que Paco y Odón no sólo vivieron y se integraron con el pueblo cubano, sino que dejaron su huella, para siempre, en ese país.

.

domingo, 21 de febrero de 2010

En la cerca

Reunión de primas Janeiro-Rubiales
La Cerca ¿1920?



Por Esperanza Cabello


Hoy traemos una fotografía con todas las primas de la familia de nuestra abuela Julia comiendo en nuestro antiguo campo, La Cerca entre 1920 y 1925. Realmente los Janeiro y los Rubiales siempre hemos sido muy "familieros" y muy "cafeteros", sobre todo las mujeres de la familia, y esta fotografía no nos dice casi nada nuevo.

Precisamente eso es lo que nos llama la atención:
Es increíble que perfectamente podría ser una fotografía del otoño de este año: un almuerzo en al campo con sus aceitunitas, sus botellitas de mosto, su ensaladilla en la preciosa almofía (ensaladera) del centro de la mesa, sus granadas, su melón y su "pan amasao".

Hoy cambiarían los canastos, que, lamentablemente se van perdiendo, las ropas, los peinados y las sillas, que ya casi nadie tiene sillas de La Huerta (de Benamahoma) y usamos unas horribles sillas de plástico, pero la estampa familiar campestre se mantiene hoy, afortunadamente, igual que hace noventa años.

.

sábado, 20 de febrero de 2010

Gañotes de Ubrique





Isabel Janeiro Rubiales, en 1918
Tan guapa como nuestra tía
María Remedios Cabello Janeiro




Por Esperanza Cabello

No hace muchos días pudimos asistir en la red (pinchar aquí) a una pequeña lucha dialéctica decidiendo la paternidad de nuestros apreciados gañotes.
Nosotros siempre hemos sabido que los gañotes son un típico dulce ubriqueño que se prepara, junto a las magdalenas y los borrachos, en todas las casas de Ubrique.
En otra entrada de este blog podíamos leer la redacción sobre los gañotes (pinchar en este enlace)que nuestra hija Julia había escrito para un concurso en el instituto. Esa era la receta de Las Piñeritas, unas tías de nuestra abuela Natalia, y la conocíamos de generación en generación.
Hoy hemos ido a una generación anterior, y hemos saltado al siglo XIX. Tenemos el lujo de contar con una receta manuscrita de Isabel Janeiro Rubiales, hija de la primera mujer de Manuel Janeiro Córdoba, cuya foto preside esta entrada ,que preparó un "Libro de recetas" antes de su boda y del que hemos podido copiar esta maravilla.


Receta de los Gañotes de Ubrique
Escrita por Isabel Janeiro
Finales del siglo XIX

Como se lee con algo de dificultad, la transcribimos un poco más abajo. No se pierdan las últimas frases de esta ubriqueña.


Gañotes
A una docena de huevos se le echan cuatro limones rayados, cuatro cucharadas de aceite, ajolí. Cuando esté frío el aceite con el ajolí se baten los huevos, el azúcar que tenga el mismo peso que los huevos y canela bastantito. Harina hasta que esté la masa para hacer los rollitos y liarlos en la caña. Se echa en la mesa una poquita de harina y se untan las manos con un poquito de aceite.
Se lían los rollitos en las cañas y se fríen. Cuando estén un poquito dorados se coge la caña con las tijeras para sujetarla y se saca el rollo en la misma sartén para que fría por parejo.
Se van echando en un canasto y se le mandan dos o tres a la que presta el libro para saber si lo habéis hecho bien o no.

martes, 16 de febrero de 2010

¿Cómo era la Ermita de San Pedro?



Natalia Fernández Piñero
Interior de la Ermita de San Pedro
Ubrique 1924



Por Esperanza Cabello

Así de guapísima estaba nuestra abuela Natalia en el año 1924, cuando una conocidísima marca de máquinas de coser organizó en Ubrique unos cursos para aprender a utilizar las máquinas. Podemos verla en el centro de la foto, muy sonriente, visitando el taller en el que se aprendía.
Esta fotografía se quedaría tan lindamente en el ámbito familiar, y su importancia estaría en el recuerdo para nosotros si no fuera porque está tomada en un lugar muy especial: el interior de la ermita de San Pedro.




Cursos de máquina de coser
Interior de la Ermita de San Pedro
Ubrique, 1924


Ya contábamos ayer que habíamos estado visitando el San Pedro y comprobando qué adelantados están los trabajos de restauración emprendidos por el Ayuntamiento y dirigidos por Ismael Rodríguez.
Es muy difícil saber cómo "es" en realidad la ermita.
Podríamos saber cómo fue pensada mirando los planos originales de Miguel de Olivares. Podríamos saber cómo ha sido los últimos años. Podríamos saber cómo será cuando terminen los trabajos actuales.
Pero... ¿Cómo era a principios del siglo XX?

Las dos fotografías siguientes nos permitirán hacernos una idea. La primera está hecha desde la puerta principal. Podemos ver cómo casi la mitad de las personas están dentro del abside semicircular situado en la cabecera de la iglesia original. Se ve la base de las pilastras a izquierda y derecha, también se podrían suponer las dos ventanas del fondo.
Lo más importante: aún no está construido el entresuelo que ha estado en los últimos años.




Esta otra fotografía creemos que tiene la disposición cotidiana del taller. Está tomada desde el ábside y se ve al fondo la puerta principal.
También en esta foto se ven las bases de las pilastras, más oscuras, y se ve también que no está aún construido el entresuelo.

Como decíamos ayer la Ermita de San Pedro fue destinada, desde la desamortización, a usos civiles, normalmente a usos municipales. Suponemos que estos cursos de máquina de coser fueron sólo una más de las tareas que allí se realizaron.
Queda saber cuándo construyeron el entresuelo, preguntaremos a los mayores de la familia, seguro que lo recuerdan.

.


lunes, 15 de febrero de 2010

La restauración de la Ermita de San Pedro

















El interior de la Ermita de San Pedro
Los cuatro escudos de la cúpula, símbolos de
Cristo Rey, La Iglesia, el Papado y la Virgen



Fotografías: Luis Eduardo Rubio Bernal
Texto: Esperanza Cabello Izquierdo

Hoy hemos recibido una invitación muy especial: nos han invitado a entrar en la Ermita de San Pedro, obra del ubriqueño Miguel de Olivares, y a visitar los trabajos de rehabilitación y restauración que se están llevando a cabo desde hace más de seis meses.
Como ustedes saben el Ayuntamiento había emprendido los trabajos de restauración de este edificio ubriqueño que estaban tan olvidado y abandonado hasta el momento. Nosotros hicimos una pequeña entrada en noviembre, interesándonos por las estrellas y los escudos que allí habían aparecido, y explicando algo del edificio y su constructor.
Al poco tiempo nuestro amigo Edward Olivares nos escribió pidiendo ayuda para seguir buscando sus raíces. Sabíamos que el edificio había sido construido por un antepasado de Edward, no en vano podemos leer en la fachada del edificio la siguiente inscripción:


"ESTA CAPILLA DEDICA AL SR. SAN PEDRO APÓSTOL
SU FUNDADOR D. PEDRO ROMERO Y MONTERO
DIRIGIDA POR D. MIGUEL OLIVARES
ACADÉMICO DE LA DE SAN FERNANDO Y DE LA DE ROMA
EN EL AÑO DE 1801"



Hace unos días en un comentario, nuestro hermano Leandro sugería que el Ayuntamiento debía invitar a Edward a la reinauguración del monumento, así que nos pusimos manos a la obra y escribimos al señor alcalde explicándole los datos que teníamos de nuestro amigo americano y haciéndole la propuesta.






El rosetón del centro de la bóveda



Y hoy nos han invitado a visitar las obras, nos han autorizado a explicar lo que hemos visto y a publicar las fotos, por cierto que ya era el atardecer y el día era muy oscuro, así que ha sido difícil conseguir fotos claras.

Las obras de rehabilitación del edificio comenzaron con el fin de construir en la ermita un nuevo Salón de Plenos para nuestro ayuntamiento. Antes de comenzar se hicieron los estudios necesarios, y se nombró como restaurador al licenciado en Bellas Artes y especialista en restauración don Ismael Rodríguez.

Al empezar a quitar las capas de cal, en algunos casos más de 23 capas, a golpe de bisturí, fueron descubriendo detalles arquitectónicos que estaban totalmente ocultos.
Escudos, rosetones, más de seiscientas estrellas, flores y adornos de todo tipo en las cúpulas, en las pilastras, en el frontón, una preciosidad.






Los trabajos se han estado haciendo con precisión de cirujano. La pintura ha sido quitada con bisturí en la mayoría de las zonas (eso ha debido de representar un esfuerzo muy considerable).
Para ajustarse lo más posible al modelo original la pintura ha sido analizada en laboratorios especializados y ahora se están centrando en los tonos y en la técnica de pintura.
En la visita de hoy estaban, además del alcalde y los responsables de los trabajos, artistas, pintores, historiadores y un buen montón de arquitectos, con los que hemos podido admirar, en la medida en que el andamiaje nos lo permitía, el estado de la restauración.




Como dice nuestro vecino Fernando, "cuando esté terminado va a ser el edificio más bonito que haya en Ubrique". Será a la vez Salón de Plenos y lugar para celebraciones especiales.
Nos encantaría que se estrenara para nombrar a los "Hijos predilectos de Ubrique" , entre los que se encontrarían, por supuesto, nuestro padre y a Miguel de Olivares ¿Por qué no?

Seguimos con nuestra visita: Todas las molduras de la sala han sido restauradas, y han salido a la luz los capiteles de las pilastras que sujetan varios arcos, en los que se encuentran las ventanas. Son capiteles muy trabajados y profusamente adornados, pintados en un verde oscuro originalmente.









La verdad es que no podemos entender cómo ha podido estar tan abandonado este edificio, con lo importante que es para nuestro pueblo, con la historia que tiene a sus espaldas.
Un edificio que fue diseñado y construido por el arquitecto ubriqueño Miguel de Olivares Guerrero , miembro de la Real Academia de Bellas Artes San Fernando, en 1801, que ha vivido y sufrido guerras, enfermedades, la invasión de los franceses, repúblicas, dictaduras...
La ermita de SanPedro fue en principio un hospital; su fundador, Pedro Romero Montero dejó escrito en su testamento que serviría para acoger a seis enfermos., era una época de pobreza y enfermedades. Pero cuando llegaron los franceses destruyeron el edificio y no hubo más dinero para hospital, así que se dedicó exclusivamente al culto hasta la desamortización de Mendizábal.

Después fue dedicada a diversos fines: para dar clases, como biblioteca, como escuela, como escuela de música, como almacén...
Un edificio que ha vivido los últimos doscientos años de Ubrique junto a todos los ubriqueños merecía esta oportunidad.
Se trata de una magnífica restauración, cuyos detalles han tratado, además de los responsables, expertos ubriqueños en diferentes materias.





El restaurador, Ismael Rodríguez, está preparando una publicación con los pormenores de la rehabilitación, la historia del edificio y los datos del arquitecto, Miguel de Olivares, que se editará coincidiendo con la reinauguración del monumento.
Y nuestro amigo Edward, nosotros lo invitamos desde ahora a que venga a conocerlo, y esperamos que el Ayuntamiento lo invite oficialmente aprovechando la ocasión.


.

domingo, 14 de febrero de 2010

El agua en Ocurris: El Salto de la Mora

Plano del agua en Ocurris
Realizado por Manuel Cabello en 1972


Por Esperanza Cabello,

Hoy, echando un vistazo a la prensa local, hemos encontrado en el Periódico de Ubrique el siguiente artículo:
Investigación sobre las construcciones Hidráulicas en Ocuri, por Luis Javier Guerrero Misa (pinchar sobre este enlace para leerlo).

El arqueólogo Luis Javier Guerrero, ha hecho una publicación sobre las conducciones de agua, este bien tan preciado, en el Salto de la Mora. Luis es actualmente un especialista  en nuestra ciudad romana, y nosotros hemos pensado en lo contento que habría estado nuestro padre de poder contar con todos los datos y los medios de que disponemos actualmente.
Hemos recuperado uno de sus planos, bastante rudimentario, precisamente el que se refería a las conducciones de agua, y nos sigue llamando la atención, como siempre, su valentía a la hora de emprender una tarea.

En el año 1968 no había, que se conocieran, datos, ni planos, ni estudios, ni nada, pero él empezó su trabajo de la nada. Fotografió y dibujó la zona durante muchos años de todas las formas posibles e hizo todos sus cálculos y planos.
No sabemos bien cómo se las apañó, pero lo consiguió. Consiguió llamar la atención de todo el mundo sobre nuestros monumentos, y consiguió que aún hoy día, a pesar de hacer casi diez años que murió, eminentes profesores y científicos se sigan interesando por nuestro patrimonio.




Esperanza Cabello Izquierdo


.

viernes, 12 de febrero de 2010

La "Patacabra" y el Carnaval

La "Petacabra" de 1997
Tuvo hasta sacerdote

Por LCI,


Se va acercando el carnaval, una fiesta importante para nuestra familia.
En estos días habrá un ir y venir de nietos e hijos en la casa de abuela Esperanza para buscar en los viejos baúles del “salón de arriba” algún disfraz para estas fiestas. Hay que sacarlos con tiempo para que pierdan un poco el olor a humedad, que en alguno ya es importante.
En esos baúles se encuentran los disfraces de Los Peleteros del Salto el Pollo, de Los Toreros Tuertos, de Las Sirenitas del Fondo del Enriaero y muchos más , ya que desde 1986 y gracias al concejal Antonio Martel y muchos ubriqueños más comenzamos a disfrazarnos en Carnavales y no el 31 de diciembre como hasta entonces.
Yo colgué el pito de carnaval en el 92 pero he seguido participando con la Murga del Escopeta o con los amigos en grandes grupos.
Siempre fabricábamos algún artefacto: la guillotina, un gran cañón o la camella. En lo que no he fallado tampoco en los últimos 19 años ha sido en la realización de la patacabra. Se puede decir que estoy todo el año pensando en el diseño aunque al final el resultado a veces no es en la realidad como estaba en la cabeza.


La Camella, algún día hablaré de su pata.


Este año la idea del tipo de la patacabra viene dada por un conjunto de descubrimientos y de hallazgos históricos referentes a Ubrique que han salido a la luz en los últimos meses. Así he conocido y leído los artículos de los componentes de la Asociación Papeles de Historia o en el blog de Los Callejones la hipótesis del error del nombre de Ocurris (un interesantísimo artículo de José María Gavira que nadie se debería perder) o la inauguración del Museo de la Historia de Ubrique (que algunos llaman CIHU, otro nombre difícil).

Así que no me ha sido en absoluto difícil unir esos acontecimientos con un aniversario que se cumple este año: este año hace diez que nos dejó para siempre la persona que me inculcó la afición por la historia: mi padre, Manuel Cabello; ¡Gracias papá!
Para que la patacabra de este año especial no salga hecha un churro hemos recurrido a un autentico profesional del tema, se trata del ya conocido Gran Lapicida y mejor escultor CAYO EL OCURRITANO (si a alguien no le gusta que le de las quejas a él) espero que no se equivoque al escribir las lápidas o pierda las columnas, que este año nos vigila Manuel Cabello ; él fue el que llevó en su coche las tablas para que ardiera la primera patacabra y es experto en estos líos.



P.D. Próximamente Cayo el Ocurritano dará una rueda de prensa en la que dará a conocer cómo van los trabajos.

Leandro Cabello Izquierdo

.

miércoles, 10 de febrero de 2010

La web de Manuel Jesús

Página de inicio de
"Gentes y habitantes de Ubrique"


Por ECI,

Acabamos de conocer una nueva web que promete infinitamente: se llama "Gentes y Habitantes de Ubrique", y su editor es Manuel Jesús Venegas.
Nos ha encantado que su segunda entrada esté dedicada a nuestro padre, como "Gran representante de la cultura ubriqueña".

Se trata de una web dedicada por completo a nuestro pueblo y nuestros paisanos, en la que podemos encontrar anécdotas, antiguas historias, fotografías, biografías, artistas, obras de arte y muchas cosas más.

Es un trabajo amplio y ordenado, lleno de detalles (perfecto el cartel de Rafael Domínguez , la pintura de Buendía y la "petacabra"), al que le auguramos una larga y productiva vida y al que queremos dar la bienvenida y agradecer de nuevo que empezara con nuestro padre.


.

martes, 9 de febrero de 2010

Premios de Misión Rescate



Por ECI,


Entre las muchas tareas del Grupo 208 de Misión Rescate estuvo, constantemente, la promoción turística del pueblo y de la comarca. Dentro de las actividades de profesores y alumnos miembros del Grupo hubo una gran tarea de divulgación de nuestras tradiciones y nuestra cultura.
En cada viaje se llevaban muestras de nuestra artesanía, los medios de comunicación eran constantemente citados con cada descubrimiento, por cada personalidad que nos visitaba: ministros, políticos, pintores, investigadores, poetas... Todo el mundo de la cultura de la época se afanaba por venir a Ubrique.
El recorte de periódico de hoy corresponde al ABC en 1973, y se informa del premio concedido al grupo por el continuo trabajo en los últimos seis años, y la gran promoción del turismo que habían hecho en esa época, ya que la andadura de Misión Rescate en Ubrique había comenzado en 1968.


Colegio Reina Sofía
Gentileza de Maria del Carmen Gago

Esta celebración corresponde a otro premio, recibido casi veinte años más tarde. Celebran en el Colegio Reina Sofía la concesión de uno de los premios del ejército, a mediados de los ochenta. Una vez que terminaron las campañas de Misión Rescate, Manuel Cabello y sus alumnos participaron en infinidad de convocatorias: Premios Félix Rodríguez de la Fuente, Premio Ejército, Premios de la Diputación, Concurso de actividades de arqueología científica y un sinfín de concursos más, incluso después de su jubilación.

Esperanza Cabello Izquierdo

.

lunes, 8 de febrero de 2010

¡Va por tí, Consuelo!

Foto: Luis Eduardo Rubio Bernal

Por Esperanza Cabello

La muerte siempre es cruel, triste e injusta, pero la de Consuelo ha sido más cruel, más triste y más injusta que muchas otras.
El pasado viernes murió nuestra amiga Consuelo Fernández, después de una vida intensa y vivida al límite en los últimos años, después de haber plantado cara a la muerte en incontables ocasiones, después de haber luchado como nadie por la vida y después de habernos dejado a todos sobrecogidos y asombrados por su entereza y su fuerza.
Pocas cosas podremos decir que no hayamos pensado todos, y si el valor de las personas se puede contar por la cantidad de gente que la quiere... ¡Qué montón de amigos! ¡Qué montón de gente que la quiere y que se siente tan cerca de ella y de su familia!
¡Qué montón de niños lloraban hoy a su maestra! ¡Qué montón de buenos recuerdos en las mentes de todos!
Tu vida será una permanente lección para todos nosotros.

¡Hasta siempre, Consuelo!

.






.Esperanza Cabello Izquierdo

.

domingo, 7 de febrero de 2010

Don Francisco Izquierdo Moreno

Francisco Izquierdo, Juan Mancilla y Miguel Romero
Bar Capitol, Ubrique ¿1955?

Por Esperanza Cabello

Hasta hace unos días no hemos podido conocer a nuestro bisabuelo Francisco Izquierdo Moreno, padre de nuestro abuelo Leandro.
Nuestra madre nos ha traído esta fotografía de nuestro bisabuelo, tomando una cervecita en el bar Capitol con sus amigos Juan Mancilla y Miguel Romero.

No tenemos muchos datos de nuestro bisabuelo, era hijo de Leandro Izquierdo, un vallisoletano de ojos azules que llegó a Ubrique vendiendo especias en unas preciosas cajas de madera de caoba talladas. Aquí conoció a una viuda, María Moreno, se casó con ella y se quedó para siempre en Ubrique.
Leandro y María tuvieron dos hijos: Francisco y María, los dos de ojos azules.

Francisco se casó con una grazalemeña cuya familia había venido a Ubrique con su batán, Antonia Rivera Vázquez, y se establecieron en una casa pequeñita en el Portichuelo, por la calle Toledo. Él se dedicó al transporte de mercancías con mulos, era arriero, y ella regentaba un refino en la misma casa.
Francisco pasó toda su vida trabajando y comerciando. Tuvo un sólo hijo, al que llamó Leandro, como su padre, que heredó la elegancia y los ojos azules de su padre y de su abuelo. Cuando éste empezó a prosperar, se trajo a sus padres a vivir con él a la calle Real.
Durante la guerra civil, que su hijo estuvo encarcelado en Madrid, Francisco se hizo cargo como pudo del negocio familiar, pero eran malos tiempos y no le fue demasiado bien.
Cuando volvió su hijo, toda la familia se fue a vivir a la calle San Pedro, pero cada familia a su casa. Nuestros bisabuelos y Teresa al final, nuestros abuelos en el número 22.
Ya mayor y jubilado, Francisco pudo empezar a disfrutar de sus siete nietos; lamentablemente no pudo disfrutar de ningún bisnieto, porque murió el 5 de febrero de 1957, varios meses antes de que nacieran sus dos bisnietos mayores: Leandro y Francisco.

Hasta hoy no hemos podido ver cómo era nuestro bisabuelo, en esa fotografía ya está muy mayor, así que calculamos que debe de ser de mediados de los años cincuenta, y nos ha llamado poderosamente la atención que fumaba en pipa.
Supongo que el montón de ojos azules que hay en la familia se los debemos a él y, aunque resulta difícil de creer, esa expresión de media sonrisa que hay en su cara también nos es sumamente familiar.

viernes, 5 de febrero de 2010

La familia Olivares.


Familia Olivares
Virginia, Estados Unidos


Hoy tenemos la suerte y la alegría de poder presentar a todos a la familia Olivares, que actualmente es una familia americana como otra cualquiera, aunque tienen algo que, para nosotros, los hace muy especiales: Son descendientes de ubriqueños, los tatarabuelos de sus tatarabuelos eran Vicente Olivares Carnerero y María de Morales Guerrero (casados en Ubrique en 1729), padres de Francisco y Miguel de Olivares Guerrero, dos ubriqueños ilustres nacidos a mediados del siglo XVIII.
Francisco y Miguel se fueron pronto de Ubrique y siguieron sus vidas en Arcos y Cádiz, pero nos dejaron para siempre su obra. Miguel, arquitecto, fue el constructor de la Ermita de San Pedro, actualmente en reconstrucción.

Miguel había sido enviado a hacer estudios de Arquitectura a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid, donde ingresó en 1776 y en la que fue Académico. Dejó para nosotros un legado arquitectónico (Catedral de Cádiz, Colegial de Jerez, trabajos en Ubrique, en Sevilla...) de reconocido prestigio .

Nosotros hoy tenemos para Edward Olivares, patriarca de la familia americana, un regalo: la partida de nacimiento de la tatarabuela de su tatarabuelo, su certificado de matrimonio en 1729 con Francisco Vicente Olivares y la partida de nacimiento de su antepasado Miguel de Olivares.



(Pinchando sobre la imagen se amplía)


Ésta es la copia literal de la partida de bautismo de Miguel Diego Narciso de Olivares Guerrero, el 15 de septiembre de 1748, cuyos padrinos fueron Diego Hidalgo y María González. También está la certificación de la partida de bautismo de su madre, María, hija de Pedro de Morales Guerrero y de Inés García Campos, el día 25 de enero de 1711, sus padrinos fueron Bartolomé Núñez Moreno Moro e Isabel Díaz, su hermana.





(Pinchando sobre la imagen se amplía)

Ésta es la copia literal de la partida de matrimonio de Francisco Vicente Olivares Carnerero, natural de Antequera, hijo de Juan de Olivares y de Ana Sabina, con María de Morales, el 13 de febrero de 1729, después de las amonestaciones, "como dispone el Santo Concilio de Trento", siendo los testigos don Justo García, Domingo Nieto y Juan Mateos Bueno.

Nos ha llamado la atención poderosamente el "velado" de las tres partidas, realizado el 20 de febrero de 1798, porque el cura que las certifica, don Carlos de Olmedo, certifica también que veló y dió las bendiciones a las partidas, y fueron sus padrinos (de las partidas) el señor Vegazo Montedeoca y su mujer, María Gutiérrez.


Lamentablemente los documentos originales no están en el Obispado de Jerez, que es donde se archivan los documentos de los archivos parroquiales desde el Concilio de Trento hasta 1900. Los libros a los que pertenecen estas partidas se encuentran actualmente en paradero desconocido, pero hemos podido acceder a esas copias literales certificadas desde el "Expediente de información de Legitimidad y Limpieza de Sangre de Enrique y Francisco de Paula Olivares Señorino", de 1818, depositado en los fondos de la Universidad de Sevilla.

Consultando los árboles genealógicos de la familia Olivares, que publicamos hace unas semanas( pinchar aquí para verlos) vemos que Enrique y Francisco de Paula son los nietos de Miguel de Olivares y la gaditana Matilda Valcárcel.

Y la gran familia sigue...

Esperanza Cabello Izquierdo

.


jueves, 4 de febrero de 2010

En el mismo lugar de la Mancha

El primer grupo premiado de Misión Rescate
Viaje a Madrid ¿1969?
Fotografía: Paco Collado

Hace un par de días publicábamos una fotografía del Grupo 208 de Misión Rescate en un alto en el viaje a Madrid para recoger el Trofeo de Oro de Misión Rescate.

Hoy nuestra amiga María del Carmen Gago, esposa de Francisco Collado, nos ha enviado esta entrañable fotografía con los primeros premiados del Grupo.
Seguramente fue el primer viaje a Madrid, podemos imaginar la ilusión que tenían todos al recorrer media España para ir a recoger el premio, seguramente en el Dos Caballos azul.
Agradecemos a nuestra amiga la gentileza de habernos enviado esta foto, y esperamos recibir aún más.


martes, 2 de febrero de 2010

En clave de Carnaval

Ahí estaba la "Vereíta Estrecha"


LA VEREÍTA ESTRECHA

Hace unos días nos ha dejado la Vereíta Estrecha, esa que nos conducía desde el Solimán hasta el Enriaero y que en su comienzo guardaba "La piedra come-piedras", en la que todo el mundo que iba a caminar por la Vereíta ponía una pequeña roca para tener suerte con el precipicio que llega al río.
La Vereíta no ha tenido suerte con la piedrecita que puso y al final ha acabado en el río, la pobre.
Dice que la oyeron hablar con la carretera del Matadero que tenía enfrente y le dijo:

"Mira carretera, me han dicho que tienen previsto hacer una variante en Ubrique que enlazara las Cumbres con la carretera de Cortes y que pasara justamente por encima de mí".
La carretera le contestó que los hombres se estaban pensando no construir la variante.

Esta información dejo sumida a la Vereíta en sus pensamientos
...¿y si el motivo fuera ella porque estorbaba para construir el viaducto?
...¿y si ella fuera la culpable de este paso atrás en el bienestar del pueblo?
...¿y si por este motivo los ubriqueños dejaran de verla como una compañera de camino, y dejaran de usarla para ir al charco del naranjal para darse un baño en el verano?
No pudo soportar estos pensamientos y en el momento de mayor crecida del río se lanzó a él.

Quizás ahora se encuentre en el fondo del Pantano de los Hurones y sea una vereda ancha por donde pasen las carpas, barbos y tortugas...

Este verano cuando vaya a Cádiz y beba agua del
pantano sé que para siempre la Vereíta Estrecha estará dentro de mí.


Leandro Cabello Izquierdo

.

lunes, 1 de febrero de 2010

Francisca Gutiérrez y Miguel Gallego

Francisca Gutiérrez
Principios de siglo
Fotografía recuperada por Cristóbal Pérez Rubiales


Cada vez son más numerosos los amigos y familiares a los que vamos conociendo gracias a este blog. Hoy hemos tenido la suerte de conocer a los tatarabuelos de nustero primo Cristóbal Pérez Rubiales: Francisca Gutiérrez y Miguel Gallego.
Francisca y Miguel nacieron en Ubrique en la segunda mitad del siglo XIX, y fueron los fundadores de una gran familia, cuyo descendientes siguen aún hoy día en el pueblo.
Cristóbal nos ha destacado lo bien preparados que están los dos para la "pose", y los increíbles vestidos que luce su tatarabuela y el estupendo peinado de tirabuzones que se hizo para la ocasión.
Suponemos que la fotografía debió de ser hecha para su boda, realizada en un estudio fotográfico de Jerez o Sevilla, porque en la época no había aún "retratista" en Ubrique.


Miguel Gallego
Principios del siglo XX
Fotografía recuperada por Cristóbal Pérez Rubiales
.